Android 5.0 Lollipop. Primer contacto

por Javier Rodríguez 18/11/2014 5
Web

Introducción

Android 5.0 Lollipop es el siguiente paso en la evolución de Android y parte con la intención de empezar a homogeneizar un montón de dispositivos de otro montón de fabricantes que van desde los teléfonos móviles, tablets, pinchos, relojes, dispositivos Smart para TV…. Una gran mezcolanza de opciones que posiblemente vea en Android 5.0 su punto de referencia y encuentro. Los cambios que hemos experimentados no son un giro radical pero sí que son importantes cada cual en su medida.

Las mejoras técnicas

Android 5.0 tiene casi más cambios por dentro que lo que podemos ver por fuera. ART se convierte en la rutina de ejecución por defecto y según Google trae mejoras de ejecución que lo hacen hasta cuatro veces más rápido que su antecesor. En Android 4.4 podíamos elegir entre Dalvik y Art. Ahora el uso de Art es mandatorio.

Se introducen otras mejoras interesantes como el soporte para procesador de 64-Bit. Es el primer Android con esta capacidad y dará el pistoletazo de salida a toda una nueva generación de procesadores ARM con esta tecnología. Procesadores x86 también se beneficiarán de estas nuevas versiones que tendrán mayor efecto en aplicaciones de uso intensivo de memoria y además propiciará que veamos dispositivos con cuatro o más Gigabytes de RAM en un futuro muy próximo. Los procesadores MIPS, que pretenden entrar con fuerza en este sector, también tendrán soporte. Las primeras apps beneficiadas serán las que estén completamente programadas en Java.

Se introducen también otras mejoras como el soporte USB Audio que permitirá conectar DSPs directamente a los dispositivos Android con soporte por software. Bluetooth 4.1 también tendrá soporte nativo y se mejora la eficiencia de las baterías con mejoras, según Google, de hasta 90 minutos en algunos dispositivos.

También se introduce un nuevo paquete de extensiones para dar cobertura a la nueva generación de GPU con capacidades de ejecución de cálculo general. Esto da paso a la posibilidad de ver aplicaciones aceleradas por las múltiples unidades de “shaders” que conforman cualquier GPU moderna y que tantas mejoras de rendimiento han llevado a otras plataformas como en PC o Mac.