ASUS Transformer Book Flip TP300L

por Javier Rodríguez 04/09/2014 8
Pantalla
Procesador y RAM
T.Grafica
Precio
Web
13" 1366x768 TN
Core i5-4210U. 4GB RAM
Intel HD Graphics
699 Euros

Introducción y especificaciones técnicas

Introducción

El Transformer Book Flip se presentó oficialmente en el Computex 2014 y durante su presentación se nos antojaba una gran incorporación al catálogo de ASUS con un portátil a poco camino de un ultrabook, con precios agresivos, un diseño convertible que nos recuerda a una conocida gama de Lenovo y pantallas táctiles de gran calidad. Expectativas grandes que no sé si este modelo podrá cumplir.

Prestaciones técnicas

El TP300L Transformer Book Flip es el modelo más económico de esta serie y una de las pocas variantes que llegarán a España. Es uno de esos portátiles que veremos en las exposiciones de las marcas más conocidas y un modelo que competirá en precio con las soluciones táctiles de gama media de los fabricantes más conocidos.

Este modelo de ASUS incorpora un procesador Core i5-4210U de Intel y es sin duda lo mejor que encontraremos en este modelo. Es un procesador muy versátil con dos núcleos y cuatro hilos de proceso y un consumo de tan solo 15w. Podemos encontrarlo en los mejores ultrabook y su frecuencia de trabajo alcanza los 2.7GHz en modo turbo. La pena es que el resto de características no le acompañan pero aun así este procesador nos aportará capacidad, recursos y prestaciones donde la aceleración de vídeo, el computo general en procesos multimedia y otras tareas tendrán un aporte de hardware fundamental. 

4GB de RAM pueden ser suficientes para muchas cosas, más aún con las optimizaciones realizadas en Windows 8.1 Pro (que es el sistema operativo que incorpora de serie) pero sin duda se queda corto para cualquiera que quiera hacer un uso algo más intensivo de este portátil. Además no tendremos posibilidades de ampliar la RAM.

La RAM, o al menos el slot de ampliación adicional, en este modelo está tapado con una chapa soldada al PCB. Según las especificaciones del TP300L hay modelos con hasta 12GB de RAM.

Su otro punto débil, en cuanto a rendimiento, lo encontraremos en el disco duro mecánico. Son 500GB de almacenamiento pero un lastre para el rendimiento general del sistema pero por otro lado aún es muy común, en este rango de precios, encontrar este tipo de configuraciones mecánicas puesto que mucho público aún no es capaz de discernir las tremendas ventajas que ofrece un disco SSD y prefieren la capacidad de almacenamiento superior. En este caso sí que podremos cambiar la unidad de almacenamiento aunque en este modelo, por primera vez, nos hemos encontrado un precinto de garantía en uno de los tornillos que bloquean la unidad de almacenamiento en su zócalo. Por cierto, de cambiar la unidad esta tendrá que ser de 7mm de altura.

El disco duro sí es intercambiable aunque habrá que violar un precinto de garantía para hacerlo. Cosa que nunca habíamos visto antes en un portátil de ASUS.

El resto de las prestaciones del portátil pasan por su arquitectura moderna pero añadidos básicos. USB 3.0, SATA 6gbps y conectividad inalámbrica para cubrir el expediente con Wifi-N de tan solo 2.4GHz y Bluetooth 4.0.

Pantalla

Pantalla

Esta pantalla es sin duda lo más decepcionante del TP300L. Cuando se anunció este modelo presumía de pantallas 1080p con panel IPS y lo que nos hemos encontrado en este modelo económico es una pantalla de 1366x768 puntos con un panel que simplemente no sirve para un convertible con pantalla táctil. Usa un panel TN de escasa calidad con ángulos de visualización muy reducidos y, lo que es peor, con un brillo de muy poca intensidad que hace muy difícil trabajar con este portátil en modo tablet.

La pantalla por otro lado es la prestación más llamativa de este portátil puesto que podemos girarla 360º y convertir un portátil convencional en un tablet de 13” con un potente procesador. No solo nos permite un modo tablet sino que también podemos usar el portátil en otras posiciones poco convencionales como en posición tienda de campaña o un ángulo cerrado como panel táctil. Todos estos modos son interesantes porque ofrecen otros modos de uso que no vemos en portátiles convencionales. Por otro lado hay que reconocerle la creación de este formato a la serie Yoga de Lenovo que fue la primera en introducir este tipo de convertible en su catálogo.

Como pantalla táctil el resultado es excelente. Es un panel táctil preciso y de hasta 10 puntos de presión simultaneo. Un excelente comportamiento que en Windows 8.1 encuentra un soporte perfecto y que, a pesar de lo que piensan todavía algunos, logra una mejor productividad y una experiencia mucho más completa delante del ordenador.

Sobra decir que el portátil tiene sensores de posicionamiento y también una aplicación que gestiona el comportamiento del portátil en cada posición típica. Esto significa que si lo usamos en modo tablet el teclado y el touchpad quedarán desactivados automáticamente para evitar pulsaciones involuntarias. La pantalla también gira automáticamente para adaptarse rápidamente a cada modo de visualización.

La carcasa trasera de la pantalla también es de aluminio, en este caso cepillado y anodizado en un color entre gris y azul. Es otro toque de calidad en un portatil bien construido. 

Teclado y trackpad

Teclado y trackpad

El Transformer Book Flip TP300L es un portátil bien fabricado. Todos los detalles han sido bien cuidados y el teclado y el trackpad no podían ser menos. El teclado es de tipo chiclet con teclas grandes y con una dureza adecuada para una escritura rápida y ágil. El recorrido de la tecla es bueno, aunque no excelente, y la recuperación es rápida. Sin duda es un teclado de calidad con el que trabajar durante horas. La pena es que no tiene ningún tipo de retroiluminación que es todo un añadido usemos o no el teclado con poca iluminación ambiental. Un teclado iluminado mejora tu velocidad de escritura en cualquier situación y es un añadido que se agradece notablemente y que no encontraremos en este modelo.

El trackpad es grande, con los dos botones integrados, y bien situado en la carcasa. Su posicionamiento en un pequeño rebaje en la carcasa de aluminio del TP300L hace que sea fácil de localizar con el tacto. Es de tipo multitáctil y nos permite también acceder a los gestos más comunes de Windows desde el propio trackpad.

Diseño

Diseño

El Transformer Book Flip TP300L es sin duda un portátil bien trabajado. Con un chasis sólido, en aluminio chorreado, y unos acabados de calidad tanto en pantalla como carcasa. Solo es plástico la carcasa inferior, que cubre completamente en una pieza el acceso al interior del mismo. El color metálico se combina con los acabados negros de la pantalla y la tapa cierra también en un color oscuro a  juego con la cobertura inferior. Esquinas redondeadas pero espesor uniforme consigue un aspecto sólido y resistente. Es más uniforme que las gamas S del año pasado y se traduce en un aspecto más moderno y cuidado.

La bisagra 360 de este portátil es diferente a la que solemos encontrar en otros convertibles. ASUS ha optado por una bisagra más grande en vez de los dos típicos puntos de apoyo tradicionales. Ofrece solidez pero también da la sensación de que recibirá más estrés mecánico a largo plazo sobre todo si hacemos un mal uso de la misma. En cualquier caso esto ocurrirá de todos modos si no somos conscientes de la carga mecánica que tienen este tipo de soluciones cuando no hacemos la presión de forma equilibrada. Esto quizás despierte la duda de si los equipos como éste, de carácter convertible, son más delicados. Sin duda la respuesta es sí, por razones obvias, pero eso no significa que con el trato medianamente adecuado no tengamos máquina para años y años.  

Tiene unas dimensiones de 326x232x22mm (uniforme el espesor en todo el portátil) con un peso de 1.75Kg incluida la batería. Un peso importante para usarse como tablet pero bastante adecuado para un equipo de este rango de precios. Hay que añadir que la batería es de 3 celdas, reemplazable abriendo el portátil, y de la que no hemos podido encontrar autonomía oficial (luego tendréis los datos). Usa un cargador de 65w como es habitual en sistemas de gama media. El cargador es bastante compacto y transportable.

Conectividad y multimedia

Conectividad y multimedia

La conectividad es la que podemos encontrar habitualmente en un portátil de esta generación. Sin peros y sin extras. Todos los conectores se concentran en los laterales del portátil por razones obvias.

En el lado izquierdo encontraremos un puerto USB 2.0, con funciones de carga de alta potencia, un lector de tarjetas SD y botones de control de volumen, tecla “Windows” y el botón de encendido. Hay que recordar que este portátil puede convertirse en tablet y por tanto debe tener estos botones en esta posición para tener acceso a ellos en cualquier momento.

En el lado derecho es donde encontraremos el resto de conectores. Entrada y salida de audio combinada, dos puertos USB 3.0, un conector HDMI con salida de hasta 4k a 30Hz y la toma para el cargador de corriente.

En el apartado multimedia encontraremos una webcam con resolución HD (1.3mp), micrófono integrado en la pantalla (perfecto para funciones de control y búsqueda por voz) y sendos altavoces que en el caso del TP300L están situados en ambos laterales de la base del portátil. Su rendimiento es el que podemos esperar de unos altavoces cuya única función es cubrir el expediente, como en casi todos los portátiles de esta índole.

Autonomía, rendimiento y ruido.

Autonomía, rendimiento y ruido. 

Hemos realizado nuestra batería de pruebas habituales, pruebas generalistas, con alguna prueba multimedia para la reproducción de contenido Full HD y Ultra HD. El rendimiento, como vemos, viene marcado por su procesador solvente pero viene lastrado por un sistema de almacenamiento que echa de menos un SSD.

Video 4k.

El consumo reproduciendo 4k ronda el 15-20%, con vídeos con ratios medios, podremos esperar algo más en vídeos de alta calidad pero, sea como fuere, es una máquina ciertamente capacitada para la máxima calidad de vídeo. 

Atto Diskbenchmark 2.46

Rendimiento lineal del disco duro HDD principal. Es el esperado en una unidad mecánica. 

PCMark 8

PCMark se ve lastrado sobre todo por el rendimiento del sistema de almacenamiento del TP300L. Un disco SSD cambiaría este resultado de forma radical. Aun así pasar de los 2000 puntos es una garantía de un desempeño de calidad en Windows 8.1.

Prueba de autonomía PCMark 8.

La batería del TP300L nos ha sorprendido gratamente. Son 4 horas de prueba intensiva que se pueden traducir en unas 5 horas o mas en un uso mas convencional. Sin duda es una buena cifra para un portátil de estas características. 

Cuando sometemos al sistema a carga encontraremos que su turbina de ventilación posterior muestra su carácter. En un uso normal, ofimática, con algo de carga puntual (comprimiendo video, etc.) nos encontraremos con un portátil muy adecuado a nivel de ruido y sin picos extraños de frecuencia de la turbina que suele ser uno de los defectos en la ventilación más comunes y más desagradables.

Software

Software

Windows 8.1 Pro es la opción que ha integrado ASUS en este modelo. Windows 8.1 es un excelente sistema para combinar manejo tradicional y táctil y es también un sistema muy eficiente y que se adapta bien al hardware que incorpora este modelo. La experiencia con la pantalla táctil es excelente, el rendimiento general es perfecto y combinar nuestras aplicaciones de escritorio. Puede ser también una buena solución para aquellos que conectan el portátil en casa, o en la oficina, a un monitor más grande pudiendo aprovechar la pantalla integrada como un método táctil rápido además de más espacio de escritorio disponible.

Hay otras aplicaciones instaladas de serie, la más molesta seguramente sea la promoción de McAfee, pero no demasiadas y las que hay son utilidades fundamentales para la gestión de algunas prestaciones del portátil. Hemos hablando ya de su capacidad de bloquear teclado en ciertos modos de pantalla, esto es gracias a una aplicación instalada de serie por Asus que tiene el nombre de “screen lock”, también encontraremos otra que nos permite configurar hasta que punto usaremos la batería del sistema para cargar otros dispositivos USB y también la aplicación de gestión cloud de ASUS que nos ofrecerá almacenamiento cloud gratuito y sincronización entre dispositivos.

La carga de aplicaciones instaladas es reducida y son utilidades interesantes como un gestor que usa el sensor giroscopio del portátil para proteger el disco duro mecánico o una aplicación que le dice al sistema hasta que punto puede usar la batería para cargar otros dispositivos. 

Windows 8.1 Pro es la versión elegida por ASUS. La más capacitada de la serie, para sistemas domésticos.

Como veis no hay mucha carga del sistema lo cual se agradece mucho. Lo instalado es bastante útil y nuestra experiencia con McAfee es que si no queremos usar este servicio, o acceder a la promoción de compra, es fácil de desinstalar y no deja residuos importantes en el sistema.

Su competencia

Su competencia

La competencia de este modelo es extensa y de hecho cada fabricante que lanza productos nuevos en este segmento opta por el diseño convertible establecido por Lenovo con su primer modelo Yoga, que curiosamente es un ultrabook  y que solo usa este formato para sus unidades más elaboradas, ligeras y completas tanto en la gama domestica como en la gama Thinkpad profesional.

El Vivobook S300 sera sustituido, con toda probabilidad, por el nuevo Transformer Book Flip.

700 Euros es el precio oficial de este modelo, impuestos incluidos, así que podemos colocarlo entre portátiles de gama baja que apuntan ya a precios algo por encima de las soluciones más básicas del mercado. Entre sus competidores más interesantes yo colocaría incluso a sus hermanos de la serie VivoBook S300 de ASUS, también en 13” pero con procesadores y configuraciones algo más antiguas.

En cuanto a soluciones convertibles lo normal es ver precios más caros, ya dentro de gamas ultrabook. Sí que encontrara en algunas semanas más competencia directa con soluciones como los nuevos Aspire R de Acer además de otros modelos de la gama Flex de Lenovo. Por el momento tendrá algo de libertad en el mercado, pero sí que tendrá que competir con una extensa oferta de portátiles convencionales con prestaciones técnicas muy similares.

El Acer R14 sera más económico incluso que el Asus aunque también tendrá algunas características inferiores. Aun así esta claro que entra en el mismo segmento de convertible económico donde encontraremos al TP300L de ASUS.

Si nos atrevemos a cambiar un poco el tamaño de pantalla entonces una solución alternativa muy interesante la encontraremos en el S20 de MSI (11.6”) que tiene otro formato convertible, con pantalla abatible, y una configuración bastante equilibrada con precios de partida de menos de 600 Euros y pantalla de 1920x1080 puntos, SSD de 128GB, 4GB de RAM y un procesador Pentium y con una variante Core i5, 8GB por menos de 800 Euros.

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión

La duda que me queda es cuánto costaría esa ampliación a la pantalla FullHD que integran los modelos más avanzados del TL300 que nunca llegaran a España. Quizás 40 o 50 Euros más, 100 con gráfica dedicada, y este portátil se convertiría en uno de esos portátiles de 13” que bien pueden competir incluso con soluciones consideradas referentes como el modelo Macbook de 13”.

Creo que ASUS ha pecado de poca ambición con este modelo, podría competir en el segmento de los 800 Euros con una configuración más agresiva, y sería uno de los portátiles en los que todos pensaríamos para tener algo bueno, moderno, exótico y potente. Quizás estén a tiempo de corregir el error y podamos ver alguna versión más avanzada del TP300L, concretamente la TP300LD, que vienen bastante mejor configuradas.  

Secciones: Portátiles Tablets