Cómo abrir de forma eficiente nuestro Plex a Internet

por Javier Rodríguez 23/02/2015 ...

Hace algunos días os mostramos lo fácil que es instalar Plex en cualquier PC y compartir carpetas locales o remotas como servidor DLNA o en streaming. Ahora toca dar el siguiente paso que es poder acceder a los contenidos de nuestro servidor Plex estemos donde estemos y desde multitud de plataformas diferentes.

Ya os mostramos cómo instalarlo y lo fácil que se administran carpetas y bibliotecas con su interfaz Web pero podemos dar un paso más y conectar nuestro “servidor” a la nube de Plex y administrarlo y acceder a él desde la múltiples aplicaciones Plex que podemos encontrar en televisores, smartphones, tablets, navegadores, etc. Para ello solo tenemos que logear con nuestra cuenta, entrar en el administrador web de nuestro servidor, basta con pinchar dos veces en el icono de la barra de tareas.

Abierta la web de administración nos dirigiremos a “ajustes” y “conectar”.  A la derecha veremos que hay opciones avanzadas. Pinchamos y eso nos permitirá cambiar el puerto de conexión a internet. Por defecto es el 32400 pero mi consejo es que mapeemos otro en el NAT de nuestro router para tener algo más de seguridad contra “bots”. Podemos hacer una variación leve, como hemos hecho nosotros, o elegir cualquier puerto que se nos ocurra. Lo importante es evitar “bots” preconfigurados para buscar alguna vulnerabilidad en el puerto por defecto. Esto es una medida básica de seguridad que debemos usar activamente cuando abrimos un puerto en nuestro router aunque, como es lógico, a veces es imposible puesto que otros servicios dependen de ciertos puertos inevitables (80 para web, 25 para smtp, etc.)

Antes de conectar tendremos que abrir el puerto en el NAT de nuestro router. Esto varía dependiendo de cada router pero básicamente es redireccionar un puerto concreto a una IP local concreta. La ventaja es que con Plex solo tenemos que abrir un único puerto TCP, el que hemos configurado antes.

Plex hace todos los ajustes en el Firewall de nuestro sistema así que no tendremos que repetir la operación en el firewall de Windows. Aplicados los cambios en el NAT del router ya podemos conectar con los servicios online de Plex. El resultado es que podemos, sin necesidad de saber IPs externas, ni DNS dinámicas, acceder a nuestro servidor multimedia por streaming desde cualquier punto de Internet. Además se centralizan todos nuestros servidores si usamos la misma cuenta y podemos compartir nuestros contenidos con otros usuarios sin el más mínimo problema.

Otra de las ventajas de Plex es que se adapta bien a todo tipo de conexiones, mediante diversos formatos de calidad de streaming, incluso de forma automática. Lo mejor es contar con una conexión de ultima generación con una buena subida para poder tener una calidad de streaming excelente pero aun así se puede adaptar a conexiones menos dotadas de forma eficiente. 


Tags: Software