Mejora tu conectividad de tu portátil añadiendo un chip Wifi-AC

por Javier Rodríguez 25/03/2015 4

La tecnología Wifi-AC es ya bastante más accesible que hace algunos meses. Podemos encontrar puntos de acceso y routers compatible con AC, con doble banda, por menos de 40 Euros así que dotar a un portátil de esta tecnología puede suponer, por ejemplo, poder aprovechar mejor tu conexión de banda ancha. El portátil que hemos usado es concretamente un Acer Iconia 6120, el modelo de doble pantalla que Acer lanzó hace cuatro años al mercado y que viene de serie con un chip Wifi-N de 2.4GHz.  

Normalmente, salvo excepción, uno de los elementos que podemos cambiar de cualquier portátil es su tarjeta de conectividad inalámbrica. Podemos encontrarlas en varios formatos pero lo normal es que si el portátil no es muy viejo, o muy moderno, use un formato tan accesible como es el MiniPCIE. Podemos encontrar tarjetas Wifi-AC con conectividad de 300-433mbits por menos de 30 Euros en casi cualquier tienda.

Para cambiar la tarjeta lo primero es abrir el portátil, cada portátil es diferente así que no os puedo hacer una guía universal pero sí enseñaros cómo hemos hecho nosotros el proceso de cambio de la tarjeta en imágenes.

Localizamos la tarjeta inalámbrica. Podemos seguir las antenas, no tiene pérdida.

Retiramos las antenas con sumo cuidado. Hay que tirar verticalmente, nunca hacer palanca o dañaremos los frágiles conectores. 

Las tarjetas Mini-PCIe se encajan en angulo, solo quedan en horizontal cuando las atornillamos. Por eso debemos introducir la tarjeta en diagonal, unos 30º de inclinación, y fijar con uno o dos tornillos. 

Fijamos la nueva tarjeta. Si el slot no tiene USB seguramente perdamos la funcionalidad combinada Wifi+Bluetooth que tienen algunas tarjetas, quedando solo el Wifi, pero esto también puede ser una limitación del fabricante o Bios. Algunos fabricantes solo dejan instalar tarjetas verificadas por ellos. Esto depende de cada modelo así que mi consejo es indagar bien por Google antes de comprar nada. 

Atornillamos firmemente pero sin pasarnos, tanto la rosca como el tornillo son pequeños, es importante usar el destornillador adecuado para no dañar las ranuras del tornillo. 

Colocaremos las dos antenas, principal y auxiliar. Notaremos un pequeño clic cuando la antena esté bien fija. Hay que hacer las cosas sin miedo pero con el cuidado adecuado. 

El resultado dependerá de la instalación de antenas del portátil. En nuestro caso, con dos antenas, parece que la mejora es más que perceptible. Hemos pasado de una Wifi-N de 2.4GHz, a poder ver todas las redes de 5GHz disponibles; la velocidad de enlace, con mi red doméstica Wifi-AC, alcanza ahora los 300mbits.

Ahora mi portátil puede acceder a mis redes de 5GHz incluidas las que son compatibles con Wifi-AC. 

La conectividad ahora es de 300mbps, antes de 130mbps y en una frecuencia mucho menos saturada.