Microsoft Surface Pro 4

por Javier Rodríguez 23/02/2016 3
Procesador
RAM y almacenamiento
Pantalla
Precio
Web
Intel Core i5-6300U
8GB DDR4 y 256GB NVMe
12.3" 2736x1824 puntos
Desde 999 Euros

Introducción

La gama Surface nos promete alto tan goloso como llevar un Tablet que tiene la potencia y las funciones de un ordenador portátil o que incluso se puede convertir en un gran ordenador de sobremesa cuando llegamos a casa o a la oficina. Formato, potencia, sistema operativo y accesorios se conjugan de forma excepcional para precisamente conseguir un ordenador que nos sirva para todo o para casi todo. La Surface Pro 4 es la cuarta generación de esta gama, pero es quizás la menos arriesgada de todas puesto que basa su éxito en mejorar algunos aspectos de la Surface Pro 3 que fue sin lugar a dudas el cambio más radical en una gama de producto que a Microsoft le costó bastante hacer funcionar.

Ahora es una máquina bien engrasada que recibe algunos ajustes y las mejoras lógicas de la entrada de nuevos procesadores, memorias, almacenamiento, etc. Todo esto se traduce en cambios estéticos ligeros, pero en algunas mejoras interesantes que logran de la Surface Pro 4 un sistema más potente manteniendo la eficiencia energética.

Nuevo hardware

La Surface Pro 4 incorpora, salvo en su modelo mas básico, los nuevos procesadores Core de Intel de bajo voltaje de sexta generación. Son procesadores de un consumo TDP de unos 17w que requieren ventilación activa (salvo en el modelo mas básico que monta un Core M3), que es la base de las anteriores versiones de la Surface Pro. Es por tanto un Tablet con el hardware con el que se equipan los mejores ultrabooks del mercado.

Estos nuevos procesadores no ofrecen grandes mejoras con respecto a los modelos Haswell del año pasado, en lo que se refiere a CPU, pero mejoran la eficiencia y también introducen un motor gráfico Intel HD Graphics 520, que es hasta dos veces más rápido que la generación anterior (más incluso si optamos por la versión más capacitada de la Surface Pro 4 que viene con gráficos Iris Pro 540 de Intel). Eso hace de la Surface Pro 4 una máquina bien engrasada a la que además se añaden mejoras importantes en otros subsistemas de la máquina.

Una de estas mejoras importantes la encontramos en su sistema de almacenamiento, que ahora usa un interfaz PCI Express, logrando velocidades lineales y de acceso aleatorio muy superiores a la generación anterior. Las capacidades disponibles aumentan hasta una opción de 1TB de capacidad, con una capacidad mínima de 128GB. Es una mejora que también trae consigo precios más elevados que los precios de partida de la Surface Pro 3 en su ventana de lanzamiento.

Otro de los aspectos de hardware mejorados en la Microsoft Surface Pro 4 lo encontramos en la introducción de un bus de memoria DDR4. Es una de las ventajas funcionales de Skylake, lo que ha permitido a Microsoft ofrecer configuración con el doble de RAM que en la generación anterior. Surface Pro 4 puede alcanzar los 16GB de RAM que es ya una cantidad interesante para aquellos que manejan aplicaciones de diseño profesionales, programación, virtualización, etc. La pena es que el modelo más básico, y económico, sigue manteniendo una capacidad de RAM de 4GB.

Mejores gráficos, más y mejor RAM y un almacenamiento notablemente mejorado se combinan con otros elementos rediseñados. Los tamaños entre esta y su generación anterior son prácticamente idénticos. Se reduce el peso 20 gramos, hasta los 786 gramos, y el espesor se reduce en medio milímetro. Es prácticamente una diferencia imperceptible si sostenemos ambas en las manos. El diseño también es idéntico, pero eso no quiere decir que no haya mejoras dentro del mismo formato.

El único cambio realmente perceptible cuando comparamos ambos modelos lo encontramos en la pantalla y más concretamente en los marcos de la misma. Son mas reducidos por que dentro de las mismas dimensiones se introduce una pantalla más grande. Pasamos de 12” clavadas a 12.3” manteniendo ambas una relación de aspecto 3:2. La resolución de la pantalla se aumenta de forma evidente pasando de 2160x1440 puntos hasta los 2736x1824 puntos. Un cambio al que tendremos que buscar adaptación en nuestras aplicaciones mas utilizadas puesto que necesitaremos aplicaciones que se adapten bien a configuraciones de alta densidad de pixeles. Estamos ya en 267dpi.

La calidad de la pantalla sigue siendo la misma, excelente, con una cobertura de color del 100% de la paleta de colores sRGB, con un panel magnífico y una tremenda capacidad de luminosidad. Ahora se integra un cristal Gorilla Glass de tan solo 0,4mm de espesor.

El panel táctil de la Surface Pro 4 se mantiene en los 10 puntos simultáneos, con procesamiento asistido por GPU, con un digitalizador mejorado que alcanza hasta 1024 puntos de presión. Se ha perfeccionado también la detección de la palma de la mano, cuando escribimos encima del tablet, para evitar pulsaciones indeseadas.

La conectividad se mantiene en los mismos estándares. Esto incluye Wifi-ac, Bluetooth 4.0, brújula digital, acelerómetro, sensor de luz ambiental, giroscopio, etc. También se mantiene el chip TPM 2.0 que nos ofrecerá encriptación por hardware.

Los modelos Surface Pro 3 y Surface Pro 4, uno junto al otro.