Monta tu propia unidad USB 3.0 SSD

por Javier Rodríguez 09/06/2015 1

Cada vez más fabricantes nos ofrecen soluciones de almacenamiento externo mediante conectores de alta velocidad como el USB 3.1, USB 3.0, Thunderbolt, etc. Son más rápidas, mas silenciosas y aguantan mejor el transporte ya que no dependen de componentes mecánicos. Normalmente podremos acceder a esos mismos formatos, con prestaciones similares optando por montarnos nosotros mismos nuestra unidad.

Las opciones más económicas pasan por la típica caja de formato de 2.5” con interfaz USB 3.0. Siempre va a ser más económico. Podemos encontrar unidades de 240GB SSD de interfaz SATA por unos 85 Euros y una caja USB 3.0 puede rondar los 10-15 Euros. Es decir, que por menos de 100 Euros tendremos nuestra solución de almacenamiento masivo que podemos utilizar no solo para almacenar datos sino para correr sistemas operativos completos como hicimos nosotros ayer mismo para cargar un Windows 8.1 en un Mac corriendo desde USB.

Estas cajas son muy sencillas. Un par de tornillos, y normalmente nos facilitan todas las herramientas necesarias, y en su interior un interfaz SATA con su correspondiente controladora. Desde el interfaz USB 3.0 recibirá potencia y datos (las velocidades practicas maximas dependerán de la caja pero el pico máximo 450MB/s), aunque quizás también os resulte interesante este truco. Basta montar la unidad y conectarla al ordenador y configurarla de forma habitual, es decir, partiticionarla y formatearla. No necesitan drivers salvo que usemos un sistema operativo muy antiguo y se adaptan también a ordenadores con interfaz USB 2.0, pero con las limitaciones de ancho de banda correspondientes (25-30MB/s).

Las cajas más económicas suelen tener un pico de velocidad cercano a los 200MB/s. 

Hay una alternativa también muy interesante que son las cajas de interfaz mSATA, también hay ya algunas de formato M.2. Un disco mSATA de 240GB cuesta alrededor de los 110 Euros, algo más caro que uno normal. Para este formato también encontraremos cajas USB 3.0 externas, ahora hay bastantes, pero también son algo más caras, sobre los 25 Euros. La ventaja está clara, mucho más compacto e igual de veloz.

Hay buenas alternativas comerciales, compactas y eficientes, pero por el momento no ocurre como en las unidades mecánicas externas así que la opción de montárselo uno mismo sigue siendo la más interesante.