La primera impresora 3D que hace asequible la impresión a color

por Antonio Delgado 31/08/2017 1 IFA 2017

XYZ Printing, una conocida empresa dedicada al mundo de la impresión 3D y que posiblemente conozcáis por sus impresoras Da Vinci que se venden en España, ha lanzado una nueva impresora que, de seguro, revolucionará el mercado de la impresión 3D doméstica y semi-profesional.

Hablamos de la Da Vinci Full Color 3D Printer, un modelo que combina la impresión 3D de tipo FDM (deposición de material fundido), con un sistema de inyectores de tinta para conseguir impresiones a todo color con 16 millones de colores posibles. El sistema de inyección de tinta es similar al que podemos encontrar en impresoras de papel convencional de inyección, consta de cuatro cartuchos con colores negro, cian, magenta y amarillo que se combinan para formar cualquier color posible. 

Para conseguir que las impresiones queden de cualquier color, incluso con motivos impresos, se utiliza de material de impresión PLA (material común de impresión 3D) modificado ligeramente para que la tinta (basada en aceite) quede adherida a la pieza. Cada capa se imprime con el cabezal y se proyectan los colores sobe la superficie de cada capa, así sucesivamente.

De esta manera, se ahorra tinta ya que solo se pintan las partes visibles de la pieza y no las partes internas, además de ganar en velocidad de impresión.

Su resolución máxima de impresión, es decir, la altura mínima de capa es de 100 micras o 0,1 mm, una resolución habitual en este tipo de impresoras FDM y tiene un volumen de impresión de 20 cm x 20 cm de base y 15 cm de altura. La impresora está construida con materiales de alta calidad como husillos calibrados y cuenta con calibración automática. Además, es compatible con Paint 3D de Microsoft para poder crear modelos 3D e incluso aplicar texturas de color para que las reproduzca.

Lo que hace tan revolucionaria a esta impresora, la primera de su clase, es que consigue impresiones multicolor con millones de combinaciones posibles con un precio realmente económico.  Como comparativa, las impresoras de tipo SLS, que usan un tipo de polvo especial solidificado mediante láseres, capaces de imprimir en color, cuestan más de 50.000 Euros y un pequeño modelo impreso de unos 10 cm puede superar con facilidad los 100 Euros de coste de impresión.

El precio de la Da Vinci Full Color 3D Pinter rondará los 3.000 Euros, mientras que cada cartucho de filamento de 700 gramos tendrá un precio que rondará los 35 Euros y los cartuchos de tinta rondarán los 50 Euros. Cada uno de estos cartuchos de tinta da para imprimir más de 50 modelos de tamaño considerable utilizando únicamente ese color. Al conseguirse colores combinando distintos colores, la duración real será mayor.