Overclocking: Guia para novatos

por Javier Rodríguez 23/05/2006 6

El overclocking es asequible

No necesitamos de procesadores de 1000€ ni de sistemas de refrigeración de 800€ ni tan siquiera una placa base de 150€ para poder hacer un overclocking interesante. Sabiendo que tenemos que tocar y conociendo las condiciones de nuestra maquina podemos aumentar su frecuencia de trabajo sin que esto suponga ningún problema para ninguno de los componentes. Para ello vamos a ponernos un ejemplo de como llevaríamos nosotros a cabo el overclocking de un procesador Celeron 2800 con una placa base muy normalita como es una P4S61 de Asrock. Esta placa base, no siendo una asus de gama alta, si tiene funciones suficientes para que podamos trabajar con ella. Nuestro Celeron D 335 tiene una frecuencia de trabajo de 2800MHz con un multiplicador de 21x y un bus frontal de 133MHz. Es un bus pequeño y un multiplicador muy elevado por lo que cualquier aumento del mismo supondrá un aumento grande de su frecuencia.

Nuestra placa base tiene limitaciones, es una placa de 30€, y tenemos que tener en cuenta esas limitaciones. La principal de todas es que no bloquea bien los buses secundarios como el PCI y el AGP. La ventaja nos la pone el bus del procesador, que es de tan solo 133MHz, cuando la placa soporta micros de 200Mhz sin ningún problema, así que tenemos un techo alto que nos proporciona la placa base. Las memorias, 1GB en dos módulos de 512MB, también son DDR400 así que soportan hasta un bus de 200MHz sin ningún problema. La limitación la encontraremos en que no vamos a subir el voltaje del procesador en ningún momento, que ronda los 1.4v en este modelo, y que es un procesador basado en el núcleo Prescott y que por tanto se calienta bastante. Nosotros queremos llegar a lo máximo posible pero no tocaremos ninguno de los componentes, ni siquiera disipación y como ya hemos dicho, tampoco el voltaje del procesador. Así nos aseguramos de que el aumento de temperatura sea solo cuestión de la nueva frecuencia.

Bloqueamos los buses como buenamente podemos, que los deja a una frecuencia razonable de 67MHz para el AGP y 34MHz para el PCI, y aumentamos el bus frontal hasta los 182MHz que nos proporciona el GHz más de frecuencia que buscábamos desde el principio. La temperatura de trabajo aumenta desde los 53º de la frecuencia de fabrica a los 57º de la nueva frecuencia, son temperaturas altas pero soportables por este tipo de procesador, es mas, son hasta bastante normales. Sin subir de voltaje ni gastar un duro mas en disipación llegamos hasta los 3800MHz gracias a un bus de 182MHz y un multiplicador de 21x. Quizás podríamos llegar a mas pero hemos marcado nuestro objetivo ahí, hemos probado que sea estable, ahora os decimos como, y estamos contentos con el resultado porque cumple nuestras expectativas para un micro de 50€ y una placa de 30€.