Como configurar una regleta IP para que reinicie nuestra conexión a internet caída

por Javier Rodríguez 15/06/2016 3

Una de las prestaciones que nos ofrecen las regletas IP es poder controlar nuestra conectividad local o remota mediante consultas icmp, ampliamente reconocidas como ping. De este modo, si se cae nuestra conexión, podemos apagar y encender los equipos automáticamente.

Hace poco he visto, vosotros seguramente también, un pequeño dispositivo que tiene un coste relativamente asequible que detecta si nuestra conexión esta caída y reinicia nuestro router. Se trata de ResetPlug, cuesta 60 dólares y se ha publicitado mucho estos últimos días como un producto novedoso cuando en realidad está lejos de ser el primer dispositivo que hace este tipo de tareas.

NetReset es otra solución similar, pero en realidad no trabaja a un nivel “inteligente” sino que aprovechar los reinicios diarios, normalmente programados por la noche, para refrescar el estado de nuestro router, ont, modem, etc.

Pero hay una solución aún más antigua que los profesionales de IT llevan usando décadas y que ahora son bastante asequibles. Me refiero a las regletas IP. Este tipo de dispositivos permiten ambos modos de trabajo, detección de conexión y refresco de la línea de forma programada.

Hoy veremos qué fácil es establecer un reinicio de nuestro router, a nivel de apagado y encendido, controlando con ping el estado de un servidor remoto. No todas las regletas IP se configuran del mismo modo, algunas tienen interfaz web y otras tendremos que tirar de telnet, pero los principios son los mismos.

Regletas las hay mas o menos potentes, como en cualquier otro tipo de producto, pero basicamente todas hacen lo mismo. Controlar la conexión eléctrica de nuestros dispositivos de forma manual o automática.

Se trata de hacer que, si un servidor remoto no responde, que requiera conexión a Internet lógicamente, después de varios intentos (esto es importante porque a veces puede ser un fallo momentáneo de las comunicaciones o un paquete no recibido a tiempo) y después de estos reintentos que apague nuestro router, ont, etc. para que estos reinicien la conectividad. Esto, como veis, es útil para esos routers que se saturan y acaban haciéndonos perder conectividad cuando menos lo esperamos.

La idea es no ser demasiado ansiosos. No necesitamos que nuestro router se apague, y encienda, cada vez que falla un ping. Hay que ser razonables y no nos pasara nada por estar 10-15 minutos sin conexión, de hecho, la mayor parte de las veces no nos daremos cuenta siquiera de que el router se ha reiniciado, de eso se trata.

La regleta chequea la IP de Google.es mediante ping, cuando falla 20 veces, con intentos cada 30 segundos, reinicia (a nivel conexion eléctrica) el router y la ont para reiniciar la conexión de ambos dispositivos.

Buscaremos la sección de AutoPing, o ping, de nuestra regleta. La mía es algo básica, pero no por ello menos capaz. Como veis me deja dos destinos en forma de IPs. Podemos escoger las que queramos, yo suelo usar una local, el propio router y una externa. En principio solo necesitaremos la externa. El siguiente parámetro importante es el número de pings fallidos antes de reinicio, yo pongo 20 que a la vez se escalan cada 30 segundos, como veis más abajo. Esto significa que tardara un mínimo de 600 segundos, 10 minutos, en reiniciar la línea en caso de que realmente esta caída.

Hay que elegir una IP externa que admita ping, como es lógico. Si no tenemos respuesta no funcionara y por tanto entraremos en bucle, aunque eso es también salvable como veremos ahora. Yo elijo la IP de Google.es que me parece una opción bastante razonable en estabilidad y hasta ahora está configurada para responder a ping (paquetes icmp). Cualquier otra opción fiable es bienvenida.

Como veis en el conteo, el chequeo falla a veces, pero no se ha perdido conectividad. Por eso hay que ser prudentes en la configuración. Podemos estar apagando y encendiendo el router sin necesidad si somos muy "ansia viva" con la configuración d este proceso automático.  La experiencia nos dará nuestra configuración ideal.

Para no entrar en bucle la regleta IP tiene un parámetro extra que es reiniciar el enchufe o enchufes un número limitado de veces. En mi caso he puesto 10 veces. Esto significa que estará un mínimo de 100 minutos intentando recuperar la conexión. Es suficiente para averías temporales de la conexión, pero quizás debáis ajustar esto según vuestra experiencia.

En resumen. Tenemos que configurar una IP externa, fiable y de renombre, a la que pedir peticiones de respuesta mediante ping y que cuando falla un número de veces, con intervalos de tiempo configurados de forma razonable, apagara el enchufe de la regleta y lo volverá a encender. Esto con un máximo de varias veces para no entrar en un bucle que pueda dañar algún dispositivo y que no conduce, normalmente, a nada.

Hasta donde yo he podido ver la gran mayoría de regletas admiten este tipo de configuraciones. Es una prestación básica. También podremos programa apagados y encendidos diarios, si lo vemos más seguro y adecuado para nosotros. Lo que no tengo tan claro es que esto lo podamos hacer con enchufes inteligentes, más orientados al control domótico desde el móvil o tablet.