Llega el LG G6, el primer móvil del mundo con pantalla Dolby Vision HDR 10

por Antonio Delgado 26/02/2017 1 MWC 2017

Hoy ha sido el día en el que LG nos ha presentado oficialmente su nuevo buque insignia, el LG G6. Un móvil que evoluciona considerablemente desde el lanzamiento el año pasado del G5.

Conocíamos muchos datos ya de filtraciones que fueron surgiendo a lo largo de estos últimos meses y hemos podido constatar algunas, descubrir otras y poder probar de primera mano las novedades que trae este nuevo terminal con el que la compañía quiere pelear de tú a tú en la gama alta.

Con este G6, LG ha querido escuchar a los usuarios y ofrecer una mayor área de pantalla en un cuerpo compacto, para ello se ha decidido por un formato de pantalla que no estamos acostumbrados a ver en un móvil, el formato 18:9 o 2:1 FullVision, un formato utilizado sobre todo en cine que ofrece un campo de visión más similar al de la vista humana con una longitud mayor que el 16:9 al que estamos acostumbrados. Además, al ser más larga la pantalla, se puede conseguir un móvil más estrecho con mayor área de pantalla y, la verdad, en la mano se siente muy manejable y cómodo.

Esta pantalla tiene una resolución de 2.880 x 1440 píxeles y, además, convierte al LG G6 en el primer móvil del mercado con soporte nativo para Dolby Vision con HDR 10.

La pantalla se integra en el cuerpo del terminal con unos bordes redondeados que le dan un aspecto continuista respecto al borde del terminal.

En cuanto a diseño y materiales, LG ha dado un giro a la construcción del G6. Si el año pasado veíamos el LG G5 con una construcción totalmente metálica con un concepto modular que permitía cambiarle la batería y añadirle otros módulos. En esta ocasión, el G6 utiliza un borde metálico con bordes redondeados y cristal en la parte frontal y trasera, con ligera curvatura 2.5D.

El diseño es ahora unibody y evita que podamos acceder a la batería (que ahora es de 3.300 mAh con sistema de carga rápida), pero, a cambio, ganamos resistencia al agua y al polvo IP68, lo que permite sumergir el móvil a algo más de 1 metro durante media hora.

En cuanto a hardware interno, el procesador escogido es el Snapdragon 821 de Qualcomm, un SoC que ya conocemos de otros modelos y que, finalmente, se ha quedado como elección sobre el nuevo Snapdragon 835 del que parece Samsung tiene la exclusividad.

El procesador se refrigera con un sistema de un heatpipe de cobre.

Le acompañan 4 GB de memoria RAM y 32 o 64 GB de almacenamiento interno UFS 2.0 de alta velocidad con posibilidad de ampliación con tarjetas microSD de hasta 2 TB.

Para fotografía, LG mantiene el sistema de doble cámara trasera, una convencional y otra con gran angular. Se trata del mismo sistema que vimos en el G5, pero ahora con dos sensores de 13 Megapíxeles en vez de 16 y 8 MP que permiten una transición mucho más homogénea entre ambos modos sin diferencias en la resolución. Una cámara tiene un angular de 71 grados y la otra de 125 grados.

La cámara frontal, de 5 MP, también tiene un angular considerable de 100 grados.

En cuanto a conectividad, tenemos WiFi 802.11ac, Bluetooth 4.2, NFC, USB-C 2.0 y NFC. Llegará con Android 7.0 con la última capa de personalización de LG. LG no se olvida tampoco del conector de audio minijack de 3,5mm.

Su precio todavía no ha sido desvelado, pero en cuanto tengamos más datos os lo haremos saber.