Ordenador Perfecto 2009. Parte 3. Rendimiento y resultados

por Javier Rodríguez 11/02/2009 ...

Ir a la segunda parte del artículo

Introducción.

En las siguientes tablas de rendimiento podremos conocer el rendimiento de los aspectos fundamentales de este ordenador y también realizaremos pruebas combinadas donde conocer el potencial real de la maquina. Analizaremos discos, memoria, motores gráficos…todo lo necesario para conocer en detalle las capacidades de esta nueva máquina.

CPU. Overclocking y temperaturas.

Ya comentamos en nuestros artículos de análisis de componentes del Ordenador Perfecto que nuestra apuesta había sido buscar una frecuencia completamente estable, con unos voltajes aceptables para nuestro sistema de refrigeración, y optando por alcanzar la mayor capacidad de frecuencia posible sin tener que forzar buses (que aporta aun más estabilidad) y sobretodo mirando por las miles de aplicaciones, entre ellas la mayoría de juegos actuales, que no sacan partido de procesadores de múltiples núcleos.

Partiendo de esta base fue fácil elegir entre una frecuencia de 4.4GHz utilizando solo los núcleos reales, por tanto desactivando el Hyperthreading en BIOS, ya que de este modo lográbamos casi 300MHz mas de frecuencia real. Esto si nuestra maquina estuviera orientada al tratamiento de video o al diseño en tres dimensiones (aparte de que no montaríamos overclocking para una máquina de trabajo) pues podría ser una desventaja pero para nuestro objetivo que es jugar y realizar pruebas de rendimiento de todo tipo de componentes la velocidad punta a un solo núcleo es vital.

Con la aplicación TurboV de Asus hacer overclocking desde Windows

es un placer.

Aprovechamos también las prestaciones de nuestro procesador Extreme para realizar un overclocking sencillo. Aumentamos voltaje de CPU, metemos más multiplicador y respetamos el resto de buses y voltajes. Así logramos fácilmente nuestros 4.4GHz sin tener que preocuparnos de refrigeración del chipset, de forzar buses secundarios, etc. Esto lo hacemos también en parte porque los procesadores Core i7 disponen de un bus independiente para su controladora de memoria así que podemos sacar partido de las frecuencias de nuestras memorias sin necesidad de forzar ningún otro elemento secundario.

Temperaturas en reposo.

Temperaturas en carga.

Nuestras temperaturas de trabajo rondan, como veis en las siguientes capturas, los -8 grados de temperatura en reposo y sube hasta los 20º en carga. Los procesadores Core i7 de 130W son un hueso duro de roer para nuestro sistema. Aun así el resultado es interesante ya que con esta frecuencia sacaremos partido a nuestro sistema grafico de cuatro chips Radeon 4870.