OCZ Agility 4 256GB

por Javier Rodríguez 12/09/2012 ...

Introducción.  

Un disco con controladora diseñada por OCZ, si basada en otro producto, pero con firmware y un toque de aumento de frecuencias que hace de esta cuarta generación de discos domésticos de OCZ todo un referente. El Agility 4 mantiene prácticamente todas las prestaciones de su hermano mayor, el Vertex 4, con un precio muy ajustado que en este modelo de 256GB apenas alcanza los 170 Euros impuestos incluidos a fecha de este artículo.

Prestaciones de la nueva controladora.

Con un primer comienzo con controladoras Indilinx en su primera generación la gama Vertex ha pasado también por las controladoras Sandforce más punteras. Muy conocidos de todos son los modelos Vertex 2 y Vertex 3 con grandes prestaciones impulsados por sendos chips Sandforce aunque de diferentes generaciones. Ahora el nuevo Vertex estrena una controladora en exclusiva desarrollada por Indilinx que como sabéis a día de hoy es propiedad de OCZ.

La nueva controladora que impulsa a esta nueva generación es la Indilinx Everest 2. Una controladora SATA 5gbps de segunda generación desarrollada a partir de la controladora Everest que da vida a la gama Octane de OCZ. Controladora con tecnologías de rendimiento muy avanzadas que permite desarrollar velocidades lineales rozando el límite de rendimiento del interfaz SATA pero que a su vez logra una potencia de proceso superior a cualquier otra controladora existente en la actualidad.

Cuida el rendimiento y cuida también el estado del propio disco gracias a una serie de tecnologías englobadas en el sistema Ndurance del que hablaremos ahora después. Cuenta además con encriptación AES-256 completamente automática en tiempo real, control ECC con 128Bit de control por cada KB de transferencia y gran compatibilidad con toda clase de formatos de memoria NAND Flash que ofrecerá e este u otros modelos una amplia variedad de capacidades, estructuras, etc.

La controladora ofrece rendimiento teórico de calidad pero también cuida el uso real. Su capacidad de proceso es elevada tanto en usos intensivos como menos exigentes (computación móvil) y en transferencias de grandes archivos lineales donde queda ya poca opción de compresión (archivos de video, archivos comprimidos, backups, etc.) como en archivos pequeños, con gran capacidad de compresión, que suelen ser los de uso más generalizado en nuestro quehacer cotidiano. Esto se traduce en tiempos de respuesta rápidos, carga de sistema operativo en tiempos reducidos, recuperación de hibernación en pocos segundos y de suspensión de forma prácticamente inmediata.