Configuración y creación de máquinas virtuales con VMware Player

por Javier Rodríguez 14/07/2015 ...

Ayer usamos VMware Standalone Converter para prepararnos un backup ante la posibilidad de realidad una actualización a Windows 10 cuando esté la versión final disponible el 29 de este mes. VMware Player nos permitirá personalizar esa máquina virtual, para adaptarla a su nuevo estado, o crear otras nuevas sin tener que gastar un solo euro en soluciones profesionales.

Ayer creamos una maquina prácticamente sin tocar ninguno de los aspectos de configuración. No lo hicimos porque queríamos una imagen fidedigna del original y porque es más cómodo trabajar a posteriori con el Player. Podéis descargarlo desde aquí y una vez instalado solo hay que buscar donde almacenamos la máquina virtual al crearla.

Abrimos el Vmware Player y buscamos nuestra máquina virtual. Antes de ejecutarla tendremos que hacer una limpieza del hardware innecesario. Encontraremos cosas como interfaces de red duplicados, ya no hace falta un interfaz Wifi, etc. El archivo a buscar para abrir es el .vmx. Pulsamos abajo a la derecha, en editar los ajustes de la máquina virtual (Edit virtual machine settings).

Ajustaremos el hardware a lo necesario. Como veis la maquina se ha configurado arrastrando hasta la cantidad de RAM de que disponía la maquina física. En mi caso ajustare varios aspectos. La RAM la dejare en 3GB,  la CPU en dos núcleos, elimino dos de las unidades de disco, el floppy y dejo únicamente un interfaz de red en modo NAT o bridge. Como veis en la imagen, lo hemos reducido de modo notable.

Para los menos duchos en virtualización el modo bridge hará trabajar al interfaz de red como si fuera una maquina independiente del PC donde se aloja. Usará el DHCP de nuestra red o la configuración manual que queramos, comportándose como una maquina más en nuestra red. El modo NAT depende de la configuración de red de la maquina anfitriona, comparte su configuración (IP, puerta de enlace, dns, etc) y trabaja con redirección de puertos como hacemos con nuestro router y los diferentes servicios que queremos que sean visibles desde el exterior. Cualquiera de los dos modos son válidos para acceder a internet desde la máquina, o a la red local, que será nuestra mayor necesidad.

Ya la tenemos configurada así que es el momento de ejecutarla. Le damos al botón de play. Puede que recibamos algunos avisos, los leeremos con atención pero normalmente son avisos orientados al rendimiento. Tened en cuenta el potencial de este sistema ya que podemos ejecutarlos en carpetas remotas, dentro de la red. La primera vez tardará más puesto que Windows tiene que reconocer el nuevo hardware, el que le proporciona el perfil de hardware de máquina virtual que elegimos en su momento.

Es importante, también, instalar las “VMware Tools” en la máquina virtual. Esto nos otorgará más rendimiento, sobre todo gráfico, y modos avanzados de compartición de recursos entre la máquina anfitriona y la maquina huésped. Como veis nos sale un mensaje abajo, donde precisamente nos avisa de eso. Arrancaremos la máquina, haremos login en ella y juego instalaremos las “tools”.

Al pulsar veréis que nos avisara que no tenemos una unidad de CD/DVD configurada en la máquina virtual. Podemos hacer cambios en tiempo real en algunos aspectos del hardware, no en todos. El DVD es una de esas cosas que si podemos añadir en caliente. Seleccionaremos el modo “físico” con auto detección. No hace falta tener DVD en el PC anfitrión, no es necesario. Aplicamos los cambios. Una vez instaladas las “tools” ya tendremos nuestro backup virtualizado trabajando al 100%.

Con VMware Player podemos también crear máquinas virtuales o descargar algunas de las máquinas preconfiguradas que encontraremos en el repositorio de VMware. Es una herramienta potente y gratuita que es una perfecta sustituta para la versión Workstation de pago.

Para crear una máquina nueva necesitaremos o una unidad de almacenamiento virtual ya configurada o la típica ISO que usamos para crear unidades de DVD o pendrive de arranque. Una máquina virtual imprescindible de tener es alguna distribución de Linux ligera que nos permita tener un sandbox para navegación completamente aislado.

Yo uso para esto una distro llamada JustBrowsing. Esta distro podemos encontrarla en formato ova, las unidades virtuales de VirtualPC, pero  podemos también instalarla en VMware. Con ella haremos nuestro experimento. Abrimos VMPlayer, nueva máquina virtual  (Ctrl+N) y seleccionamos instalación desde iso. Seleccionamos la ISO que hemos descargado y seguimos. Reconoce algunas distros, no todas, así que siempre podemos ir a una configuración conservadora con un kernel 2.6 con 32 o 64-bit dependiendo de la ISO descargada.

Seleccionamos donde dejaremos la máquina virtual y en el siguiente paso crearemos el disco principal. Para esta distro, que usaremos para navegar, sobra con 8GB que limitaremos a archivos de 2GB que son luego más fáciles de manejar. En el siguiente paso nos dará opción a personalizar el hardware. La configuración básica será bastante adecuada pero yo le daré dos núcleos de proceso y 1GB de RAM.

Finalizamos y arrancamos.  Con esta distro tendrás un entorno de navegación completamente aislado. La máquina huésped estará completamente protegida así que podremos aventurarnos sin riesgos por la web.


Tags: Software