ADATA Premier Pro SP900 128GB

por Javier Rodríguez 11/07/2012 5

Introducción.

Hoy día, con la bajada generalizada de los precios de los discos SSD, las unidades de 120GB se han convertido en este punto de entrada con un equilibro de precio y capacidad bastante interesante. Pueden rondar los 100 Euros y como en este caso, podemos disfrutar de la última tecnología con espacio suficiente para nuestro sistema y múltiples aplicaciones.

Ahora bien. Si analizamos la oferta actual y las tendencias de compra de los usuarios nos encontramos con que los discos basados en Sandforce andan perdiendo fuelle. Ya muchos usuarios no nos fijamos tanto en las velocidades secuenciales y además las configuraciones de capacidad suelen beneficiar en coste a ofertas basadas en Micron o Samsung donde solemos ver configuraciones de capacidad de 128GB frente a los habituales 120GB de las unidades Sandforce.

Dicho esto el ADATA, que podría ser un disco Sandforce más, cobra especial relevancia ya que es de los pocos discos basados en Sandforce que nos ofrece una configuración NAND de 128GB de capacidad gracias a la "provision 0" que permiten ahora las controladoras Sandforce. 

Prestaciones técnicas.

Sandforce tuvo en esta generación de controladoras un arranque controvertido con múltiples problemas en la estabilidad de los primeros discos basados en ella que se han ido solventado, en los casos que he podido experimentar, bastante satisfactoriamente. Le siguió los problemas detectados hace poco a nivel de encriptación y por otro lado las configuraciones de memoria que requieren encarecen el uso de configuraciones de almacenamiento en capacidades más tradicionales.

Esto ha hecho que las otras opciones de controladoras: Micron, Indilinx o Samsung (aunque todas han tenido sus más y sus menos a nivel de firmware) hayan logrado recuperar terreno rápidamente. El SP900 de ADATA promete, como disco de nueva generación, superar estos problemas y por otro lado ofrecer todas las prestaciones de que es capaz la magnifica controladora Sandforce SF-2281 con una capacidad de almacenamiento similar a su competencia directa.

Podemos encontrarlo en configuraciones de 64. 128 y 256GB. Sin duda extraño en un disco SF pero, como vemos, posible. En el caso del modelo de 128GB, que es el que hemos analizado, la capacidad real después de particionar es de 120GB cuando lo habitual en un disco Sandforce de 120GB es que nos queden disponibles realmente 112GB. El interfaz es SATA 6Gbps con formato de 2.5”. La carcasa es de aluminio y aunque no es de las mejores que hemos visto (aquí Intel o Kingston se llevan nuestro reconocimiento), al menos no hemos tenido problemas para poderlo introducir en racks o backplanes. Esto lo digo porque es común en este tipo de discos que algunos fabricantes se olviden de que hay que guardar escrupulosamente unas medidas estandarizadas para que el usuario no se encuentre con problemas a la hora de usar su disco duro como mejor le parezca.

Otra de las novedades de esta nueva generación de discos es que consigue reducir el consumo hasta en casi tres veces con respecto a otros modelos anteriores. Normalmente el consumo de discos Sandforce ronda los 3w en carga y el ADATA presume de consumir tan solo 0.9w. Algo sin duda interesante para los que vean a esta unidad una oportunidad de mejorar el rendimiento de su portátil y, a su vez, aumentar algo la autonomía del mismo.

Las prestaciones son también de unidad de última generación. Alcanza una velocidad secuencia de 550MB/s en lectura y de hasta 520MB/s en escritura según datos de Atto DiskBenchmark que luego veremos si se confirman en nuestras propias pruebas. Esta unidad presume además de una capacidad de proceso de 85k IOPs en conjuntos de 4k aleatorios. Es una potencia notable que ya encontramos en otros discos Sandforce de gama alta.

El disco pesa 76gr así que esta en la media tanto para discos mecánicos como sólidos. Restaremos consumo pero no peso.