AMD 990FX. Primer contacto: MSI 990FXA-GD80 y ASUS 990FX Sabertooth

por Javier Rodríguez 31/05/2011 ...

Introducción

Introducción.

Hoy es el día, sin bombos ni platillos, que los integradores de placas base han visto oportuno para dar a conocer sus primeras propuestas para los procesadores de nueva generación que AMD prepara para los próximos meses. La pega es precisamente esa ya que analizar una parte de una plataforma completa no es ni mucho menos la política habitual de AMD que es la única a día de hoy que puede ofrecer una plataforma completa a todos los niveles y hoy echamos en falta la pieza clave de esta nueva plataforma que es sin duda los procesadores que deberían ir montados en estas placas base.

Nuevas prestaciones

Nuevas prestaciones.

El chipset 990FX, que es de momento el que veremos en las tiendas, es una evolución del 890FX con pocas mejoras más allá de la integración de bus y otras prestaciones que requieren los próximos procesadores de gama media y alta de AMD que tendrán opciones de cuatro, seis y ocho núcleos. Sin estos procesadores estas placas base quedan un poco desangeladas ya que no aportan tampoco ninguna novedad interesante con respecto al 890FX salvo las mejoras que podamos ver en los diseños propios de las placas que han evolucionado con opciones y funciones típicas de placas con integraciones más modernas como los que encontramos en placas con chipset P67 y Z68 de Intel.

Estos pequeños cambios los vemos en la integración de controladoras USB 3.0 a modo que hemos visto en las últimas ofertas de Intel. Esto es varias controladoras, o controladores y hubs de conexión, que nos aportan más puertos USB 3.0 que los que vimos ya el año pasado en placas base con el chipset 890FX.

Mas puertos USB 3.0 pero integrados con chips adicionales, nada de soporte nativo, así que en este sentido estamos en las mismas que la generación anterior. En cuanto a conectividad de almacenamiento seguimos igual, cosa que tampoco es mala, ya que tendremos seis puertos con soporte nativo para SATA3 que funcionan a las mil maravillas, con unas tasas de transferencia y una consistencia envidiables, y con funciones RAID avanzadas incluidas de serie.

El número de líneas PCI Express 2.0 de ambos chipsets es el mismo así que tendremos soporte para graficas en configuraciones de hasta cuatro tarjetas con sincronismo 8x o dos con enlaces de 16x. La novedad está en que ahora no solo tendremos acceso a tecnologías de múltiples GPUs de AMD, como hasta ahora, sino también a modos SLI de Nvidia. Ahora podremos montar dos graficas Nvidia en estas placas.

MSI 990FXA-GD80

MSI 990FXA-GD80.

Este es el modelo de gama más alta que encontraremos por ahora en el catálogo de MSI para este socket AM3+ que se diferencia claramente de modelos anteriores por su color negro. La placa es una 990FX de manual con todo lo que debemos esperar de estas placas base. MSI añade además su propia receta de alimentación digital de calidad y selección de componentes para crear otro de sus productos de referencia.

En esta placa base encontraremos dos controladoras USB 3.0, para tener puertos posteriores e interiores, cuatro puertos PEG para configuraciones graficas de hasta tres tarjetas con soporte SLI y Crossfire. Podemos montar hasta cuatro tarjetas si conseguimos salvar el problema de que los dos últimos slots están pegados no dando opción a soluciones de ventilación de doble slot que son las más habituales actualmente.

La placa cuenta con soporte para 16GB DDR3, en cuatro bancos, seis conectores internos SATA 6gbps y una buena colección de conectores como se puede ver en la captura. Por nombrar algunos, vemos puertos eSATA y Power eSATA, red gigabit, puertos PS2 de legado, Firewire y conectividad de sonido analógica y digital.

Entre otros detalles encontramos su sistema de “click bios” que no llega a ser el entorno grafico de una bios EFI pero permite usar también el ratón aunque la verdad no es precisamente cómodo. Eso si la bios es completa a más no poder y tendremos notables opciones de overclocking. La GD80 cuenta con las tecnologías marca de la casa así como funciones ya estándar en sus placas de gama alta. Opciones de overclocking automático, botones de acceso rápido en placa, display con información POST y temperatura en tiempo real, sonido HD Audio con certificación THX, etc.

ASUS 990FX Sabertooth

ASUS 990FX Sabertooth.

Esta es la otra opción con chipset 990FX que ha entrado en nuestro laboratorio. Es la primera placa base de ASUS dentro de su magnífica gama TUF Sabertooth. Una gama que todos reconocemos por su excelente equilibrio entre prestaciones, calidad de fabricación y precios realmente atractivos. Este modelo para procesadores AMD se desmarca de la última placa de la serie para chipsets Intel ya que no muestra la “chaqueta táctica” que tantas críticas ha levantado por partes de algunos usuarios y tantas alabanzas por parte de otros. Sea como fuera no lleva esa carcasa de plástico y se centra en disipadores voluminosos pero completamente pasivos con el aporte superficial del compuesto cerámico que les da ese aspecto y tacto tan especial.

La placa cuenta con prestaciones de primer nivel donde destacan la doble controladora USB 3.0, puertos eSATA, con alguno de ellos combinado con USB para convertirlos en Power eSATA, además de controladoras añadidas para sumar dos puertos SATA 6gbps adicionales a los seis que ya encontramos instalados gracias al aporte del chipset.

ASUS si integra su nueva generación de bios EFI en este modelo. La verdad es que a día de hoy ASUS cuenta con el interfaz EFI más espectacular del mercado y es un placer trabajar con ellas por la forma tan visual de mostrar la información y la sencillez de acceso a cada función.

Este modelo también integra otras prestaciones clásicas de la marca como las certificaciones de estándares militares, el sistema MemOK para que nos olvidemos de complicaciones en la compatibilidad de nuestras memorias, cinco años de garantía y las novedades que esperamos de cualquier modelo 990FX como es el aporte tanto de Crossfire como de SLI.

Impresiones

Impresiones.

Hemos centrado nuestro análisis en una prueba ligera de lo que son capaces algunos sistemas de este nuevo chipset. Básicamente en conocer su capacidad de overclocking, por si algo cambia con relación al chipset, su capacidad de rendimiento en almacenamiento masivo de calidad y por qué no, comprobar que realmente tendremos soporte SLI desde el primer día si así lo consideramos como nuestra opción gráfica. En realidad en overclocking no sacaremos ni mas ni menos. Los procesadores actuales dan lo que dan pongamos el procesador que pongamos y de hecho nuestros procesadores consiguen los mismos 4.2GHz que ya hemos conseguido con otros chipsets. No se si los bulldozer ofrecerán frecuencias mas elevadas, esperemos que si, pero no creo que el chipset vaya a ser a tener ninguna importancia en ello.

El almacenamiento masivo de estas placas es magnífico, como en el caso de los anteriores chipsets, con rendimientos excelentes con las últimas generaciones de discos duros. Nuestras pruebas del Agility 3 de OCZ se realizaron en esta placa con unos niveles de rendimiento que parecen superar incluso las especificaciones técnicas del propio disco duro. Podemos tener muy claro de que la solución de AMD sacara partido a toda esta nueva generación de discos SATA3 o SATA 6gbps de alto rendimiento.

En cuanto al SLI puedo aseguraros que estará presente con todas las opciones que podemos encontrar en la plataforma Intel con configuraciones detalladas para que motor ejecutara las partes de física, etc. Soporte sin peros para que la plataforma de AMD tenga todas las opciones gráficas y seamos los usuarios quienes decidamos cual nos conviene más o menos.

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión.

No se puede analizar el rendimiento de un chipset destinado a dar soporte a ciertos procesadores sin poder contar con esos procesadores. Esto hace este análisis algo bastante inútil aunque interesante a la hora de conocer que placas tendremos disponibles a la hora de saltar a la nueva plataforma de rendimiento. Los dos modelos que hemos probado hasta el momento demuestran que no hay grandes cambios con respecto a las placas actuales, se recurre a la continuidad de formas y prestaciones, que por otro lado otorgaran a la nueva plataforma de gama alta de AMD un soporte excelente de las últimas tecnologías así como placas de gran calidad de fabricación.

Habrá que esperar seguramente hasta Septiembre para ver correr a estas placas base con sus procesadores, para los que se diseñó el chipset, y no podremos hasta entonces saber cuál es el verdadero potencial de alto rendimiento de AMD en el mercado de PC domésticos de sobremesa.

Secciones: Placas Base