ASUS VivoWatch

por Antonio Delgado 23/04/2015 4
Funciones
Resistencia
Autonomía
Precio
Web
Medición de pulso, pasos, UV, sueño.
IP67.
10 Días.
149 Euros.
Puntuación de ASUS VivoWatch en la review:

Introducción

Este es el año de los wearables, un gran número de fabricantes, incluyendo la mayoría de los grandes actores del mercado de dispositivos móviles, se han lanzado a crear dispositivos para llevar con nosotros en todo momento, ya sea para complementar al Smartphone con funciones adicionales o información más accesible o para cuantificar distintos datos de nuestro estado para tener todo bajo control.

Si hay una compañía que siempre se ha caracterizado por explorar la mayoría de campos relacionados con la informática y la tecnología es ASUS. En su catálogo encontramos desde componentes de PC hasta móviles, pasando por toda clase de periféricos, tablets y demás aparatos tecnológicos.

El pasado mes analizamos su primera incursión en el mundo de estos wearables, el ASUS ZenWatch, un reloj inteligente basado en la plataforma Android Wear con un gran diseño y calidad que complementaba a cualquier Smartphone con Android. Sin embargo, a pesar de disponer de alguna que otra función de monitorización de la salud como el podómetro o el sensor de pulso, estaba claro que su función principal no era esa.

Hace unos meses empezamos a conocer informaciones que hablaban de un posible smartwatch que solucionaría uno de los principales problemas que arrastran muchos de estos dispositivos: su autonomía. El misterioso smartwatch de ASUS duraría unos 10 días sin necesidad de recargarse.

Finalmente ha llegado bajo el nombre de ASUS ViVoWatch, aunque no se trata exactamente de un smartwatch, a pesar de tener forma de reloj con un diseño inspirado claramente en el ZenWatch, el nuevo reloj de ASUS está enfocado a aquellas personas deportistas (o no tanto) que quieren tener bajo control su actividad para optimizarla al máximo. Por ello, este dispositivo se engloba más hacia la familia de “smartband”  o pulseras cuantificadoras, pero sin renunciar a un diseño muy cuidado y con una gran autonomía.

Especificaciones y diseño

Especificaciones técnicas

El VivoWatch es un dispositivo para controlar datos relacionados con la actividad física, desde la frecuencia cardíaca hasta los pasos que damos y las calorías que quemamos realizando ejercicio. Para ello integra distintos sensores dedicados exclusivamente a esa tarea.

En cuanto al hardware propiamente dicho, tenemos una pantalla monocroma con una resolución de 128 x 128 píxeles protegida por una capa de cristal Corning Gorilla Glass 3 con una ligera curvatura. Bajo ella se esconden todos los sensores que recogerán la información del usuario, tenemos un acelerómetro de 3 ejes para detectar el movimiento del dispositivo y cumplir con la detección de pasos y parte de la monitorización del sueño

En la parte frontal, en concreto en la zona inferior, tenemos un sensor de radiación UV que nos indicará en todo momento el nivel de radiación ultravioleta, algo bastante práctico para saber si necesitamos protección solar, sobre todo si realizamos ejercicio en la época veraniega.

Justo en la misma zona encontraremos un LED alargado que se ilumina en verde o en rojo dependiendo de la función concreta.

En la parte trasera encontramos el sensor de frecuencia cardíaca ASUS VivoPulse. Si recordáis la review del ASUS ZenWatch, el smartwatch de la compañía tenía ciertos problemas con la medición de pulso, realizada desde los propios marcos del terminal. En esta ocasión la compañía ha mejorado enormemente la medición de las pulsaciones gracias a este sensor.

Se trata de un sensor de tipo óptico, formado por un pequeño emisor de luz láser verde que tiene a su derecha el sensor óptico encargado de detectar las variaciones de intensidad que produce el paso de la sangre a lo largo de la muñeca.

La resistencia al agua y al polvo está garantizada con el cumplimiento del estándar IP67, lo que asegura que nunca entrará polvo al dispositivo, bajo ninguna circunstancia, y que es capaz de resistir inmersiones completas a una profundidad de 1 metro durante un tiempo de media hora. Esto nos permite utilizarlo en la ducha o incluso si nos bañamos, aunque hay que tener en cuenta que no podemos realizar largas sesiones de natación con el reloj puesto.

Para la conexión con el Smartphone, el ASUS VivoWatch cuenta con conectividad Bluetooth 4.0.

Diseño

Pasando ahora al diseño, si conocéis el ZenWatch, el VivoWatch os resultará familiar. Se mantienen los bordes metálicos que le dan sin duda alguna un toque mucho más Premium que otras pulseras y relojes fabricados en plástico. La pantalla curvada ayuda a reforzar este acabado Premium.

En tamaño de largo x ancho es algo más pequeño que el del smartwatch de ASUS, en concreto mide 43 x 36 mm (el ZenWatch medía 52 x 40 mm), sin embargo el grosor es mayor, pasando de 9,4 mm a unos 11 mm. Sin embargo he de reconocer que una vez colocado en la muñeca parece menos grueso de lo que realmente es, algo causado por los marcos más finos que destacan sobre el fondo negro del resto de la estructura. El peso es el mismo, de 50 gramos

Volvemos a encontrarnos con correas intercambiables de 22mm, algo de agradecer ya que deja abierta la opción a colocarle cualquier correa que queramos. De serie viene con una correa de goma que le da un acabado mucho más “sport” y que coincide con el uso deportivo al que va enfocado. El enganche es el común de hebilla, con el mismo color plateado que los marcos del reloj.

 

Funciones e Interfaz

El ASUS VivoWatch es un dispositivo enfocado a monitorizar nuestra actividad, eso significa que nos tenemos que olvidar de cualquier tipo de interacción con el móvil más allá del envío de los datos capturados, las alarmas o de la propia configuración del reloj. No hay envío de notificaciones del Smartphone al Vivowatch, ni podremos iniciar aplicaciones ni nada parecido a las funciones propias de un smartwatch.

Dicho esto, el VivoWatch funciona de manera independiente al móvil, sin embargo, inicialmente deberemos sincronizarlo al menos una vez para introducir nuestros datos (edad, peso, altura, sexo) y también para que el dispositivo pueda sincronizar la hora. Este proceso se realiza a través de la aplicación ASUS HiVivo disponible, al menos por el momento, tan solo para el sistema operativo Android. Una vez hecho esto, el reloj ya puede funcionar independientemente del móvil.

La interfaz se basa en distintas pantallas a las que podremos acceder mediante gestos táctiles (derecha-izquierda-arriba-abajo-pulsación). Por defecto el VivoWatch mostrará la hora, ya sea en modo digital o simulando las agujas de un reloj (esto se puede cambiar desde la app del móvil), y estará bloqueado. Para desbloquearlo hay que pulsar el botón físico lateral, el único botón físico del que dispone.

Una vez desbloqueado, hacia la derecha tendremos el sistema de medición de pulso puntual que nos mostrará las pulsaciones por minuto, otra pantalla a la derecha encontraremos la alarma, que vibrará a la hora definida. La alarma puede definirse desde la aplicación o desde el propio reloj, modificando las horas y los minutos. Esta función necesita pulirse algo más, ya que no siempre funciona como debería y hay días en los que no vibra.

Una ventana más allá encontraremos el medidor de radiación ultravioleta, seguido del registro de actividad diaria que muestra los pasos y las calorías consumidas. Todas estas pantallas forman una interfaz de tipo circular, por lo que si seguimos deslizando volveremos a empezar y funciona tanto hacia la derecha como hacia la izquierda.

Partiendo desde la interfaz principal, la del reloj, si en vez de ir hacia los laterales desliamos hacia arriba o hacia abajo nos dará acceso al llamado “índice HI” o Happiness Index (índice de felicidad). Se trata de una medida, de 0 a 100, que ha introducido ASUS y que se basa en la actividad que realizamos, lo bien o mal que dormimos, etc.

Un paso más arriba encontramos la mencionada información sobre el sueño. Esta información se actualiza cada día y muestra las horas que hemos dormido y las horas de sueño de “confort”, cuando estamos más profundamente dormidos y cuando el cuerpo descansa más.

El VivoWatch detecta automáticamente cuando dormimos, no hay que indicarle nada ni activar ningún modo. Para ello se basa en el movimiento del reloj y en el sensor de pulso.

Finalmente, un paso más arriba, encontramos la información del ejercicio. Esta información es independiente de la que muestra la ventana de información de actividad general y se basa en recopilar los datos del “modo ejercicio”, un modo especial del reloj del que os hablaremos a continuación.

El modo de ejercicio se activa al mantener pulsado durante unos 3 segundos el botón físico del Vivowatch. Se debe activar cuando vamos a realizar ejercicio, tras lo que empezará a cronometrar el tiempo si detecta movimiento, además de mostrar a tiempo real las pulsaciones por minuto.

Si nos vamos moviendo hacia la ventana de la derecha, veremos una gráfica con las pulsaciones por minuto de los últimos 60 segundos y una ventana más allá encontraremos los datos relativos a la distancia recorrida y a la velocidad. Esta información se basa en los datos del podómetro.

También podremos ver el número de calorías quemadas durante el ejercicio y el número de pasos realizados.

Además, el VivoWatch se basa en los datos que le hemos indicado sobre nuestro peso, edad y altura, o los objetivos que queremos cumplir, para indicar una intensidad óptima de ejercicio. Si realizamos ejercicio con la intensidad óptima (ejercicio aeróbico), la barra LED se iluminará en color verde, si nos pasamos de intensidad (ejercicio anaeróbico) el color cambiará a rojo para avisarnos de que deberemos reducir el ritmo, ya que en el modo aeróbico se queman más calorías, se potencia la resistencia y el corazón se fortalece.

Todos estos datos se pueden sincronizar con la aplicación ASUS HiVivo para tener un control periódico de nuestra actividad. También se pueden sincronizar con el servicio online ASUS Healthcare y compartir esta información con amigos o familiares a los que hayamos otorgado el acceso. Siempre suele ayudar a la motivación el realizar ejercicio con más gente o realizar algún tipo de “competición”.

Experiencia de uso ASUS VivoWatch

He podido utilizar el ASUS VivoWatch durante una semana completa, 7 días durante los que ha estado funcionando constantemente (de hecho no se puede apagar) y durante los que ha recibido tres actualizaciones de firmware que han añadido algunas características y mejorado otras.

Aunque cuando lo vi por primera vez daba la sensación de que su grosor iba a ser un problema en cuanto a llevarlo en la muñeca, tanto por comodidad como por estética, en ASUS han hecho un buen trabajo y gracias a su forma redondeada que hace que pierda grosor en los extremos, el VivoWatch luce realmente bien, de hecho, no conozco ningún otro dispositivo cuantificador con un acabado tan elegante, realmente parece un reloj y no un accesorio exclusivamente deportivo, por lo que podremos llevarlo en cualquier situación sin problemas.

En cuanto a las funciones deportivas del VivoWatch todo funciona como debe, como ya comenté en la parte de las especificaciones, el sensor de pulso funciona perfectamente y es una mejora enorme respecto al sistema que utilizaba el ZenWatch. Hay que tener en cuenta que es un sensor que funciona a tiempo real, podemos conocer las pulsaciones por minuto de un instante concreto, algo muy variable depende de la situación del momento, y también las pulsaciones por minuto reales durante ese minuto que nos ayudará más en la realización del ejercicio.

La medición de radiación ultravioleta también puede resultar útil, sobre todo ahora que se acerca la época veraniega y donde podemos sufrir quemaduras si salimos a realizar deporte al sol.

La medición de pasos se realiza mediante un podómetro basado en el acelerómetro, generalmente es bastante preciso, sobre todo en la realización de ejercicio donde los movimientos suelen ser más marcados y la detección es más clara. En reposo es más habitual que el reloj tome algún movimiento esporádico como un paso falso, pero eso es algo inevitable en los podómetros con este sistema, por lo que en ese sentido no hay ningún problema. Quizás un GPS hubiera sido la guinda al pastel, pero eso haría que la autonomía se redujera considerablemente y aumentaría sin duda el tamaño del dispositivo.

Otra función interesante, o al menos curiosa, es el aviso “Walk reminder”, si el reloj detecta que llevamos demasiado tiempo sin movernos (no durante el sueño), nos mostrará un aviso para que caminemos o corramos un rato.

No todo es de color de rosa, el único fallo de funcionamiento lo hemos encontrado en el sistema de alarmas, aparte de ser algo confuso para saber cuándo está activada la alarma o cuándo no si la configuras desde el propio reloj (desde la app es bastante claro), la alarma no siempre se activa, pero sin duda es un fallo menor que es más que seguro que solucionarán en sucesivas versiones del firmware. De hecho, en ese sentido se ve que ASUS está cuidando ese aspecto con varias actualizaciones a lo largo de la semana.

El apostar por una resistencia al polvo y al agua IP67 es un acierto y nos evita preocupaciones en la ducha o al lavarnos las manos por ejemplo, aunque alcanzar el IP68 sería una mejora importante, sobre todo para los que realizan actividades acuáticas puedan utilizar el reloj sin preocuparse por el tiempo de uso, ya que pasar de los 30 minutos que asegura la resistencia IPX7 es bastante habitual en esas actividades.

En cuanto a la elección de una pantalla monocromo me parece un acierto, en un dispositivo como este no tiene sentido sacrificar batería para tener colores en la pantalla, y la funcionalidad que ofrece la pantalla del VivoWatch es más que suficiente para conocer toda la información necesaria. De hecho, personalmente, incluso si estuviéramos hablando de un smartwatch o complemento del Smartphone, prefiero una pantalla de bajo consumo como esta que el último panel a color y alta resolución.

Esto sin duda ayuda a la autonomía de VivoWatch, ASUS promete de 7 a 10 días de autonomía con su batería, y al contrario de lo que suele ocurrir en muchos dispositivos que dependen de una batería para funcionar, en este caso cumplen con su palabra.

En 7 días de uso continuo la batería ha pasado del 100% al 38%, por lo que basándonos en estos datos podemos afirmar que los 10 días de uso los cumple sin problemas. Posiblemente la autonomía varíe dependiendo de los modos de uso, con una monitorización normal será bastante sencillo pasar de esos 10 días, pero si utilizamos todos los días durante largas sesiones el modo ejercicio posiblemente la autonomía se vea reducida, pero dudo mucho que incluso en esos casos llegue a bajar de los 7 días.

Conclusión

ASUS ha conseguido fusionar las funciones de una pulsera cuantificadora con un diseño exclusivo y cuidado que no desentonaría al lado de muchos relojes analógicos o digitales. Nos habíamos acostumbrado a que estos dispositivos de monitorización de la actividad fueran de plástico o goma, generalmente en forma de pulsera, incluso con colores llamativos y poco discretos, y sin duda el VivoWatch ha conseguido diferenciarse del resto con sus acabados Premium que le permiten ser utilizado en público y en prácticamente cualquier situación.

También es cierto que todo esto se paga, y los 149 Euros que cuesta lo alejan de otras pulseras cuantificadoras de la competencia, pero está claro que juegan en otra liga de acabados, diseño y sobre todo autonomía y es tarea del futuro comprador valorar si está dispuesto a desembolsar esa cantidad por el VivoWatch. Hay opciones más baratas, pero no con esos acabados.

Por otra parte, si bien es cierto que podría suponer un impacto la autonomía, sí que se echa de menos el disponer de algún tipo de sistema de notificaciones del Smartphone en el Vivowatch o incluso un sistema de control de ciertos elementos, por ejemplo la música o poder silenciar el móvil ante una llamada. Son cosas básicas que ya pudimos ver en algunos de los primeros relojes para complementar al móvil como los Sony MBW de hace unos años y que a pesar de ello, mantenían una autonomía de unas dos semanas. Ya comentamos en la review del ASUS ZenWatch que quizás lo que muchos usuarios agradecerían es un equilibrio entre funcionalidades y autonomía.

Sin embargo no hay que olvidar que el VivoWatch es un dispositivo cuantificador y no un smartwatch, por lo que tampoco sería justo pedirle este tipo de funciones, quizás en un futuro sí que veamos algo intermedio entre, por ejemplo, el ZenWatch y este modelo, de hecho el VivoWatch sería un excelente punto de partida en ese sentido.

La compañía ha asegurado que el VivoWatch es el primero de este tipo de una serie de soluciones enfocadas a monitorizar nuestro estado, por lo que seguramente veremos más dispositivos cuantificadores de la mano de la compañía en los próximos meses.

Mientras esos nuevos modelos llegan, el VivoWatch se ha convertido en prácticamente la única opción para los que buscan un dispositivo cuantificador práctico, con una autonomía más que decente y quieren algo elegante para llevar puesto a diario

  • Producto: ASUS VivoWatch
  • Fecha: 23/04/2015 13:58:11
Tags: ASUS Gadgets
Secciones: Smartwatches