Overclocking: Guia para novatos

por Javier Rodríguez 23/05/2006 6

Ya hemos visto que el centro de cualquier overclocking no es el procesador, es la placa base. La placa base debe darnos seguridad, funciones y capacidad, sin ella no hay nada que hacer. Como ya he dicho cualquier placa actual esta mas preparada que la mejor de las placas de overclocking de hace unos años pero aun así sigue siendo el elemento mas importante. La memoria es, de facto, un elemento secundario que puede ofrecernos un puntito mas de rendimiento si la mantenemos sincronía con el bus del procesador pero al fin y al cabo es un elemento secundario.

Un punto muy importante es la disipación. El procesador cuanta mas frecuencia interna mas consumo de energía requiere y también mas vatios de calor genera. Si aumentamos mucho la frecuencia el aumento de temperatura será notable. Con esto no quiero decir que para hacer overclocking necesitemos un disipador de 60€ o un kit de refrigeración liquida, todo dependerá de hasta donde queramos llegar o de hasta donde nuestro procesador nos deje llegar.

El overclocking es un 10% experiencia, un 20% paciencia y un 70% suerte. Cada procesador es diferente, puede compartir con otros un proceso de fabricación, e incluso salir de la misma oblea pero cada uno de se comportara de una forma diferente y una serie que parezca fantástica puede obsequiarnos con un procesador muy limitado y una serie mala puede regalarnos un procesador fuera de serie. Aquí podemos seguirnos por la experiencia de otros usuarios pero al final solo nos quedara la suerte y como ya digo en el tema del overclocking es fundamental. Podemos tener las mejores piezas que si el procesador no quiere subir no subirá.

En cuanto a los procesadores todos los micros son susceptibles de hacer overclocking en ellos. Si buscamos algo especial deberemos mirar sobretodo las prestaciones que buscamos del procesador y también su combinación de bus y multiplicador que mas se ajusta a nuestras necesidades. Un procesador con mucho bus pero poco multiplicador nos limitará mucho el aumento de frecuencias ya que necesitaremos un gran aumento del bus frontal para poder alcanzar cotas interesantes. Por otro lado un procesador con mucho multiplicador y poco bus, como por ejemplo el Pentium D 805 que tiene un bus de 133MHz reales y un multiplicador de 20x, hace que con la mas mínima subida las frecuencias reales se disparen. Lo mejor es buscar un equilibrio. Actualmente lo ideal, según el bus de 200MHz que se maneja actualmente en casi todos los procesadores y mirando también mucho de cara al Core 2 Duo y al AM2, lo ideal seria un multiplicador de 12x y un bus frontal de fabrica de 200MHz. Con esta combinación podemos llegar a overclockings extremos muy sorprendentes.