Intel Lynnfield Core i5 750

por Javier Rodríguez 08/09/2009 ...

Overclocking de un Core i5 750.

Con estos nuevos procesadores disfrutaremos de overclocking aunque no lo hagamos. El modo turbo proporciona más frecuencia de trabajo cuando las aplicaciones que tenemos en carga solo aprovechan uno de los núcleos. Es decir, que si estamos jugando a un juego que no soporta sistemas multinúcleo el propio procesador realizara overclocking de uno de los núcleos para ofrecer más rendimiento en esa aplicación sin comprometer la estabilidad del sistema ni aumentar consumos. Este es un proceso automático que podemos aprovechar, desactivar o potenciar en nuestro beneficio.

Algunas placas base, como la que hemos utilizado para este análisis inicial de la gama Core i5, disponen también de nuevos sistemas de overclocking asistido para novatos o vagos. Basta ejecutar un programa en Windows o una opción en la bios y la propia placa base nos dará algo de potencia extra. Concretamente la P7T55D Deluxe dispone de ambas opciones y es fácil ver como aumenta nuestra frecuencia de trabajo ella sola por encima de los 3.6GHz sin el más mínimo problema.

Si quieres mas entonces te tendrás que ensuciar algo las manos, no mucho, ya que con un par de ajustes estos procesadores, sin aumentos de voltajes, hacen estables los 4GHz. Es tan fácil como obligar al procesador a usar un bus interno de 200MHz y que trabaje a 20x de multiplicador interno de frecuencia y tendremos 4GHz de potencia bruta sin necesidad de tocar uno solo de los voltajes de la placa, memoria o procesador. 4GHz sin pestañear, casi 1.4GHz de ganancia, sin complicaciones y sin grandes conocimientos.

Para los usuarios más avezados hay que decir que el lynnfield simplifica ciertas tareas ya que reduce buses, ya no existe el bus uCLK, y los voltajes también se reducen a tres principales que son vcore, imc y memoria. Para un overclocking de más de 4GHz, que es perfectamente posible con aire, deberemos ajustar el IMC por encima de los 1.4GHz y el vcore, dependiendo de nuestra suerte con el procesador, también rondara los 1.4-1.5v. La memoria en este caso no debe superar los 1.65v aunque según aumentamos el IMC también aumentamos el margen de maniobra de la memoria sin riesgos para los componentes.

En nuestras pruebas hemos conseguido casi 4.4GHz de frecuencia con un disipador Thermalright para socket 1366 o 1156. Como no podía ser de otro modo Intel ha tenido la deferencia de que los mismos disipadores de 1366 valgan para el nuevo socket así que encontraremos una amplia oferta de disipadores ya en el mercado así como la posibilidad de utilizar alguno que ya tuviéramos en nuestro poder.

Lo cierto es que los menores consumos le vienen de maravilla a estos procesadores que consiguen un funcionamiento a altas frecuencias más suelto y más sencillo. Una gozada para los amantes del overclocking inteligente.