ASUS TuF Sabertooth Z77

por Javier Rodríguez 04/05/2012 1

Introducción

Introducción.

 

ASUS fue, con sus series TuF, el precursor de la introducción de componentes y certificados de calidad de tipo militar en sus placas. Eso fue ya hace prácticamente cuatro generaciones de procesadores AMD e Intel y día de hoy se reconoce a esta gama como una de las opciones mas inteligentes de ASUS ya que combina los últimos chipsets, las prestaciones de bios y overclocking mas avanzadas y precios bastante interesantes y competitivos.

ASUS Sabertooth Z77

ASUS Sabertooth Z77.

 

Esta placa base destaca no solo por integrar con calidad todas las prestaciones de los chipsets de séptima generación de Intel sino también por hacerlo con un diseño térmico poco convencional donde se ofrece una estética común. Me refiero a su característica más llamativa que es el TuF Thermal Armor que es la carcasa de plástico que cubre casi el 100% de la placa a modo de escudo. Esto sin duda marca de principio a fin el carácter de una placa creada para ser visualmente impactante.

 

Este aspecto marca el análisis y la sensación del usuario desde el principio. A algunos les gustara, a otros les parecerá algo innecesario pero sea como fuere se ha convertido en un elemento fundamental de esta serie al menos en sus últimos modelos para sistemas Intel de hasta cuatro núcleos.

La placa cuenta con un chipset Z77 y esto marca en buena medida sus principales prestaciones. Cuenta con soporte para procesadores Sandy Bridge e Ivy Bridge e integra algunos detalles importantes con respecto a las generaciones anteriores como la incorporación de USB 3.0 como conectividad nativa con un total de cuatro puertos con esta tecnología y 12 puertos adicionales. El chipset ofrece menos consumo, más conectividad grafica y nuevos sistemas y tecnologías a las que ASUS añade algunos módulos integrados que aumentan las prestaciones.

 

Módulos como dos controladoras adicionales firmadas por ASMedia. La primera dedicada a ofrecer cuatro conectores SATA con funciones RAID. Dos de ellos internos y otros en forma de conectores eSATA en la zona posterior de conectores. La segunda controladora es de puertos USB 3.0. ASUS ha acertado dedicando estos dos puertos adicionales en el panel posterior dejándonos el privilegio de dotar al frontal de nuestra caja con puertos USB 3.0 nativos que serán interesantes para, por ejemplo, ejecutar Windows 8 directamente desde un pendrive de alta velocidad.

La zona posterior de conectores podremos encontrar cuatro puertos USB 2.0 (seis mas para el frontal), un botón de reseteo rápido de CMOS que también sirve para programar la bios, o realizar copias de ella, a nivel de hardware en caso de desastre. También dispondremos de HDMI y Displayport como salidas de video digital, conectividad digital en formato SPDIF óptico, Ethernet Gigabit, conexiones de audio 7.1 con auto detección y los ya comentados puertos USB 3.0 (cuatro en total) y dos puertos eSATA.

 

La placa cuenta con cuatro bancos de memoria capaces de albergar un total de 32GB de RAM en módulos de 8GB. Oficinalmente soporta memorias de hasta 1866MHz pero con overclocking y perfiles XMP 1.3 las velocidades soportadas se disparan. Los puertos de ampliación se cuentan por tres puertos PEG de los que solo dos conectan directamente con las líneas PCI Express del procesador. Soportan modos de 16x en PCI Express 3.0 de hasta 8GT/s. o también modos SLI o Crossfire con enlaces de 8x que son más que suficientes para generar los anchos de banda adecuados entre las dos tarjetas y el PC.

 

Un tercer puerto de tipo PEG soporta modos de 4x aunque podemos limitarlo a 1x para dejar mas ancho de banda a otros elementos integrados como las controladoras ASMedia antes mencionadas. Además podemos encontrar tres puertos PCI Express 1x adicionales de los que dos quedarían hábiles aun usando dos tarjetas graficas de doble slot combinadas. La placa cuenta además con otras tecnologías propietarias de ASUS que sirven para marcan el carácter de la placa a la que dedicaremos sus propios apartados.

Otros detalles

Otros detalles.

 

Esta placa cuenta también con algunos ases bajo la manga. No llega a la complejidad de placas de la gama ROG pero tiene sus elementos de calidad que la diferencian de su competencia o al menos la igualan. Hemos hablando del sistema Thermal Radar que nos da múltiples lecturas de temperatura en diferentes puntos clave de la placa o también del sistema Dust Defender que cubre los slots que no usamos para mantener los contactos en condiciones a lo largo del tiempo pero la placa aun dispone de mas funciones interesantes.

 

ASUS ha fabricado la Sabertooth Z77 con sus niveles de exigencia que han marcado la gama TuF para toda la industria. Componentes de calidad y extensos e intensivos test con especificaciones militares que nos garantizan una placa solida como pocas. “chokes” de aluminio que eliminan incluso las típicas vibraciones en componentes electrónicos, capacitadores solidos de primeras firmas y mosfets digitales de gran eficiencia.

La placa también añade otras tecnologías como el USB 3.0 boost compatible con el estándar UASP (USB Attached SCSI Protocol) que maximiza el ancho de banda en dispositivos compatibles gracias a la controladora ASMedia integrada por ASUS. Por USB también tendremos opción a carga de gadgets de requerimientos eléctricos fuera del estándar USB gracias al sistema USB Charger+ de ASUS que permite cargas hasta tres veces más rápido. Network iControl nos permitirá disponer de nuestro QoS personal para priorizar nuestro ancho de banda entre juegos, navegación o “streaming”.

ASUS proporciona herramientas completas y muy gráficas para que el control de sus placas sea accesible y atractivo para cualquiera.

Thermal Radar. Control de hasta 12 puntos alrededor de toda la placa en posiciones claves de la misma.

Overclocking desde Windows con perfiles configurables y ajustes por núcleo mediante TurboEvo.

Bios

Bios.

 

Esta placa cuenta con una bios UEFI de ASUS de última generación. Controles gráficos directos en pantalla que podemos controlar con el ratón con arranques más rápidos y funciones más accesibles para todo tipo de usuarios. La placa cuenta con controles exhaustivos para overclocking, control térmico, monitorización, opciones de integración e incluso sistemas automáticos para overclocking donde la placa, en apenas unos segundos, consigue overclocking moderados con los que cualquier usuario, tenga experiencia o no, lograra mas rendimiento sin dejar de lado la estabilidad del sistema.

Desde el menú "sencillo" de la bios podemos acceder a datos en tiempo real así como a configuraciones del sistema como el arranque o el tipo de funcionamiento que queremos para el sistema.

O podemos pasar al modo avanzado y configurar nuestro sistema al milímetro.

Overclocking y experiencia

Overclocking y experiencia.

 

Creo que todos somos conscientes de la cierta polémica sobre la capacidad de overclocking de los procesadores Ivy Bridge que para la gran mayoría han provocado cierta decepción por los requerimientos de voltaje y las altas temperaturas que alcanzan cuando superamos los 4.5GHz. En nuestro caso nos hemos encontrado esos mismos problemas con nuestro Core i7-3770k así que la solución fue mantener los 4.6GHz con voltajes de 1.4GHz que aun son manejables por nuestro disipador convencional.

Lo mejor es que el proceso para alcanzar estos niveles normales con la Sabertooth son prácticamente de cambiar el multiplicador del procesador y elegir el perfil adecuado de nuestra RAM. La placa hará el resto y lo hace bien con los resultados esperados, rendimientos contrastados, con temperaturas elevadas pero sin problemas de ralentización del procesador. Además lo hace escalando bien las frecuencias de trabajo de los ventiladores, aunque recomiendo encarecidamente que uséis ventiladores PWM, sin sobresaltos en frecuencias que produzcan ruidos discontinuos y desagradables. En cualquier caso mi consejo es que si vais a subir bastante un procesador de este tipo es que proporcionéis a vuestro sistema un kit de refrigeración por agua aunque sea de los sencillos.

En cuanto al Thermal Armor no hemos requerido ni tan siquiera la ventilación activa para este nivel de overclocking. La placa se mantiene bien en niveles normales ya que el disipador de aluminio del chipset esta abierto y el sistema de alimentación digital consigue un una eficiencia energética elevada produciendo poco calor en placa al menos con estos niveles de overclocking.

Pruebas de rendimiento con CineBench R11.5. Con temperaturas que alcanzan los 82º con nuestro sistema de refrigeración basado en un disipador Thermalright HR-02.

Pruebas con LucidLogix Virtu MVP

Pruebas con LucidLogix Virtu MVP.

 

Una de las prestaciones añadidas que vemos en muchas placas Z77, aunque también en algunas para APUs de AMD, es la inclusión del software de hibridación grafica Virtu MVP de LucidLogix. Este software se coloca entre el sistema operativo y el procesador grafico para lograr varias “mejoras”. La primera es que permite mantener el uso de la grafica integrada en el procesador ahorrando energía cuando no requerimos de los gráficos dedicados.

Tiene otras prestaciones como lograr un sistema de sincronía vertical virtual aunque tengamos esta función deshabilitada en el software y los drivers de la tarjeta grafica. Además es capaz de aprovechar el rendimiento de la grafica integrada para favorecer el rendimiento general del sistema grafico. Por tanto permite ahorrar energía, mejorar la calidad de imagen en juegos y aumentar el rendimiento.

 

Otra de sus prestaciones es que ya no nos ata a usar los conectores de la placa base, podemos usar los conectores de la grafica dedicada y seguir teniendo acceso a sus mejoras de virtualización grafica. Es un sistema más abierto que antaño que tiene, al menos bajo mi punto de vista, buenos resultados en cuanto a su sistema de Vsync virtual pero que depende mucho de las combinaciones de hardware y juegos para tener esa mejora de rendimiento que promete. En nuestro caso usando el sistema de Vsync hay un 5% de perdida de rendimiento en los dos juegos donde probamos (F1 2011 y HAWX 2) y una mejora anecdótica usando el sistema de mejora de rendimiento. En definitiva esto dependerá mucho del sistema que usemos. En nuestro caso, con este procesador y una GTX 680 DirectCu2 Top de ASUS la mejora es mínima aunque la mejora del Vsync, en la calidad de imagen, bien merece ese desperdicio de rendimiento del 5%.

HAWX 2. 1920x1080. Calidad Maxima. FSAA 4x. DX11 + Tesselation.

F1 2011. 1920x1080. Calidad Ultra. FSAA 8x. DX11 + Tesselation.

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión.

 

En definitiva ASUS nos ofrece placa de gama alta, con características de primera, pero algo cara con respecto a otros modelos (la podemos encontrar por unos 210 Euros) de esta misma gama y generaciones anteriores. El problema de esto es que pierde algo de su espacio de precio/calidad en favor de otros modelos mas convencionales como la gama P8 (hay modelos Z77 de ASUS desde 100 Euros). Aun así estéticamente la ASUS Sabertooth Z77 es sin duda muy llamativa y conseguirá la atención de muchos usuarios que buscan algo potente y fuera de lo convencional.

Para mi se lleva nuestra recomendación pero esperamos que pronto baje algo de precio, pasada la novedad, para que se coloque en la posición donde suelen estar las Sabertooth tan magníficamente colocadas.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

  • Producto: ASUS TuF Sabertooth Z77
  • Fecha: 04/05/2012 11:42:52
Temas Relacionados: Placas Base ASUS Placas Base