3DMark

por Javier Rodríguez 06/02/2013 ...

Introducción.

Quien tiene PC y ha comprado alguna vez una tarjeta gráfica una de las primeras tareas que se plantea es cargar 3DMark para conocer el nivel de rendimiento grafico de su equipo. En 2013 3DMark se renueva de tal modo que resetea el contador de versiones de cara a ser una prueba fundamental en plataformas Windows, Windows RT, Android e iOS. De momento podemos ver que encontraremos con la versión más completa y exigente, la de PC.

Nuevas pruebas más generales.

El 3DMark 11 tenía un marcado carácter de exigencia que limitaba la capacidad de prueba a tarjetas de última generación compatibles con DirectX 11. El nuevo 3DMark sigue siendo exigente pero también es compatible con chips gráficos menos poderosos y también establece una plataforma de pruebas genérica para otros tipos de chips gráficos menos potentes que los que encontramos en PC.

3Dmark está dividido en tres niveles de exigencia, comparables y compatibles con tres generaciones de tecnologías integradas en DirectX. Esto no significa que podamos ejecutarlo en Windows XP ya que sigue requiriendo un sistema operativo compatible con DirectX 11 (que el sistema tenga DirectX 11 no significa que tu hardware grafico tenga que ser compatible). Se estructura en tres pruebas: DirectX 9, DirectX 10 y DirectX 11 que básicamente marca unas tecnologías y unas necesidades de programabilidad de shaders.

Ice Storm es la prueba que podremos utilizar para medir el nivel de rendimiento para juegos compatible con DirectX 9. Es perfecta para tarjetas integradas y de gama muy baja con cierta antigüedad o también la que ejecutaremos en plataformas móviles como teléfonos o tabletas. Es una prueba bastante básica que nos dará niveles aproximados para juegos de cierto tiempo y también muchos títulos Free2Play.  Esta es la prueba que hará de 3DMark un benchmark universal entre plataformas. Las más avanzadas son exclusivas de PC.

Ice Storm. Este test se ejecuta a una resolucion de 1280x720 con DirectX 9 como especificacion de calidad.

La prueba Cloud Gate empieza a ser bastante dura aunque está orientada para hardware DirectX 10. Las pruebas se intensifican en el uso de shaders y la prueba física estresa la CPU con 32 ejecuciones en paralelo. Tu grafica DirectX 11 de cierta gama la pasara con soltura pero esa grafica integrada de tu ultrabook de última generación comenzara a pasarlas bastante canutas.

Cloud Gate. Esta prueba DirectX 10 se ejecuta a calidad de alta definicion 720p como resolucion por defecto.

Fire Strike es esa prueba que tu PC de última generación no quiere ejecutar. La razón es que es puramente DirectX 11 y en su versión estándar es ya bastante intensiva. Luego veréis como nuestra configuración de gama alta lo pasa bastante mal solo con la prueba estándar y ya no digamos el modo extreme del que también dispone. La razón es que hace un uso intensión de “tesselation” e iluminación volumétrica. Se añade un test combinado de física que satura el uso de CPU y GPU de forma combinada compatible tanto para graficas AMD y Nvidia. Es una prueba que pone en aprietos a cualquier grafica moderna y que servirá de acicate para las gráficas que están por llegar.

Fire Strike ya establece la definicion 1080p como estándar con unos niveles de complejidad sobre DirectX 11 que hace sufrir a los chips gráficos más potentes del momento.