Wintel, esta vez sí

por Javier Rodríguez 24/04/2014 3

Hace tan solo unos años Intel vendió su división de procesadores ARM, que poblaban los primeros teléfonos inteligentes o mejor dicho agendas electrónicas con funciones de teléfono. Eran grandes tiempos para esas Compaq iPAQ, HTC, Fujitsu,...un motón de marcas que ahora curiosamente parecen pasar dificultades en un mercado que ha cambiado mucho en poco tiempo y al que algunos le ha costado adaptarse. Todos ellos con procesadores Intel XScale, StrongARM, etc. Procesadores míticos que se vendieron completamente a Marvell Technology en 2006 que, curiosamente, también ha dejado de fabricar este tipo de procesadores para dispositivos móviles (el último gran teléfono que recuerdo con procesador Marvell fue el Galaxy Nexus).

La mitica HP 6315 con procesador ARM Intel Xscale.

Si alguien se adaptó mal a estos grandes cambios esta fue Intel. Sus desarrollos en x86 le permitieron aventurarse a dejar de lado la arquitectura ARM, de la cual tienen que pagar royalties, por sus propios desarrollos en x86. Su dominación en los años siguientes del mundo del PC les dio tranquilidad y se relajaron. Apple lanza el iPhone y el desarrollo de procesadores para dispositivos móviles se dispara para cubrir la nueva necesidad. La llegada de los tablets, del iPad, acentuó aún más la necesidad de procesadores cada vez más potentes, con menos consumo, y más funciones integradas. A Intel le pillaron a calzón quitado, sin paños calientes.

Sus procesadores Atom, las variantes x86 de menos consumo, no daban ni el rendimiento esperado para el mundo del PC (el netbook cayo rápido en el olvido), ni tampoco cubrían las necesidades de consumos muy reducidos e integraciones SOC que redujeran espacio y costes. x86 no era la plataforma adecuada para el entorno móvil.

La reacción tardía de Intel ha costado mucho, de hecho aún no pueden cantar victoria ni mucho menos. Varias generaciones de nuevos procesadores y una cantidad de dinero que seguramente nunca llegaran a confesar. Todo este esfuerzo, de unos 3 años, ha llevado a la arquitectura BayTrail y al primer respiro de alivio para la marca. Además ahora tienen el refuerzo que necesitan para que la arquitectura x86 se coloque en un puesto respetable en el entorno móvil.

Este refuerzo es casi un regalo para Intel porque parecía que ese binomio Intel + Microsoft hacía tiempo que no interesaba tanto ni a uno ni al otro. Windows 8 puede ser discutible en muchos aspectos, sobre todo el referente a su uso en el entorno del PC clásico, pero para un entorno móvil es un sistema operativo muy capacitado. Windows 8.1, y la última "update", han profundizado en la optimización del uso de recursos y han mejorado tanto su manejo en el entorno del PC clásico como también en el entorno del tablet y además ha dado más vida a un concepto creciente que es el del convertible.

Por otro lado sin estos nuevos procesadores X86 de bajo consumo y más potentes Windows x86 no tendría un desempeño decente, por mucha optimización del sistema que se haya hecho, así que ciertamente aunque a mí me parezca que Microsoft ha hecho hasta ahora más que Intel lo cierto es que ambos se necesitan y mucho. Se necesitan porque la alternativa ARM de Windows, conocido como Windows RT, es una apuesta inútil que no ha calado entre los usuarios.

A este entorno mejorado se le suma ahora que Microsoft no solo reduce el coste de sus licencias sino que para los dispositivos más económicos directamente las regalara a los integradores. Actualmente podemos encontrar tablets de 8"-11" con arquitectura Baytrail de 4 núcleos por menos de 300 Euros con precios máximos de 400 a 500 Euros incluso en formatos convertibles con teclado y baterías añadidas. Todos ellos con sus licencias e incluso con licencias de Microsoft office 2013 completamente funcionales.

Toshiba Encore WT8 con Intel BayTrail, Windows 8.1 y Office 2013

Nosotros mismos hemos comprobado las nuevas prestaciones de esta arquitectura, ágil y con consumos muy controlados, y hemos podido experimentar como no solo la plataforma x86 esta con nuevos bríos sino que además el binomio de un sistema operativo tan extenso y tan extendido como Windows x86 es más que bienvenido a un entorno donde el usuario cada vez quiere más y donde a algunos los sistemas operativos móviles nos limitan en el entorno partícula y, más si cabe, en el profesional.

En mercados como el nipón las cifras de venta de estos tablets ha quintuplicado la penetración de plataforma Windows en tablets de este segmento. Han pasado del 2% de las ventas a más del 10% y todos, aquí mismo, podemos ver como estos modelos económicos pueblan los estantes de los mejores comercios y reciben promociones interesantes en muchos otros comercios online.

Wintel ha vuelto, ahora en un entorno que casi se les escapa de las manos y nos ilusiona puesto que esto abrirá la necesidad de evolucionar rápidamente los sistemas operativos móviles, abarata los precios y mejorara la tecnología más rápidamente gracias a la incorporación de un importante contendiente. El futuro de la plataforma x86, la plataforma Wintel, es todavía incierto pero parece que el camino a seguir ahora es claro y  los clientes lo estamos certificando.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!