Caja Corsair Obsidian 500D

por Javier Rodríguez 22/02/2018 4
Formatos soportados
Materiales
Tamaño
Precio
Web
ATX, Micro-ATX, ITX
Chapa, cristal templado, ABS
508 x 233 x 502mm
154.90 Euros
Puntuación de Corsair Obsidian 500D en la review:

Introducción

La nueva Corsair Obsidian 500D se introduce en una gama con modelos muy potentes y acabados de gran calidad. Aun no siendo el modelo más grande dentro de esta gama, y tampoco el más caro, sí que se configura como un nuevo concepto de diseño y uso de materiales para una de las gamas de chasis más aclamadas y todo un referente para esta marca.

Diseño y conectividad

Hay grandes novedades en la Corsair Obsidian 500D, por lo menos en lo referente a su propia gama de modelos. Se han introducido elementos muy llamativos a la vez que se mantiene un tamaño manejable. Las mejoras también vienen de la mano de algunos conceptos de diseño novedosos, quizás hasta demasiado novedosos, así una adaptación completa a las nuevas tendencias en cajas de este tamaño.

La chapa de soporte tiene un pliegue para dejar sitio a las unidades de 3.5" que se colocan por detrás. Eso limita el formato de placa admisible a ATX, no podemos pasarnos de ahí.

Lo que más destaca de este nuevo modelo es la combinación de elementos de chapa en el chasis, que ofrece robustez, con el uso del aluminio en las zonas más destacadas combinado con el uso de cristal templado en dos laterales con cierre por imán y bisagras desmontables que nos dan un acceso rápido y espectacular al interior de la caja. Las dimensiones son bastante contenidas con 508 x 233 x 502mm, lo que la situan en competencia con cualquier caja semitorre del mercado.

El aluminio cepillado y anodizado en negro, ademas de los laterales de cristal templado tintado, cubren el chasis de chapa pintado en negro mate.

El frontal, techo y montaje de las puertas está fabricado en aluminio, el resto del chasis está fabricado en chapa. Esto hace que sea una caja ligera y que a simple vista parezca completamente fabricada en aluminio. La buena combinación del anodizado negro con el resto del color de la caja, consiguen profundizar este efecto. A su vez, Corsair mantiene en este modelo un precio competitivo para su tamaño y segmento.

Los laterales se fijan al chasis con imanes y unas bisagras en la zona trasera. Se pueden desmontar con suma facilidad, solo quitando un tornillo que evita que la bisagra se salta por accidente.

La caja está pensada para ser un portento en refrigeración que en definitiva redunda también en un mejor comportamiento en otros apartados como el ruido. Está diseñada en un solo volumen con una zona cubierta, pero no completa, para la fuente de alimentación. Corsair ha buscado también una buena canalización del cableado y también liberar completamente la zona de componentes de cualquier elemento que no sea gráfica, placa base, procesador y sus sistemas de refrigeración.

El techo no es desmontable (no sin esfuerzo al menos), pero está elevado para mejorar la entrada de aire y protegido mediante un filtro anti polvo.

Esta simplicidad de formas, buena organización y sus bonitos laterales de cristal templado tintado consiguen que la caja tenga un aspecto simplemente espectacular sin estridencias. Sin duda su frontal completamente plano, con entradas laterales en curva para la canalización del aire, consiguen ese toque moderno y de diseño que buscamos en una caja de estas características y en estos tiempos.

Corsair ha adaptado este nuevo modelo a las últimas tecnologías y tendencias. Un claro ejemplo lo vemos en su frontal que es casi perfecto. Casi porque no tiene led de disco duro, pero se compensa con dos conectores USB 3.0 de tipo A y un conector USB 3.1 Gen2 de 10Gbps de tipo C y con conectividad de 19 pines en formato compacto, el que llevan las nuevas placas base.

La Corsair Obsidian 500D se adapta a todo tipo de conectividad, incluso a la más moderna.

También cuenta en este frontal con conectores de audio y, como no, botones de encendido y reset. Todos los conectores están en la parte superior de la caja, en el frente y son perfectamente accesibles incluso si usamos el ordenador encima de la mesa.

Almacenamiento

Todas estas cajas de tamaño mediano tienen ahora mismo un objetivo claro, que es ganar espacio para los componentes. Eso deja de lado otros elementos y, en cierto modo, es natural. Ahora mismo casi todos buscamos en un ordenador medianamente potente que este tenga alguna unidad de almacenamiento M.2 como disco principal, y estos se instalan en la propia placa base.

La apertura para sistemas de anclaje de procesador es enorme en esta caja, pero la estructura es sólida y no hemos notado ningún tipo de problema de vibraciones, sin duda gracias a sus grandes patas de goma aislante.

En definitiva, esta caja tiene solo cinco puntos de anclaje de unidades de almacenamiento, pero en mi opinión este tipo de cajas no necesitan más. Dos de estas bahías son de tamaño de 3.5” y otros tres son de 2.5”.

Las tres bahías para discos de 2.5" están diseñadas para exponer la unidad y dejar el conector lo más cerca posible de la canalización del cableado, así podremos tenerlas perfectamente ordenadas y ninguno de los dos cables quedara en la zona de componentes.  A eso ayuda también el pliegue de la chapa de soporte, que tiene amplios taladros protegidos y que dan directamente a la zona de conectores SATA de la placa base.

Las unidades ventilan por la apertura posterior que dejan ambos laterales de cristal templado.

Todas las bahías se sitúan en la parte posterior de la caja, detrás de la chapa de apoyo, y tienen sistemas de fijación rápida en todas ellas. De este modo están organizadas, no estorban a la ventilación de los componentes y nos permite ocultar todo el cableado adecuadamente.

Refrigeración

El fuerte de este formato de cajas esta precisamente en la capacidad de ventilación. Son cajas completamente diáfanas donde podemos montar complejos sistemas de refrigeración líquida. Corsair ha diseñado este modelo para que tengamos puntos de anclaje sencillos para bombas, depósitos y hasta tres radiadores.

Los puntos de anclaje de ventilador son bandejas extraíbles, que podemos trabajar fuera de la caja y volver a colocar con facilidad mediante tornillos "rosca fácil".

Uno de ellos de hasta 120mm en la zona de ventilador trasero, todo un clásico, este punto viene de serie con un ventilador SP120 de 1200rpm y conectividad Molex. La parte superior de la caja cuenta con espacio para radiadores de 240 o 280mm y se compone de una bandeja de montaje rápido, sacamos la bandeja, montamos el radiador y volvemos a fijar en su sitio, no tenemos que desmontar nada más y además contamos con mucho espacio vertical entre radiador y placa base.

En el frontal podemos montar sistemas con radiadores de 120, 240, 280 y hasta 360mm. Tenemos sitio, por tanto, para hasta tres ventiladores adicionales, uno de ellos viene de serie y es del mismo tipo del ya descrito para la extracción de aire. Esta zona también tiene una bandeja de montaje rápido.

Hay tres filtros, aquí podeis ver dos y como se extraen, el tercero esta en el fondo de la caja, en la entrada de aire de la fuente de alimentación. Todos se extraen con la misma facilidad. Es perfecto para los que nos gusta tener nuestra máquina impecable.

Todas las entras de aire tienen filtros lavables de tamaño completo, cubren todo el espacio, con imanes y extracción rápida. Podemos sacarlos fácilmente, limpiar y volver a colocar en segundos. Es el sistema más completo y fácil que he visto en una caja de estas características en mucho tiempo.

Montando un PC completo

La Corsair Obsidian 500D es una caja fácil de montar y con elementos muy interesantes. Sus puertas de cristal tienen bisagras que podemos desmontar con un solo tornillo para trabajar con completa libertad.

La placa base va muy ajustada al tamaño de la caja. Creo que es un buen detalle ya que da prioridad a los componentes y mantiene el tamaño de la caja en unas medidas aceptables.

Tiene tornillo de fijación vertical para que podamos montar la placa base sin tumbar la caja y el espacio está perfectamente medido para que la placa base, de tamaño hasta formato ATX, tome mucho protagonismo en el acabado.

La gestión del cableado es buena, con buen espacio trasero y en la zona de fuente y tiene una cubierta desmontable con la que podemos ocultar completamente el mazo principal del cableado. Todo queda perfectamente oculto.

La cubierta nos deja todo el cableado completamente oculto detrás de la placa base.

Otro detalle que me gusta es la zona taladrada de separación de fuente de alimentación. Estos taladros permiten ventilar mejor la fuente y es un requisito si queremos usar fuentes de alimentación completamente pasivas ya que este tipo de fuentes necesitan una buena ventilación natural donde el calor interno pueda ascender y salir de la fuente rápidamente.

Las fuentes que necesitan respirar por arriba lo podrán hacer perfectamente en esta caja. No muchas cajas con compartimento para fuente han pensado en esta necesidad que surge sobre todo de las fuentes de ventilación pasiva.

La tapa frontal de la cobertura de la fuente se puede desmontar para facilitar el montaje del cableado y también cuenta con un taladro protegido para sacar los cables necesarios para la tarjeta o tarjetas gráficas que instalemos. Podemos montar en su gran espacio interior graficas de hasta 370mm de largo, disipadores de hasta 170mm de alto y fuentes de hasta 225mm de largo.

El panel frontal de la fuente lo podemos desmontar, esta bien para usar fuentes más grandes o simplemente trabajar más fácil durante el montaje del PC.

Uno de los puntos que resalta Corsair de esta nueva caja es su posibilidad de montaje de graficas en vertical. Ciertamente tenemos dos slots verticales, además de los siete de posición tradicional, pero lo cierto es que no son todo lo que nos gustaría que fueran.

Por un lado, no tienen ningún soporte para el extensor PCI Express, y eso en tarjetas gráficas significa tener un montaje bastante precario donde la gráfica se mueve y además el propio extensor PCI Express no está incluido y por ahora Corsair no lo ofrece como accesorio.

Los slots verticales estan muy pegados al lateral, eso imposibilita el uso de gráficas grandes y se complica si además son voluminosas ya que no hay punto de fijación en ningún sitio, solo los slots de la tarjeta.

A pesar de este defecto la caja tienen un aspecto magnifico y unas posibilidades increíbles que la convierten en una de las mejores cajas del mercado en este segmento de cajas semitorre con laterales de cristal templado. Su precio es realmente atractivo, 155 Euros, teniendo en cuenta los materiales que incluye y lo bien acabada que esta.

No se convierte en la mejor caja de esta gama, ni tampoco del catálogo de Corsair, pero es una de las mejores cajas que podremos encontrar por este precio y también una de las que cuenta con un diseño más moderno y una conectividad más actualizada.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Materiales de gran calidad y bien trabajados
Grandes posibilidades de ventilación
Sin restricciones de espacio
Precio equilibrado
LO PEOR
No tiene la implementación adecuada para gráficas verticales.
El pliegue en la chapa de soporte limita el uso de placas base grandes
  • Producto: Corsair Obsidian 500D
  • Fecha: 22/02/2018 7:51:42