Llegan los procesadores Intel Skylake para portátiles, tablets y workstations

por Antonio Delgado 02/09/2015 1

La sexta generación de procesadores Intel Core hizo su estreno con los Core i5-6600K y Core i7-6700K para sobremesa. Esos dos procesadores fueron los únicos miembros de esta familia que llegó al mercado y ahora ya no estarán solos con el lanzamiento de Skylake para portátiles y tablets.

Tres son las gamas nuevas para equipos portátiles. Para equipos de alto rendimiento donde la potencia es necesaria tendremos los Intel Skylake-H, con un TDP de 45W y tarjetas gráficas Intel HD 530 y P530. Tendremos los Core i7-6920HQ, i7-6820HQ, i5-6440HQ, i7-6700HQ, Core i5-6300HQ, y Core i3-6100H. Habrá modelos desde 2 a 4 núcleos y hasta 8 hilos.

Un escalón por debajo en rendimiento, pero reduciendo su consumo de manera considerable están los Skylake-U, la gama de bajo voltaje destinada a Ultrabooks o tablets de alto rendimiento. Su TDP es de 15W y la GPU integrada es la Intel HD 520. Veremos modelos como los i7-6700U, i7-6500U, i5-6300U i5-6200U y i3-6100U. Todos tendrán 2 núcleos y 4 hilos.

Finalmente, los Skyake-Y formarán parte de la familia Intel Core M para tablets, convertibles e incluso pequeños dispositivos como pinchos HDMI. Esto es posible gracias a su ridículo TDP de 4,5 W. En este caso es la iGPU Intel HD 515. Los modelos serán los Core M-6Y75, M-6Y54 y M-6Y30.

Con estos datos podemos ver cómo los nuevos Intel Core "Mobile" ofrecen distintos SoCs versátiles con un rango de TDP de 4,5 a 45W. Todo ello con un rendimiento superior a los anteriores Haswell, con hasta un 60% más de rendimiento con un 60% menos de consumo en carga.

Hay otra sorpresa, y es que Intel ha lanzado por primera vez un procesador para portátiles de la serie K con multiplicador desbloqueado, el Intel Core i7-6820HK, un chip pensado para portátiles de alto rendimiento sin duda alguna.

Las GPU también han mejorado con un 40% más de rendimiento y una mayor eficiencia que le permite alcanzar, por ejemplo con un Core m7-6Y75, 10 horas de reproducción Full HD. Además, en el 2016 veremos nuevas tarjetas integradas con las Intel Iris 500 Series con un TDP de 15W y memoria eDRAM integrada, lo que supondrá un aumento considerable en su rendimiento.

En el caso de los procesadores de la familia Core M, Intel ha prometido el doble de rendimiento que las tablets de gama altas actuales, con autonomías de hasta 10 horas y capaces de ejecutar Windows 10 de manera completamente fluida. También han tenido su protagonismo el soporte a tecnologías como el USB Type-C.

Estarán presentes tecnologías como Intel Speed Shift, un sistema por el cual el procesador es capaz de cambiar de estado de energía de manera mucho más rápida que CPUs anteriores, lo que redunda en un consumo más bajo.

También veremos ISP y controladores de entrada/salida integrados en los propios chips, lo que permitirá equipos portátiles más pequeños y compactos.

Con Windows 10 recién salido del horno y ganando cuota de mercado a un ritmo endiablado, que estos procesadores se beneficien de la optimización del sistema operativo de Microsoft es algo a tener en cuenta. Funciones como Cortana, Windows Hello o el inicio rápido funcionarán perfectamente con los chips Skylake. 

Todo ello hace que, si comparamos un equipo actual con estos chips con un equipo de hace 5 años, la mejora sea de 2,5 más rendimiento, el triple de duración de batería y un encendido 4 veces más rápido con funciones avanzadas como Cortana.

Por ejemplo, la tecnología RealSense de Intel y sus cámaras 3D o Intel TrueKey serán el complemento ideal para Windows Hello, el nuevo sistema de identificación de Microsoft que permite identificarse en el sistema operativo y otros servicios a través de sensores de huella dactilar, facial o de iris por ejemplo.

La familia de procesadores Intel Core e Intel Core M de 6ª Generación estará disponible en portátiles y dispositivos de prácticamente todos los fabricantes a partir de hoy mismo.

Otra sorpresa ha sido el anuncio de la familia de procesadores Xeon para portátiles, una familia muy conocida en el sector de las workstations de sobremesa pero que, hasta ahora, no tenía su equivalente en procesadores para portátiles.

Las workstation en formato portátil siempre han tenido su hueco en el mercado, con equipos generalmente con alta potencia con tarjetas gráficas de gama profesional y procesadores de gama alta. Estos procesadores, salvo modelos que sacrificaban movilidad a cambio de integrar procesadores xeon de sobremesa, tenían que ser Intel Core i7 al no existir una alternativa específicamente creada para portátiles.

Ahora, los nuevos Intel Xeon Mobile Workstation Intel Xeon E3-1500M V5 cubrirán está gama con funciones específicas como True Key, un sistema para aumentar la seguridad de los equipos basada en hardware o tecnologías de protección de la memoria para evitar infecciones de bajo nivel. Tampoco faltará soporte nativo para Thunderbolt, incluyendo la última versión 3, WiDi o Pro WiDi para soportar transmisión inalámabrica de contenidos 4K. Las tecnologías Intel vPro, Intel Small Business Advantage e Intel Unite tampoco faltarán.

Los procesadores Intel Xeon e Intel Core vPro llegarán durante el último trimestre del año y durante el 2016 junto con las gamas Pentium y Celeron Skylake.