¿Wardriving a 300 kilómetros por hora? Que cada uno lo vea como prefiera

por Carlos 15/07/2005 ...

La tecnología Wireless lleva muchos años evolucionando, desde velocidades desesperantes hasta las actuales capaces de alcanzar las velocidades de una red cableada normal y corriente. Somos ya muchos los que disfrutamos de gran movilidad con nuestro portátil mientras trabajamos.

Pero también es cierto que aun no es todo lo que podíamos pedir, seguro que a muchos nos gustaría poder salir de viaje, en tren, coche (sin conducir nosotros, se sobre entiende), autobús, etc. y estar conectados a Internet para descargar, enviar e-mails y todo lo que necesitemos.

Obviamente la tecnología actual no lo permite por varios motivos. El primero de ellos es que no hay una infraestructura desde la que poder realizar la conexión y mantenerla a lo largo del recorrido.

Este problema es fácilmente solucionable aunque, eso si, muy costosa, tanto como el recorrido que se quiera abarcar.

El otro problema sería la tecnología Wireless en si misma. No está diseñada para mantener una conexión a grandes velocidades. Que nadie piense mal, no estamos hablando de wardriving.

Bien, dijimos que el primero de los problemas, con mucho dinero, puede resolverse. El segundo ahora también es posible gracias a una nueva tecnología presentada por NEC.

Aun no se sabe prácticamente nada de ella, es más, lo poco que sabemos es que se pretende comercializar dentro de unos dos años. Además de una prueba realizada para asegurar que soporta velocidades suficiente.

La prueba se llevó a cabo en un coche a 200 kilómetros por hora, dando como resultado una velocidad de 6 megabits por segundo. Tendremos de sobra para enviar y recibir emails, webs y similares.

Por el momento no se han superado esas velocidades, pero parece ser que se podrán soportar sin demasiados problemas velocidades cercanas a los 300 kilómetros por hora. Hay que tener en cuenta que es un avance tremendamente importante en el mundo de la tecnología Wireless pues podría dar lugar a servicios que por el momento eran inimaginables.

Aunque no olvidemos que para esto queda aun mucho tiempo, y más teniendo en cuenta que se necesitaría instalar una estación de conexión wireless cada 300 o 400 metros, algo que sin lugar a dudas dificultará la expansión limitándolo, en las primeras etapas, a distancias cortas y muy usables. No tendría mucho sentido equipar una carretera de cientos de kilómetros con esta tecnología, pero si aquella que comunique pueblos con las grandes ciudades y en las que cientos de usuarios puedan sacar partido del invento.

Nosotros quedamos esperando más datos acerca de esta tecnología y con ganas de poder comentar todo lo que sepamos, en cualquier caso, ahora toca esperar, y no poco tiempo.


Tags: Redes