Enermax HQ: Probando la calidad de las fuentes

por Mikel Aguirre 01/09/2012 ...

Introducción

Llevamos varios años siguiendo la evolución de este fabricante de fuentes de alimentación Taiwanés, que ha logrado superarse a si mismo a lo largo de sus más de 20 años vida. Durante el último año nuestros reviewers han visto sorprendidos en el laboratorio de HispaZone cómo las nuevas fuentes de Enermax demostraban posicionarse por encima de la mayoría de marcas en calidad y eficiencia.

Primero fue la Enermax Maxrevo 1500W, que demostró ser la mejor fuente que habíamos visto jamás hasta ese momento y después ésta fue superada por otra fuente de la misma marca: La Enermax Platimax con sello de eficiencia 80 Plus Platinum, alcanzando una eficiencia de hasta un 94%, haciendo que hasta hace poco haya sido la mejor fuente que ha pasado por el laboratorio de HispaZone.

Llevamos todo este tiempo preguntándonos cómo trabajan y cómo desarrollan y prueban sus fuentes para poder lanzar al mercado productos como los mencionados. Siendo así hemos aprovechado nuestra estancia en Taiwán para el Computex Taipéi para visitar la central de Enermax, lugar que ha parido estos productos que vienen a ser el Ferrari de las fuentes de alimentación.

Desarrollo de una fuente

Enermax dispone de varios equipos de diseño de fuentes de alimentación. Su trabajo consiste en diseñar el PCB y la circuitería de una fuente para crear una fuente de ciertas características deseadas en cuanto a potencia y eficiencia. Dependiendo del tipo de fuente que se quiera desarrollar se puede partir de una fuente existente ya sea para mejorarla, para crear una gama inferior a partir de ella o para sacar variantes a distinta potencia. En otras ocasiones se crea la fuente totalmente desde cero.

Experimentando con una Platimax a partir de la cual puede salir una nueva fuente

Pegado a los despachos de diseño hay un taller en el cual se ensamblan prototipos de las fuentes que se están desarrollando. Una vez se obtiene un prototipo funcional, la fuente tiene que bajar al laboratorio del departamento de calidad para ser testeada.

El trabajo del personal de laboratorio consiste en probar tanto fuentes que están en producción como fuentes que están en desarrollo. Cuando un prototipo de fuente que está en desarrollo llega a laboratorio, el personal de éste debe encargarse de realizar exigentes tests para verificar que la fuente funciona correctamente, que da la potencia deseada, que cumple con las especificaciones que se buscan y que supera los requisitos de las especificaciones ATX de Intel.

Soldando sobre el PCB de una fuente en desarrollo

A partir de este momento comienza una pelea entre el departamento de desarrollo y el departamento de calidad. Estos departamentos están situados en diferentes pisos para evitar que entablen estrechas relaciones entre sí. De esta forma se fomenta que el departamento de calidad sea más exigente con el de desarrollo, promoviendo así la calidad de la fuente que se está desarrollando por encima de todo. En esta fase, si el departamento de calidad encuentra el más mínimo desajuste, se rechaza la fuente y se devuelve al departamento de desarrollo.

Para que una fuente que está en desarrollo sea aprobada por el departamento de calidad, tiene que ser rechazada por éste innumerables veces y reajustada o mejorada por el departamento de desarrollo hasta que finalmente cumple con los requisitos. Este proceso de desarrollo probando y rechazando la fuente hasta que se demuestra que cumple con todo y que está lista para producción suele durar más de 3 meses.

Mesa de trabajo de un ingeniero desarrollador de fuentes