HTC 10, vuelve la cámara UltraPixel con más resolución y doble estabilizador óptico

por Antonio Delgado 12/04/2016 6

Hoy ha sido el día que HTC ha elegido para presentar su último buque insignia, un terminal que finalmente se llamará HTC 10 abandonando la gama "One" y que supone uno de los últimos cartuchos de la compañía para recuperar el éxito de épocas pasadas. No hay que olvidar que HTC fue una de las compañías pioneras en el mercado de los smartphones y de las primeras en apostar por Android como sistema operativo.

El HTC 10 mantiene las líneas de diseño de los anteriores HTC One M7, M8 y M9, una estrategia que, por un lado, afianza la imagen de marca de sus buques insignias pero que, por otro lado, parece no haberles ido demasiado bien en los últimos lanzamientos. No hay novedades respecto de las filtraciones que conocimos estos días, pero ahora podremos verlo con algo más de detalle.

El material escogido para dar forma al cuerpo de una pieza del HTC 10 es, como no podía ser de otra manera, el aluminio. Hay cambios importantes en el frontal y por fin la compañía prescinde de esos marcos inferiores tan grandes que tantas críticas habían recibido. De hecho, se pierde el logo de HTC en el frontal y se sustituye con un botón con lector de huellas que recuerda en forma al botón físico de los Samsung Galaxy. En la parte superior encontraremos el altavoz, los sensores de proximidad e iluminación y la cámara.

En la parte posterior destaca el logo de HTC, la cámara y el sensor de enfoque láser acompañado de un flash de doble tono LED. También llama la atención la línea rebajada entre la parte trasera y los bordes que le dan un toque distintivo. En total tenemos unas medidas de 146 x 71,9 mm y un grosor de 9mm, siendo el punto más grueso el que corresponde con el saliente de la cámara. Su peso se queda en 161 gramos.

La pantalla es de 5,2 pulgadas con un panel SuperLCD IPS protegido por una capa de Gorilla Glass 4 y, por primera vez en su buque insignia, tendrá una resolución QHD de 2.560 x 1.440 píxeles, es decir, con una densidad de pantalla de 564,85 ppp. Bajo esta pantalla encontraremos al todopoderoso Snapdragon 820, un SoC que parece haberse convertido en la referencia para la gama alta por su potencia superior a otras alternativas. Le acompañarán 4 GB de memoria RAM y 32 o 64 GB de almacenamiento interno ampliables con tarjetas micro SD sin límite práctico de tamaño (HTC asegura 2 TB de capacidad máxima para la micro SD, pero no existen todavía modelos de esa capacidad).

La tecnología UltraPixel vuelve en la cámara este HTC 10, una tecnología que la compañía ya integró en terminales pasados y que consiste en utilizar menos megapíxeles pero con captadores de mayor tamaño para mejorar la cantidad de luz recogida. Los primeros móviles con UltraPixeles se quedaban en unos escasos 4 MP, una cifra que hizo que la cámara no tuviera muy buena acogida, pero ahora, con 12 MP y un tamaño de 1,55um por captador, debería poder colocarse al nivel de los mejores terminales del mercado en ese sentido. De hecho, lo que ha hecho Samsung con la cámara de los Galaxy S7 y S7 edge es básicamente lo mismo que hizo HTC Con UltraPixel.

A la cámara le acompaña un sensor de enfoque láser, doble flash LED de dos tonos, y una lente con apertura F/1.8 para captar grandes cantidades de luz. Tampoco podía faltar un estabilizador óptico. Naturalmente, soporta vídeo 4K, FullHD y cámara lenta a 120 FPS.

En la parte frontal se mantiene la apertura de F/1.8 pero los megapíxeles se reducen a  5MP y pasa a denominares "UltraSelfie". Además, e HTC One se convierte en el primer smartphone del mundo en integrar dos estabilizadores, uno para la cámara trasera y otro para la frontal.

También hay que destacar la incorporación de un DAC de audio de alta definición de 24-bit que ha hecho que el HTC 10 esté certificado como dispositivo Hi-Res.

En cuanto a la batería que alimentará al HTC 10, será de 3.000 mAh igualándose así a otros terminales como el Galaxy S7 de Samsung. Además, al llevar el Snapdragon 820, será 100% compatible con el sistema de carga rápida Quick Charge 3.0.

Para la versión de Android que HTC ha integrado , tenemos Marshmallow 6.0 con la famosa capa de personalización Sense en su última versión.

El HTC 10 llegará en mayo por un precio recomendado de 799 Euros y ya se puede reservar en negro, gris y dorado. Una cantidad bastante elevada que lo aleja de terminales de gama alta como el LG G5, Huawei P9 o incluso el Samsung Galaxy S7 y que podría ser un handicap importante que no ayudaría a HTC a remontar el vuelo.