Recuperación rápida de desastre de hardware mediante VMware vCenter Converter

por Javier Rodríguez 30/12/2015 2

La mejor forma de proteger nuestros datos es siempre una copia de seguridad y contar con un software que haga copias “neutras”, recuperables en cualquier hardware, es fundamental y económico. Podemos encontrar programas por menos de 30 Euros que hacen esto mismo. No obstante, muchas veces nos encontramos con fallos de hardware y no en las unidades de almacenamiento o donde corre el sistema operativo.

Comprar una placa base, una controladora o un sistema completamente nuevo puede llevarnos algo de tiempo y además nuestro sistema operativo en esas unidades tendrá un “HAL” (Hardware Abstraction Layer) que nos impedirá arrancar en otros sistemas que no sean similares (normalmente es más dependiente del fabricante del chipset o controladora de almacenamiento que de cualquier otro elemento de hardware). Un truco para evitar esto es usar controladoras dedicadas y no las integradas en la placa. Pero a veces lo que se estropea es la controladora y no la placa base y podemos estar en el mismo problema.

Una forma de recuperarnos rápidamente, de volver a poner nuestro sistema en línea, es virtualizar la unidad o unidades del sistema dañado. Lo que haremos es virtualizar esas unidades para que pueda ser ejecutada desde cualquier ordenador, con independencia del hardware. Este sistema nos permitirá luego abordar devolver el sistema a otro hardware sin que perdamos tiempo de funcionamiento en nuestros programas o sistemas.

Para realizar esto necesitaremos echar mano de algún programa de conversión de sistemas “físicos” a virtuales. Yo aquí usare VMware vCenter Converter Standalone (La ultima versión es la 6.0) que es completamente gratuito y nos genera maquinas que podremos usar en todo el ecosistema de VMware, así como otros programas.

Conectaremos la unidad o unidades de almacenamiento a otro PC que esté funcionando normalmente. En este PC instalaremos el VMware vCenter Converter Standalone y lo ejecutaremos en modo “administrador”. Nuestro objetivo es virtualizar una máquina que realmente no está siendo ejecutada, simplemente copiando la unidad de almacenamiento donde estaba el sistema que se ejecutaba en la maquina dañada.

Abriremos el proceso de virtualización de máquina local y ajustaremos los parámetros necesarios para la nueva máquina. Esto debe incluir una cantidad razonable de RAM, numero de núcleos adecuados y reduciremos todo a la mínima expresión, incluidos interfaces de red, etc. El paso más importante es seleccionar únicamente la unidad, o unidades, pertenecientes a la máquina dañada. Esto no debería ser difícil puesto que la aplicación lee todas las unidades de disco del sistema y nos deja seleccionar las que queremos convertir.

Hechos los cambios y seleccionada la unidad o unidades adecuadas solo tenemos que iniciar el proceso de conversión. Suele ser un proceso muy rápido, incluso en unidades con una gran cantidad de datos, pero evidentemente cuantos más datos más tardará este proceso. Lo normal es que en una o dos horas podamos arrancar el sistema como haríamos con cualquier otra máquina virtual. Converter nos habrá creado todo lo necesario para que todo funcione en cualquiera de sus programas habituales, también los gratuitos como VMware Player.

Recordad que las licencias de Windows expiran cuando hay un cambio de hardware de este tipo, también cuando convertimos a máquina virtual, pero siempre suele haber un periodo de gracia así que si vais a devolver la maquina a otro hardware lo mejor es que esperéis a acabar ese proceso para reactivar. De este modo no consumiremos dos reactivaciones.

Personalmente creo que este tipo de fallos de hardware son una invitación clara a virtualizar sistemas, sobre todo ese tipo de sistemas que usamos desde hace años, con aplicaciones y servicios que usamos a diario y que están mucho mejor en un entorno más flexible como es el de la virtualización.


Tags: Software