Comparte tu ancho de banda con el hotspot de tu router TP-Link

por Javier Rodríguez 18/01/2016 ...

Un buen sistema de red inalámbrica compartida o hotspot requiere de varios elementos importantes que nos permitan control y seguridad. Una de las formas más económicas que conozco de acceder a un buen sistema de redes inalámbricas para invitados es mediante el firmware de los routers Wireless-AC de TP-Link. De hecho, hasta sus modelos mas económicos, como el Archer C20i, cuentan con un excelente motor de redes inalámbricas para invitados.

Para mí hay dos elementos importantes para que compartir nuestro caudal no acabe siendo un dolor de cabeza: seguridad y control. La seguridad la debemos lograr no solo para nosotros sino para los usuarios que acceden a nuestro punto de acceso. Por ello hay dos conceptos importantes que debe tener el router o punto de acceso que utilicemos. Uno de ellos es el aislamiento de la red de nuestra red privada y el otro, el aislamiento entre los usuarios de la red de invitados. De este modo no solo protegemos nuestra red local, sino que también protegemos a los usuarios de la red de invitados de otros usuarios que intenten hacer un mal uso de ella para extraer datos de otros usuarios. Los usuarios podrán navegar, podrán leer su correo y acceder a todo tipo de servicios, pero no a nuestros servicios locales, a ninguna de nuestras máquinas o dispositivos conectados a la red y tampoco se verán entre ellos.

Estos dos métodos los encontramos en el asistente de generación de redes inalámbricas de invitados de los routers de TP-link y tienen grado de hotspot profesional. Pero además de esta capacidad de seguridad y aislamiento estos routers y puntos de acceso nos ofrecen métodos de control muy interesantes. Por un lado, tenemos la programabilidad del servicio, podemos habilitarlo ciertos días y a ciertas horas o habilitar el servicio solo con una cuenta atrás de “x” horas. Eso nos permitirá eliminar usuarios en horarios donde necesitamos toda nuestra capacidad y también generar redes temporales de las que no queremos andar pendientes.

Pero estos routers y puntos de acceso tienen otro método adicional que para mí es tanto o mejor que el control por horas o por programación de horas. Se trata de un control de caudal integrado que limitará el ancho de banda que pueden consumir los usuarios de la red de invitados. Yo por ejemplo la he limitado a 30mbps de subida y bajada, con un mínimo de 5mbps por usuario, dentro de mi conexión de 200/200mbits. Eso dará un servicio de calidad a quien lo quiera y a la vez mantendrá una buena capacidad restante para mis propios dispositivos. Con las redes de banda ancha que disfrutamos ahora compartir un 10-15% de nuestro caudal no es nada y ofrecerá un servicio a cualquiera que lo necesite de gran calidad. Estos routers tienen un método de control adicional que es la limitación de usuarios de una red de invitados. El máximo es 32 conexiones, pero podemos ajustarlo a menos si lo vemos adecuado.

Si tenemos que elegir entre compartir el canal de 2.4 o 5Ghz, en caso de que nuestro router lo tenga, lo mejor es la banda de 2.4GHz ya que debería dar mas rango de cobertura. Para eso influyen diversos factores, como saturacion, localizacion, etc. Con un escáner de wifi, desde el móvil, podemos averiguar con qué opción damos más cobertura y más velocidad. 

La red la podemos proteger también con contraseñas, por ejemplo, si solo queremos ofrecer conexión a nuestros clientes o vecinos conocidos. Para mí lo bonito es dejarlo abierto, con un número limitado de conexiones, para que cualquiera pueda hacer uso de ello y poner nuestro granito para que el acceso a Internet sea verdaderamente universal.


Tags: Software