Lleva tus máquinas virtuales contigo con VirtualBox Portable

por Javier Rodríguez 10/06/2015 1 El Truco del Dia

Tener un motor de virtualización en un pendrive nos permite cargar nuestras máquinas personales y seguras en cualquier ordenador público tenga o no permisos para instalar aplicaciones. Es una ventaja notable para cualquiera que quiera cuidad su información más privada y también un método excelente para desarrolladores y también para hacer pruebas o navegación arriesgada sin afectar al sistema operativo huésped.

Portable VirtualBox es un desarrollo abierto que podéis encontrar aquí. No voy a entrar en detalles sobre su instalación porque es realmente sencillo: descargar, instalar y ejecutar. Lo que sí os voy a dar es algunos consejos para que las máquinas virtuales que llevemos no se conviertan más en un problema que una ventaja.

Entre estos consejos el fundamental es que montéis máquinas virtuales de 32-Bit. Parece un atraso, pero os dará mucho más juego si os enfrentáis a máquinas con cierto tiempo. Se ejecutarán a la perfección en máquinas de 64-Bit y no tendremos problemas de compatibilidad en máquinas más antiguas. Aun así podemos cargar ambos tipos de máquinas en el pendrive sin problema alguno.

No intentéis tener una máquina virtual para todo en el pendrive. Si necesitáis un servidor Debian, cargad un servidor Debian y no una distribución que nos haga de equipo de escritorio y de servidor. De este modo reduciremos los riesgos y especializaremos cada máquina. No nos limitemos en cosas que no tienen sentido. Aprovecha distribuciones especializadas de tamaño reducido y optimizadas para cada tarea. Si buscas una distro para navegar libremente o acceder a tu correo con mayor seguridad no te compliques en montar un Ubuntu 15.05 completo.

Hay que adecuar los recursos de la máquina virtual al huésped. Se trata de ganar funcionalidad y no de saturar a la máquina donde ejecutaremos nuestras máquinas virtuales. Esto podemos hacerlo mediante scripts de lanzamiento de VirtualBox o modificando las máquinas directamente, tendremos un interfaz gráfico completo. Mañana os mostraremos como hacer algunos scripts rápidos de lanzamiento que se nos adapte a ciertos tipos de máquinas.

Por último tened en cuenta que el cargador es para Windows, pero podéis usar las máquinas virtuales en cualquier plataforma compatible y por tanto podemos definir nuestro disco de almacenamiento de forma adecuada. Los estándares siempre dan más juego y usar un forma “vmdk” para nuestros discos virtuales nos abrirá puertas y además nos permitirá dividir el disco virtual en archivos de 2GB máximo lo que nos permitirá más compatibilidad en pendrives formateados en FAT32.

Virtualizar nuestros sistemas siempre es una buena idea y llevarlas encima potencia su funcionalidad.


Tags: Software