Llega Intel Skylake-X y Kaby Lake-X, hasta 18 núcleos para entornos domésticos

por Antonio Delgado 19/06/2017 1

Hoy es el día en el que Intel ha lanzado oficialmente su nueva plataforma HEDT de alto rendimiento para entusiastas. Por primera vez se juntarán dos arquitecturas en el lanzamiento, Kaby Lake-X y Skylake-X, además de estrenar el nuevo socket LGA 2066 con 55 pines más que el anterior LGA 2011, la gama Core i9 y un nuevo chipset Intel X299.

No todos los procesadores Skylake-X anunciados llegarán ahora, de hecho la compañía ha pospuesto los modelos más interesantes que traerán al mercado doméstico chips Core i9 de 12, 14, 16 y hasta 18 núcleos con precios que irán desde los 1.200 Dólares hasta los 2.000 Dólares.

En realidad, los modelos que Intel ha lanzado hoy suponen una actualización de lo ya existente en Broadwell-X, con modelos que van desde los 4 núcleos hasta los 10 núcleos. Precisamente a esos 10 núcleos llega el primer Core i9 que llegará al mercado, el Core i9-7900X con sus 10 núcleos, 20 hilos y una velocidad de hasta 4,5 GHz.

Decíamos que es la primera vez que conviven dos arquitecturas en el lanzamiento de una serie de procesadores HDET, y lo hace de una manera un tanto curiosa. Si seguimos la estrategia de Intel en los últimos años con esta plataforma para entusiastas (refinar la arquitectura anterior para modelos de alto rendimiento), ahora le tocaba el turno a Skylake-X y, de hecho, esa arquitectura es la que ofrece los modelos de más núcleos y más interesantes con modelos desde 6 a 18 núcleos.

La extraña presencia de la séptima generación Kaby Lake llega con los modelos más modestos de 4 núcleos como el Core i7-7740X e incluso un Core i5 como el Core i5-7640X. Parece que Intel ha querido aprovechar su última arquitectura en HEDT por primera vez, aunque realmente no ofrezcan nada nuevo respecto de los Kaby Lake que podemos encontrar en LGA 1151.

Una de las novedades que sí encontraremos en Skylake-X es una nueva mejora del Turbo Boost, el Turbo Boost 3.0.

La tecnología Turbo Boost 2.0 presente en la actualizad permite ofrecer un extra de rendimiento aumentando los MHz de distintos núcleos a distintas velocidades dependiendo de la carga de trabajo y las velocidades. Así, lo habitual es tener una velocidad de trabajo normal, otra velocidad de Boost para todos los núcleos y otra velocidad de Boost para núcleos sueltos.

Con Turbo Boost 3.0 el procesador es capaz de detectar los dos núcleos que están rindiendo más para mejorar el rendimiento en tareas monocore o dual-core aumentando su velocidad por encima del máximo del Turbo Boost 2.0. Esta tecnología trabaja codo con codo con Windows 10 Anniversay edition o incluso las distribuciones de Linux con Kernels del 2017. Para ordenadores con versiones anteriores de Windows, Intel lanzará drivers para añadir soporte.

Además de Tubo Boost 3.0, Intel ha añadido otras mejoras como SpeedShift para conseguir una mejor eficiencia a la hora de activar núcleos rápidamente cuando se necesitan desde reposo. También se añaden nuevas instrucciones como la AVX512 enfocadas a vectorización y mejora de rendimiento en operaciones complejas.

Aunque la plataforma HEDT siempre se ha caracterizado por ser la que más líneas PCI-e ofrece, en las últimas generaciones Intel ya ha racaneado en este aspecto en los modelos más “modestos” y en esta ocasión vuelve a ocurrir. Por ejemplo, si bien la compañía no ha desvelado las líneas PCIe de los cuatro modelos más potentes, el Core i7-7900X llega con 44 líneas PCie, pero los modelos inferiores bajan hasta las 28 líneas en incluso los modelos Kaby-Lake-X se quedan en unas ridículas 16 líneas PCIExpress propias de la plataforma convencional LGA 115X y no de esta gama.

De hecho, dadas las especificaciones de los Kaby Lake-X, parece que estos procesadores no tienen mucha razón de ser en una plataforma que siempre ha sido una demostración de fuerza de Intel, ya sea por su alto número de núcleos, su gran número de líneas PCIe o sus múltiples canales de memoria, condiciones que Kaby Lake-X no cumple en ningún caso al ofrecer solo 4 núcleos, 16 líneas y tan solo dos canales de memoria.

Donde parece que si se desenvuelven bien los procesadores Kaby-Lake-X y esperamos que Skylake-X también, es en overclock. Antes de su lanzamiento oficial ya hay 8 records mundiales de velocidad y 23 primeros puestos en distintas competiciones y rankings de overclock. De hecho ya os enseñamos cómo se conseguían los 7,5 GHz de velocidad desde el Computex.

Como decíamos, los Intel Core Skylake-X y Kaby Lake-X estrenarán un nuevo chipset con denominación Intel X299

El Chipset Intel X299 viene a ser una adaptación de las tecnologías que la compañía ya dispuso en los Intel Z270 para su plataforma "mainstream" a la plataforma HEDT. Tenemos, por ejemplo, el soporte para la tecnología Intel Optane Memory para utilizar un módulo M.2 como caché.

Cuenta con 24 líneas PCIe, con hasta 8 puertos SATA III y 10 puertos USB 3.0. También, su controladora permite conectar hasta tres SSD PCIe 3.0 x4 a través de Intel Rapid Storage Technology y el osporte para las tarjetas de red I219 está garantizado.

El chipset X299 es el primero que estrena el nuevo socket R4, un socket que conoceremos más habitualmente con el nombre LGA 2066 y balo el que convivirán toda la línea Skylake-X y Kaby Lake-X, desde los modelos más modestos de 4 núcleos hasta los modelos más capaces de 18 núcleos y 36 hilos.

Destaca que Intel haya sido capaz de conseguir procesadores de tantos núcleos utilizando tan solo 2066 pines, no hay que olvidar que AMD, con su gama Threadripper utilizará un socket con prácticamente el doble de pines (4096).

Está claro que la llegada de los Core i9 es una respuesta de Intel al buen desempeño que han tenido los procesadores RYZEN y, de paso, se adelantan a la plataforma Threadripper también de su principal rival. No hay duda de que la competencia es un bien necesario en el mercado, hace pocos años era arriesgado pensar que tendríamos procesadores domésticos con más de 10 núcleos y en tan solo dos generaciones hemos pasado de 10 núcleos a 18 núcleos.

En los próximos días empezaremos a ver el desempeño real de Skylake-X y Kaby-Lake X. Todo apunta a que, al menos en los modelos de 4 a 10 núcleos, veremos una evolución de rendimiento inherente a las nuevas arquitecturas. No obstante, donde podremos conocer todo el potencial de lo que escondía Intel bajo la manga lo veremos cuando tengamos entre nosotros los modelos de 12, 14, 16 y a la bestia de 18 núcleos como es el Core i9-7980XE.