Convirtiendo una unidad virtual en física

por Javier Rodríguez 31/12/2015 1

Dar el salto de una unidad virtual a una física es sencillo, de hecho creo que no tiene ningún misterio ya que es el mismo método que usaríamos para clonar un disco duro normal y corriente en otro. La diferencia es que nosotros lo haremos en dos pasos porque, aunque se puede conectar una unidad física a una máquina virtual, siempre suele ser un proceso problemático que nos podemos ahorrar.

La única condición para lograr esto es que tenemos que usar un programa que permite hacer restauraciones universales o de hardware neutro. Es decir, que el sistema quede limpio de configuraciones específicas de hardware que impidan su correcto arranque en otro hardware. La máquina virtual tiene un hardware concreto, emulado y soportado por hardware y software, y si duda será diferente de cualquier maquina real donde vayamos a volcar la imagen.

No hay muchas aplicaciones gratuitas de backup o clonado en imágenes que nos permitan hacer restauraciones a hardware neutro, también conocidas como restauraciones universales. AOMEI Backupper Standard, un viejo conocido, lo soporta en su versión gratuita. Lo primero que haremos es instalarlo y preparar una unidad USB, de red o lo que sea donde podamos volcar la imagen que genera el programa.

Haremos una copia de disco completa, sin más historias, como haríamos para cualquier ordenador normal y corriente. Si queréis comprimir, encriptar o dividir los archivos, estará bien. No es algo que nos vaya a condicionar de ningún modo. Ahora tenemos que acabar el proceso. Tardará dependiendo del tamaño de la unidad, velocidad del medio de almacenamiento de destino, etc.

El siguiente paso lo haremos en la máquina física donde tengamos conectado el disco duro o sistema de almacenamiento que recibirá la copia neutra del sistema operativo virtual. Podemos hacerlo desde un CD de recuperación, pero en este caso era más visual hacerlo directamente desde otra máquina con Windows.

Para que AOMEI Backupper Standard nos haga una recuperación a hardware neutro tenemos que especificarlo en el proceso de recuperación. Seleccionamos el backup recién creado, seleccionamos recuperación de disco completo y el disco donde queremos volcar el backup.

Ahora lo importante es seleccionar la recuperación universal, lo veis señalado en la captura. Esto hará que nuestro backup se vuelque sin perfil de hardware y Windows creara uno nuevo para el nuevo hardware donde ha sido volcado. Recordad que las licencias se desactivan cuando hacemos este tipo de cambios grandes de hardware. Si estamos recuperando en un SSD también es interesante alinear adecuadamente los sectores para que el rendimiento sea óptimo. Yo seleccionare ambas opciones puesto que mi recuperación se hará en un SSD.

Dejaremos que el proceso acabe y ya podremos arrancar nuestra máquina virtual en cualquier maquina real, tenga el hardware que tenga. Este proceso es válido para cualquier plataforma de virtualización, el único requisito es que la maquina sea Windows, para otros sistemas podemos hacer algo similar, pero usando imágenes de arranque tipo Live.


Tags: Software