Severux Armor R7 Black Edition

por Javier Rodríguez 07/05/2015 14
Dimensiones
Formato placa
Limitaciones
Precio
Web
(L) 500 x (An) 226 x (Al) 525 mm
ATX, MicroATX, Mini-ITX
390mm GPU, 160mm CPU
45 Euros

Introducción

Introducción

La Armor R7 Black Edition es una caja ATX de diseño moderno destinada a esos usuarios que buscan una caja de diseño agresivo y con las características que solemos requerir todos actualmente como es la buena adaptación a los nuevos métodos de almacenamiento, ventilación de calidad y accesibilidad. Veremos en nuestro análisis si este producto, que está ahora mismo a un precio realmente económico, entra dentro de nuestra propia selección de cajas ATX que tener en cuenta a la hora de montar un PC equilibrado.

Este mercado está realmente saturado pero siempre es bueno ver cómo elementos patrios arriesgan en diseños y precios para intentar ofrecer lo que parece un producto bastante equilibrado aunque, como todo, no exentos de mejoras y correcciones.

Características

Características

Severux ha buscado en la Armor R7 Black Edition un diseño agresivo con inclinación de delante a atrás y un acabado completamente negro donde destaca, con calidad, un lateral acrílico tintado que le da un toque de gran calidad a la caja. Es una caja de diseño agresivo, con bahías ocultas, pero ahora es el momento de las especificaciones.

Se trata de una caja ATX fabricada en chapa SECC de 0,6mm (una caja robusta debe partir al menos de 0,8-1mm de espesor de chapa) con acabados en ABS y combinaciones metálicas. Está completamente pintada en negro. Las dimensiones son de 500 de largo, 525 de alto y 226mm de ancho. Es una caja compacta para ser ATX, al menos en los tiempos que corren, y eso la estiliza pero también le complica algo la vida al usuario.

La caja admite placas base de formato ATX y cualquier otra de tamaño inferior. Las bahías internas se cuentan por 2 bahías de 5.25”, de las que curiosamente una no está expuesta al exterior (serviría para un depósito con o sin bomba por ejemplo) y cinco bahías de 3.5” de las cuales 1 es expuesta y el resto internas. Tres de ellas son adaptables también a unidades de 2.5” y de este formato tenemos también una fijación detrás de la placa base que siempre se agradece para un interior lo más limpio posible. Un defecto que tiene el sistema de bahías de esta caja es que el módulo de 3.5” no es extraíble, no sin eliminar los remaches que la fijan al chasis. Aun así deja el hueco suficiente para que no tengamos problemas en montar ninguna tarjeta gráfica del mercado. Admite hasta 390mm de largo para tarjetas gráficas y disipador de CPU de hasta 160mm.

La fuente se sitúa en el fondo de la caja, cuenta con el único filtro de la caja de fácil acceso. Hay más pero para limpiarlos tendremos que hacerlo insitu porque no son fácilmente extraíbles. La fuente puede ser del tamaño que queramos, no encontraremos problema en este sentido.

Este es el filtro frontal, imposible de sacar para limpiarlo debajo del grifo salvo que queramos echar media hora desmontándolo y otra media hora para volverlo a montar. Eso sí, los paneles son realmente fáciles de retirar.

La ventilación de serie cuenta con dos ventiladores frontales de 120mm con leds azules. Vienen de serie. En la parte trasera otro ventilador de 120mm pero esta vez sin alardes en iluminación. La caja admite dos ventiladores adicionales en el “techo” pero también es el sitio perfecto para añadir ventilador en forma de refrigeración líquida con kits de hasta 240mm. 

El panel superior es cómodo y tiene espacio interior para esconder dos ventiladores y dejar sitio para el radiador debajo. 

Los ventiladores del kit de refrigeración líquida. 

El radiador queda debajo y sin estorbar para nada a la placa base.

La cubierta superior de la Armor R7 Black Edition es extraíble y podemos montar ahí los ventiladores, el radiador puede quedar debajo y el espacio queda perfectamente distribuido. En el frontal no podremos hacer esto puesto que esta el dichoso rack de discos que no podemos quitar sin retirar los remaches y que puede que le resten a la caja bastante estabilidad y por tanto tengamos, posiblemente, efectos secundarios como vibraciones.

Sea como fuere la ventilación es adecuada y tenemos opciones de montar buenos kits de refrigeración líquida. El frontal de puertos también está bastante bien trabajado. Está oculto bajo una ventana acrílica que tendremos que retirar para acceder a los puertos. El problema es que no hay donde dejarla así que o la dejamos perdida en algún cajón o nos peleamos con ella lo que nos resta de vida. El frontal de conectores está en realidad encima de la caja, es cómodo y muy completo. 

Cuatro puertos USB, dos de ellos de tipo 3.0, lector de tarjetas para SD o MicroSD, los botones habituales, los leds habituales y, como colofón, dos selectores para dos zonas de ventiladores que podemos poner en tres posiciones: lento, parada o rápido. Todo un detalle de calidad.

Éste es el único filtro disponible que realmente podemos retirar y limpiar fácilmente. Corresponde a la fuente de alimentación.

Diseño, montando un PC de alta gama

Diseño, montando un PC de alta gama

La caja me gusta, no puedo evitarlo. Es agresiva, está muy bien pintada y ese lateral acrílico tintado le da un toque irresistible. Aun así uno es profesional, ha visto ya unas cuantas cajas, y esta caja está lejos de ser perfecta. Es demasiado estrecha y la solución tomada por la marca, de una chapa trasera con inclinación para la canalización de cableado es inteligente pero insuficiente. Insuficiente porque la canalización prácticamente se la come el “troncal” de alimentación ATX. Si queremos ocultar todo bien tendremos que echar mano de fuerza y maña para forzar el cierre del lateral trasero.

Sí me gusta mucho el detalle del disco de 2.5” detrás de la placa base. Yo soy de la “·Asociación de usuarios de PC que solo necesitamos y queremos un SSD” (AUPCSNQSSD) y tenerlo oculto y bien colocado es algo que enamora a primera vista. Las bahías sin herramientas son otro detalle indispensable en cualquier caja moderna que se precie y aquí también lo encontraremos. La caja tiene un interior amplio y todo queda bien ordenado y el flujo de aire está exento de problemas. Está pidiendo componentes de gama alta en su interior.

Anclaje para un disco de 2.5", con perforaciones para su correcta ventilación, en la chapa de apoyo de la placa base. También hay un taladro en la zona de CPU que facilita el montaje de sistemas de refrigeración con anclajes personalizados.

Entiendo que el frontal agresivo necesitaba algo de simetría pero la falta de continuidad del diseño en el lateral derecho hace que todo parezca un poco raro. La inclinación natural de la caja, más levantada de delante que de detrás, con sus grandes patas rematadas en goma, me gusta mucho, hace todo más accesible y es sutil. El frontal completamente cerrado para mi es perfecto, bien trabajado, y consigue un acabado de equipo “gaming” de calidad.

En ella hemos montado algunos de los últimos componentes de calidad que han pasado por nuestras manos como la ASRock X99 OC o la impresionante fuente DigiFanless 550w de Enermax. Esta caja los ha albergado con soltura y con cuidado en los detalles y la verdad es que hemos quedado muy complacidos con los acabados. Pero ahora os lo cuento con detalle.

Temperaturas, ruido y experiencia

Temperaturas, ruido y experiencia

En los puntos importantes esta caja es de una calidad reseñable. Sus juntas protectoras para la fuente, los espacios, todo invita a proporcionarle componentes de calidad. Nosotros para probarla montamos una plataforma Intel de socket 2011-v3 al completo y eso exige bastante a todos los componentes. El kit de refrigeración líquida Coolermaster quedó controlado por la placa pero los ventiladores de la caja los dejamos en manos del control manual. Lo cierto es que no hay gran diferencia entre los modos de alta y baja en esta caja pero eso, sin lugar a dudas, es más cosa de los ventiladores escogidos por Severux ya que el selector simplemente pasa 12 o 7v o parada.

La caja no produce vibraciones, al menos con nuestra configuración y la ventilación general es lo suficientemente potente como para mantener todo nuestro sistema en condiciones estables, con un overclocking moderado, teniendo en cuenta que la fuente elegida es completamente pasiva y precisamente depende de la calidad de la ventilación de la Armor R7 Black Edition para su buen desempeño. Como pudisteis leer en nuestro análisis de la DigiFanless 550w de Enermax todo estuvo bajo control sin el más mínimo problema.

Los ventiladores frontales integrados, el trasero prescindimos de él, son silenciosos y le dan ese toque azul eléctrico a la caja tanto desde el frontal como desde el interior. Toda la pintura negra interior y exterior mejora el contraste de la iluminación.

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión

Sí, esta caja tiene sus defectos, todas los tienen en realidad y por eso es tan fantástico el mundo del PC, siempre hay un modelo para cada necesidad. La Severux Armor R7 Black Edition puede cubrir las necesidades de jugadores o entusiastas que buscan algo económico, la podemos encontrar de oferta actualmente por unos 45 Euros, que buscan una caja de aspecto moderno con detalles de calidad.

Me quedo sobre todo con su lateral acrílico tintado, su frontal de excelente factura y con su panel de conectores muy completo para una caja de este coste. Sin duda habrá que seguir de cerca a esta nueva marca Española porque de momento están haciendo un trabajo notable.

  • Producto: Severux Armor R7 Black Edition
  • Fecha: 07/05/2015 0:07:47
Secciones: Cajas de Ordenador