Cómo sacar provecho de una APU de AMD

por Antonio Delgado 25/04/2013 3

Introducción

 

AMD lleva apostando los últimos años por ofrecer procesadores con una GPU integrada con gran potencia gráfica, al menos para lo que estábamos acostumbrados a ver en las gráficas integradas  habitualmente, esta GPU ayuda al procesador a acelerar ciertas tareas aprovechando el procesamiento GPGPU  para aplicaciones multimedia, codificación, etc.

Con esta idea en mente surgieron toda la gama de APU (Accelerated Processing Unit, o Unidad de Procesamiento Acelerado en Español) de AMD, unos chips con procesador, gráfica y otros elementos como el controlador de memoria , interconectados entre sí. Actualmente tenemos varios modelos, que van desde chips de bajo rendimiento y consumo como los A4 o la gama E, hasta los A10 de mayor rendimiento, con cuatro núcleos a alta velocidad, gráficas más potentes y capacidades de overclock. En todas las gamas el propósito es común, permitir ordenadores o portátiles eficientes y optimizados que hagan uso de las capacidades que ofrece la aceleración por GPU y con un consumo y precio moderados.

Actualmente este formato es aprovechable con distintos programas y utilidades, ya que cada vez es más común que los desarrolladores incorporen soporte para la aceleración por GPU en su software, permitiendo sacar todo el partido a la mayor capacidad de procesamiento paralelo que ofrecen los chips gráficos. Podemos aprovechar la capacidad de las APU de AMD en contextos tales como la navegación web acelerada por GPU, edición y codificación/decodificación de vídeo y audio, reproducción multimedia con mejoras de calidad y visualización, y como no, capacidad para ejecutar juegos sin necesidad de una gráfica dedicada entre otras muchas cosas.

A lo largo de esta guía veremos de manera concreta, las distintas maneras de sacar el máximo partido a una APU de AMD para sacar los máximo que son capaces de ofrecer.

Concepto de Ultrathin. ASUS ViVoBook U38N

 

Precisamente el campo de los portátiles es uno de los entornos donde las APU pueden mostrar más aún su potencial, al integrar todo en un solo chip, es posible reducir el tamaño y grosor de los portátiles hasta la mínima expresión, de hecho AMD tiene un grupo específico de APUS de bajo consumo pensado para la plataforma Ultrathin de ordenadores ultra-finos, lo que vendría a ser la respuesta a los Ultrabook de Intel, pero con una potencia gráfica superior sin necesidad de gráfica dedicada que aumente el consumo y tamaño del dispositivo.

Una de las empresas pioneras en adoptar esta plataforma ha sido ASUS con su ViVoBook U38N, el primer Ultrathin en llegar a Europa, un portátil ultra-fino con unas características realmente interesantes, de hecho ha sido el modelo escogido para la realización de esta guía, ya que es un ejemplo muy representativo de lo que se puede lograr cuando se junta una APU de AMD con un equipo de calidad.

El ASUS U38N cuenta con una APU Trinity de AMD A8-4555M  de bajo voltaje con un procesador de cuatro núcleos basados en la arquitectura Piledriver y fabricado a 32 nm, funcionando a 1.6 GHz de velocidad, esta velocidad puede aumentar hasta los 2.4 Ghz con el modo turbo incorporado. Su gráfica integrada es una AMD Radeon HD 7600G, con 384 núcleos y una velocidad de 320 hasta 424 MHz con turbo, con soporte para DirectX 11, OpenCL 1.2 o DirectCompute 5. En este caso concreto le acompañan 4 GB de memoria DDR3 a 1333 MHz. El almacenamiento de este modelo cuenta con un disco duro de 500 GB convencional, existe un modelo con un SSD de 128 GB.

El consumo máximo de esta APU es de tan solo 19W contando la GPU, lo que permite que el ASUS U38N sea un equipo muy silencioso, de hecho las ranuras de ventilación están disimuladas entre el panel de la pantalla y el cuerpo del portátil, cuando se requiere de ventilación activa, se enciende el sistema de ventilación para expulsar el aire por distintas salidas.

Para acompañar al chip tenemos una pantalla de 13,3 pulgadas, con panel AH-IPS y retroiluminación LED, cuenta con una excelente resolución de 1920 x 1080 que ofrece una gran calidad de imagen y un aprovechamiento de las funciones táctiles de Windows 8 gracias a sus 10 puntos de detección multitáctil. Integra un sensor de iluminación para poder utilizar un modo automático que ajuste el brillo de la pantalla dependiendo de las condiciones de luz del lugar donde nos encontremos

El teclado es del tipo chiclet, muy cómodo de utilizar, integrado en la propia carcasa de aluminio y cuenta con retroiluminación blanca para permitir su uso en entornos con poca luz. El trackPad que lo acompaña es de grandes dimensiones, construido en una sola pieza y con soporte multitáctil y reconocimiento de gestos.

El sistema de audio corre a cargo de Bang & Olufsen ICEpower, una tecnología ya utilizada en la mayoría de portátiles multimedia de ASUS. En cuanto a conectividad, en el lateral derecho encontramos un conector de audio miniJack, una salida miniVGA, salida HDMI y dos puertos USB 3.0 acompañados de la entrada de corriente. Por el otro lado encontramos otro USB 3.0 y un lector de tarjetas multiformato. Destacar que junto con el equipo ASUS incluye un adaptador USB a Ehternet y un adaptador miniVGA a DVI. También cuenta con una cámara de 720p con micrófono incorporado. Su conectividad inalámbrica está cubierta por un módulo con WiFi n y Bluetooth 4.0

Todo ello está envuelto en una carcasa de aluminio pulido, un material por el que ASUS ha apostado fuertemente en sus últimos dispositivos de gama alta. En conjunto el equipo tiene un peso (batería incluida) de 1.55 KG, con unas medidas de 326 x  225 milímetros y un grosor de 18.6 mm en su parte más ancha, hasta los 5.5 mm en la más corta. La autonomía máxima en modo ahorro está estimada en 7 Horas, aunque es algo optimista, con un uso normal y con algunas políticas de ahorro la media está en unas 5 horas, y si hacemos un uso intensivo en batería, con juegos y aplicaciones que consuman muchos recursos, nos quedaremos en unas 2-3 horas.

En conjunto el ASUS VivoBook U38N es un Ultrathin realmente interesante, su calidad de pantalla está fuera de toda duda y se agradece el control táctil, sobre todo en la ModernUI de Windows 8, su manejo y portabilidad son realmente cómodos, la APU de AMD es capaz de manejar cualquier contenido multimedia y acelerar el software optimizado sin problemas.

Veamos ahora de lo que son capaces las APU de AMD y cómo podemos sacarles todo el provecho posible.

Tecnologías Software integrado de AMD para las APU

 

Desde el momento en que el poder disfrutar de la aceleración por GPU depende en gran medida del Software que utilicemos, necesitaremos programas que hagan uso de estos recursos. AMD lo sabe y ha añadido distintas tecnologías, algunas nuevas y otras ya disponibles desde hace años en sus gráficas, de serie con sus APUS bajo la plataforma AMD Vision y su centro de configuración. Entre las distintas mejoras tenemos tecnologías como AMD Accelerated Video Converter y HD Media acelerator, App Aceleration, AMD Steady Video, AMD HD3D para contenidos 3D o la posibilidad de sumar la potencia gráfica a otra gráfica Radeon HD dedicada.

Centrándonos en este tema, vamos a repasar las posibilidades que nos ofrecen las distintas soluciones de software que ofrece AMD con sus APU.

AMD Quick Stream.  Esta tecnología incluida y compatible con las APU de la compañía permite mejorar la conexión de red optimizando la transmisión de paquetes y priorizando el ancho de banda para distintas aplicaciones según las necesidades, de tal forma que se eliminan las congestiones al tener varios programas accediendo a internet, teniendo el ancho de banda repartido de forma optimizada para evitar lentitud en la conexión. Esta tecnología viene preinstalada por defecto, pero puede activarse o desactivarse manualmente.

AMD Vision Engine o AMD APU Engine, se trata de un conjunto de tecnologías para aprovechar la aceleración por GPU en distintos elementos multimedia. Se instala de serie con los drivers y mediante el AMD VISION Engine Control Center podremos acceder y configurar diversos aspectos y mejoras referentes a la gestión de energía, mejoras de vídeo y rendimiento en aplicaciones y juegos.

Dentro del AMD Video Accelerator tenemos varias tecnologías, AMD Steady Video es una práctica tecnología que estabiliza vídeos que visualicemos en el ordenador haciendo uso de la aceleración por GPU, se puede configurar la intensidad de la estabilización o mostrar un indicador de cuando el sistema esté activo, igualmente que activarlo o desactivarlo cuando estemos en modo batería. La mejora en vídeos caseros o con mucho movimiento es notable, y aunque en todas las utilidades de estabilización por software hay una pequeña pérdida de calidad, el procesamiento por GPU hace que sea poco apreciable.

Dentro del mismo campo de mejora de vídeo tenemos la tecnología AMD Perfect Picture HD, engloba también la visualización de imágenes, y permite aumentar la calidad de estas y de los vídeos a tiempo real, sin necesidad de modificar los vídeos y haciendo uso de la aceleración que otorga la gráfica integrada, se puede configurar para suavizar y mejorar los bordes, eliminar el ruido de fondo, mejorar el contraste de manera dinámica o cambiar el modo de desentrelazado  sobre la marcha. Todo esto se realiza mediante GPU y el procesador queda liberado de la tarea. Esto afectará al reproductor  y a la visualización de ciertos vídeos online.

Otras mejoras incluidas son referentes a la gestión de energía, pudiendo configurar los distintos niveles de rendimiento del procesador o la GPU con PowerPlay  según estemos conectados a la corriente o no, regular el brillo automáticamente. Se incluyen diferentes perfiles como “Ahorro de Batería”, Juegos, Película, Viaje aéreo, donde se activan y desactivan distintas directivas de energía para tener siempre el máximo rendimiento o mayor ahorro de energía.

Otra aplicación de las APU está referida a la aceleración de la navegación Web, las últimas versiones de los navegadores más famosos incluyen soporte para aceleración por GPU, permitiendo una mayor velocidad en carga, mejores efectos y más suaves, soporte para nuevas tecnologías como el HTML5, incluso en representaciones 3D desde el propio navegador. De esta manera se consigue un rendimiento en la navegación web, superior al que obtendríamos utilizando únicamente la CPU.

Existen otras tecnologías asociadas como el aumentar el rendimiento junto con una tarjeta Radeon HD dedicada, ya sea en equipos portátiles donde se puede intercambiar entre una u otra, o en sobremesa con las APU para escritorio o el uso de sistemas multimonitor sin necesidad de una gráfica dedicada.


 

AMD App Acceleration

 

Aunque se trata de unas de las tecnologías propias de AMD, se merece una sección a parte ya que es la puerta de enlace con la aceleración de aplicaciones software externas a la propia compañía. Mediante la aceleración de aplicaciones por GPU con una APU podremos hacer uso de la potencia de cálculo de la GPU apoyando al propio procesador, consiguiendo más rapidez o calidad a la hora de realizar ciertas tareas.

Aplicaciones que hagan uso de la aceleración por GPU con una APU hay muchas, pero AMD para facilitar las cosas ha creado un portal con acceso a todas las aplicaciones más importantes en hacer uso de esta aceleración, la AppZone.

Se trata de un portal Web, o aplicación de Windows 8, con un catálogo de aplicaciones y programas con los que podremos sacar todo el partido a nuestra APU, se incluyen juegos, aplicaciones de entretenimiento, productividad, reproductores multimedia, editores de foto y vídeo, etc, incluso hay disponible una sección de aplicaciones para Android, de la que ya hablaremos más adelante.

Dentro de esta AppZone tenemos aplicaciones tales como el PowerDVD de Cyberlink, un completo reproductor de vídeo, con soporte para formatos de alta definición, incluso 4K, que aprovecha la potencia de la gráfica integrada en las APU para poder reproducir contenidos con una alta calidad y sin tirones. Hay disponibles distintos editores, como el PowerDirector de la misma compañía o el Media Converter de ArcSoft , que permiten renderizar nuestros vídeos de manera mucho más rápida que con una CPU normal gracias a la gráfica integrada en la APU. Incluso herramientas como el Adobe Photoshop  para fotografía o el Sony Vegas Pro para vídeo nos funcionarán de manera más rápida a la hora de abrir, modificar o guardar nuestras fotografías y vídeos.

La utilización de GPGPU para aplicaciones ha llegado también a otros campos a parte de la navegación web o la edición y reproducción  multimedia, por ejemplo, el mítico WinZIP en sus últimas versiones, es otra utilidad que nos permitirá comprimir y descomprimir archivos mucho más rápido utilizando la aceleración de una APU de AMD. Incluso herramientas de protección como el Norton Internet Security.

Jugando con una APU de AMD

Si bien la aceleración por GPU para procesamiento general es una de las mayores virtudes de las APU, no hay que olvidar que en realidad hablamos de una gráfica integrada con una potencia superior a lo habitual en este tipo de formato, esto significa que podremos jugar a juegos en muchos casos sin necesidad de una gráfica dedicada. Naturalmente los resultados dependerán de varios factores, mientras que las APU de alto rendimiento para sobremesa ofrecen una potencia superior y permiten jugar a bastantes títulos con una resolución y calidad muy aceptables, los modelos de bajo consumo como el que tenemos en el ASUS U38N están más limitados, no obstante, seguirán ofreciéndonos un rendimiento similar a otras alternativas integradas y podremos jugar de manera ocasional a bastantes títulos.

Recientemente conocíamos que AMD regalará a partir de ahora el juego SimCity con la compra de una APU Trinity para sobremesa, en concreto para los modelos A10-5800K, A10-5700, A8-5600K y A8-5500, aunque para la realización de esta guía contamos con un modelo de portátil, no podíamos dejar la oportunidad de mostrar el nuevo juego para sacar provecho de las APU. Primero de todo hay que tener en cuenta que el ASUS U38 tiene una pantalla FullHD, manejar títulos recientes a esa resolución es un hándicap importante que le ponemos a una gráfica integrada en un procesador, y que no se trata de un equipo destinado para juegos ni mucho menos, no obstante, regulando los niveles de detalle es posible ejecutar el SimCity de manera perfectamente jugable,  y siempre podemos reducir la resolución en caso de tener problemas.

En las siguientes capturas vemos cómo se puede desarrollar una ciudad con cierto nivel desde una APU de bajo consumo y sin necesidad de una gráfica dedicada.

Otro juego que hemos probado ha sido el Diablo 3, el RPG de Blizzard. Jugando a 1080p y ajustando las opciones gráficas se puede ejecutar este juego a una tasa de frames por segundo que varía entre los 30 y 45 dependiendo de las escenas.

Finalmente hemos probado un título con algunos años más, pero no por eso menos divertido o con menos jugadores, hablamos del Team Fortress 2, un título basado en el motor Source de Valve, utilizado en el Half-Life 2, aunque con bastantes mejoras. En este caso, a 1080p y con la mayoría de opciones de calidad en el máximo nivel, salvando algunos filtros,   es posible mantener una tasa de frames por encima de los 50 FPS.

También hemos pasado el último 3DMark, en concreto los test Ice Storm y Cloud Gate para ver de lo que era capaz en un benchmark sintético. El test de Fire Strike, al estar pensado para gráficas dedicadas de gama muy alta no tenía sentido.

Naturalmente no podemos esperar jugar a títulos como el Crysis 3 o similares a tope de detalle, la APU A8-4555m es un chip pensado para obtener un rendimiento equilibrado con un bajo consumo, no obstante hemos podido comprobar que con juegos con unos requerimientos normales es más que posible echar alguna partida con un equipo de estas características sin necesidad de disponer de una gráfica dedicada, incluso a 1080p.


 

Aplicaciones Android en el ordenador

 

AMD ha juntado sus fuerzas con Bluestacks y ha conseguido que todo un catálogo de aplicaciones Android que funcionan en el ordenador gracias a  la aceleración que ofrecen las APU, mediante el AMD AppPlayer, pudiendo descargar desde ahí las aplicaciones o   dentro de la propia AppZone de AMD. De esta manera, tendremos acceso a un gran catálogo de aplicaciones, juegos y utilidades diseñadas para el sistema operativo móvil pero en nuestro ordenador.

Por ejemplo, podremos instalar Whatspp en nuestro ordenador y comunicarnos con nuestros contactos sin necesidad de utilizar el teléfono móvil, utilizar clientes para redes sociales como Plume para Twitter o la propia aplicación oficial de Facebook, o instalar el gran catálogo de juegos existentes para Android.

En principio la gran mayoría de aplicaciones disponibles en el Market Android pueden instalarse, hay que tener en cuenta que en la AppZone tan solo aparecen las más famosas, para acceder a todo el catálogo hay que realizar una búsqueda desde el propio AMD AppPlayer que deberemos tener instalado en el ordenador.

La verdad es que esta función, junto con la pantalla táctil del U38N, hace que podamos estar cambiando de Windows 8 a cualquier aplicación Android de manera muy cómoda.

 


 

Conclusión

Hemos podido ver en qué campos y con qué aplicaciones y programas podemos aprovechar las ventajas que ofrecen las APU de AMD, desde mejoras en vídeo, navegación o imágenes, hasta aceleración de aplicaciones de uso convencional y la ejecución de juegos sin necesidad de una gráfica dedicada.

Hay que tener en cuenta que hay un gran catálogo de APUS, para sobremesa, portátiles y equipos de bajo voltaje, cada uno con su potencia y consumos propios. Cada una acorde a un segmento de mercado concreto, con más o menos rendimiento y consumo. La idea de AMD con las APU es ofrecer de manera integrada una CPU solvente con una gráfica que mejore la experiencia de uso y del día a día con nuestro ordenador, no podemos esperar el máximo rendimiento de CPU y mucho menos el máximo rendimiento gráfico en una GPU integrada de este tipo, sin embargo  ofrece unos chips muy equilibrados con una potencia gráfica nunca antes vista en este tipo de chips, que si bien no llega al rendimiento de las soluciones integradas de gama media o alta, si que puede poner en apuros a chips dedicados de gama baja,  permitiendo en muchos casos prescindir de este elemento en ordenadores de sobremesa, y sobre todo en portátiles que es donde se consigue un mayor potencial.

Cómo hemos visto, el campo de aplicación y aprovechamiento de las APU se encuentra en muchos tipos de tareas y programas distinto, viendo la tendencia del mercado a aprovechar cada vez más las capacidades de las GPU fuera del entorno de los juegos, cada vez este tipo de procesadores con GPU integrada tendrán un mayor aprovechamiento, y no hay que perder de vista el mercado de los tablets, donde AMD ya ha mostrado tecnologías muy interesantes en sus APU Temash.

Secciones: Procesadores