Nueva generación Core con gráficos integrados en la CPU

por Javier Rodríguez 04/01/2010 ...

Introducción.

La arquitectura Core 2 que tan buenos resultados ha dado a Intel en los últimos años quedara a partir de hoy en una solución secundaria relegada a procesadores de gama baja o de muy bajo consumo gracias a la incorporación de diecisiete procesadores nuevos dentro de las gamas Core i3, Core i5 y Core i7. Diecisiete procesadores nuevos tanto para ordenadores de sobremesa como ordenadores portátiles que introducen novedades importantes como es la integración de una GPU dentro del encapsulado del procesador o la incorporación de nuestras instrucciones orientadas a la encriptación por hardware.

Nuevos procesadores. Tecnología.

Esta nueva generación de procesadores cambiaran notablemente la oferta de ordenadores sobremesa y portátil ya que precisamente afectan a las gamas más accesibles para todo tipo de usuarios. Dentro de poco será difícil ver procesadores Core 2, duales o cuádruples, tanto en ordenadores sobremesa como portátil e incluso Intel espera 400 nuevos modelos de ordenadores prácticamente disponibles desde el lanzamiento de estos procesadores.

Esta nueva gama de procesadores incorporan a las gamas más bajas tecnologías que usuarios de procesadores de precios más elevados han estado disfrutando ya por más de un año e introducen mejoras interesantes hasta ahora desconocidas. La principal de estas novedades es que estos procesadores son algo más que un procesador únicamente ya que integran en su mismo “die” una tarjeta grafica así como otras mejoras ya existentes como la controladora de memoria o nuevos buses de alta velocidad.

Los nuevos Core i3 y Core i5 de sobremesa, así como Core i3, Core i5 y Core i7 de portátil que hoy se hacen oficiales montan una tarjeta grafica, denominada Intel HD Graphics G6150. Esta tarjeta, de la que luego hablaremos más tranquilamente, está fabricada mediante un proceso de 45nm y se incorpora dentro del encapsulado del procesador para una reducción de consumo y una mayor integración. Los nuevos procesadores también presentan mejoras en su proceso de fabricación con un nuevo proceso de 32nm que reduce notablemente el consumo de estos procesadores manteniendo TDPs máximos de 87w en el modelo de mayor consumo y tan solo 73w en los modelos convencionales y siempre incluida la tarjeta grafica.

Todos estos nuevos modelos tienen en común algunas prestaciones además de la tarjeta grafica integrada. Son procesadores de dos núcleos con Hyperthreading por lo que tienen capacidad para procesar 4 threads de forma simultánea. Todos los modelos Core i5 y Core i7, no así los Core i3, incorporan también la tecnología TurboBoost de Intel, que permite el aumento controlado de la frecuencia del mismo cuando es necesario. Hasta ahora hemos conocido el TurboBoost como un método para sacar partido del procesador cuanto todos sus núcleos no están siendo utilizados. En los procesadores Core i5 y Core i7 de cuatro núcleos esto significaba que en aplicaciones que usaran uno o dos núcleos únicamente el procesador era capaz de aumentar la frecuencia de estos que están en uso para mejorar el rendimiento sin aumentar el consumo del procesador y siempre dentro de la perspectiva de la total seguridad para la estabilidad del sistema.

Oblea de 300mm con los nuevos procesadores de Intel de la gama Core 2010.

El TurboBoost en estos procesadores nuevos, que recordemos son de dos núcleos reales, se activa de forma dinámica cuando es necesario sea cual sea el numero de núcleos que estén en uso. Cierto es que los niveles de aumento de frecuencia no son tan elevados como en los últimos procesadores Core i5 y Core i7 lanzados al mercado, con socket 1156, pero será una opción siempre presente. En el caso de los procesadores orientados a portátiles este sistema de frecuencias se combina con el control de frecuencias del chip grafico que en caso de las soluciones de sobremesa, por razones obvias, no es tan necesario.

Estos nuevos procesadores, de socket 1156 todos ellos, integran también nuevas instrucciones aparte de su nuevo y más reducido y eficiente proceso de fabricación. Disponen también de una controladora de memoria DDR3 con doble canal y de una capacidad innata de encriptación por hardware con la incorporación de nuevas introducciones orientadas a la aceleración de procesos que usen el protocolo AES como medio. Por supuesto las aplicaciones deberán estar preparadas para sacar partido de estas nuevas características pero la mejora es notable en estos casos.