Windows 7 y Windows 8 seguirán funcionando con los nuevos procesadores Intel y AMD

por Antonio Delgado 18/01/2016 3

En los últimos días ha corrido como la pólvora la supuesta noticia de que los nuevos procesadores de Intel, AMD o incluso Qualcomm solo funcionarán con Windows 10, e incluso que los actuales Intel de sexta generación dejarán de funcionar con Windows 7 o Windows 8.1 en unos meses.

Sin embargo, la realidad es bien distinta,  lo que Microsoft ha anunciado es que dejarán de dar soporte empresarial en los sistemas operativos anteriores a Windows 10 en los nuevos procesadores Intel, AMD, Qualcomm, y que, a partir del 2017, Skylake dejará también de tener soporte. Esto no significa que no puedas utilizar un ordenador con procesadores nuevos y Windows 7, por ejemplo, sino que Microsoft no ofrecerá su servicio de soporte a estos sistemas para empresas.

Sea como sea, a nivel empresarial, Windows 7 seguirá recibiendo actualizaciones para los procesadores antiguos hasta enero del 2020, Windows 8.1 seguirá con las actualizaciones hasta el 2023. Para Skylake, Windows 7 y Windows 8 seguirán teniendo soporte hasta julio del 2017, pero posteriormente seguirán llegando actualizaciones críticas de seguridad. Los procesadores que serán soportados a nivel empresarial solo en Windows 10 serán Intel Core de 7ª generación "Kaby Lake", AMD "Bristol Ridge" y "Zen", y el Snapdragon 820.

Windows 7 y Windows 8 seguirán funcionando con los nuevos procesadores Intel y AMD, Imagen 1

Igualmente, habrá características nuevas de esos procesadores que no podrán aprovecharse con sistemas operativos antiguos u obsoletos -no hay que olvidar que Windows 7 se lanzó hace ya 7 años- sea a nivel empresarial o doméstico, pero eso es algo habitual. De hecho, esto no es algo nuevo, hay un gran número de tecnologías que se han introducido en las nuevas generaciones de procesadores, por ejemplo Haswell en su día, que no están soportadas por sistemas operativos antiguos como Windows XP, o, sin irnos más lejos, con un procesador Skylake y Windows 10 se consigue mejorar 3 veces la eficiencia energética respecto al mismo chip en Windows 7. 

Algo similar ocurrió con los SSD y Windows XP/Vista. Estas versiones de Windows no soportaban TRIM, por lo que los usuarios que querían sacar el máximo provecho a su SSD tenían que actualizarse a Windows 7, aunque el SSD sí que funcionaba en XP, no lo hacía con todas sus funciones.

En resumen, Windows 7 y Windows 8 seguirán funcionando con los nuevos procesadores Intel y AMD, aunque si se quiere aprovechar todas las características de los nuevos procesadores, habrá que actualizar a Windows 10 o a un sistema operativo mas reciente.