Gamepad Xbox One S probado en PC

por Javier Rodríguez 11/08/2016 2
Conectividad
Bateria
Otros
Precio
Web
Wireless y Bluetooth
Pilas o bateria recargable
Conexion de audio
47 Euros

Introducción

Tranquilos no se nos ha ido la pinza, seguimos siendo fieles al PC. Pero si algo hemos sabido adoptar con alegría los jugadores de PC del mundo de las consolas, es el mando de la Xbox 360. Es sin duda el mejor gamepad para jugar en PC por su soporte nativo de Windows y por su soporte completo por parte de los mejores juegos. No hay juego para gamepad de PC que no se haya desarrollado con el gamepad de la Xbox 360.

Con esto de base nos adentramos en el nuevo mando de la Xbox One S. Un mando que con Windows 10 actualización aniversario podemos usar con el PC, tablet o hibrido sin necesidad de adaptadores.

Rediseño y novedades técnicas

El nuevo mando de la Xbox One S tiene algunas diferencias de diseño y algunas novedades técnicas interesantes sobre el modelo de la Xbox One, incluso sobre los modelos más recientes que ya integraban salida de audio.

El diseño ha sido optimizado con un acabado más rugoso que permite un mejor agarre. El diseño ha sido también retocado, con ligeros cambios. El corte entre zonas es ahora más limpio, con un acabado superior más continuo que potencia el color blanco polar de esta primera variante. Los mandos y botones están colocados en la misma posición, pero los controles analógicos se han revisado para que sean más resistentes.

Los botones de gatillo y alternativos son bastante similares pero los de opción se han acortado un poco para dejar una zona de recepción inalámbrica más grande. Esto nos lleva, sin duda, a una de las novedades técnicas ya que este modelo tiene prácticamente el doble de alcance inalámbrico que el modelo anterior.

También se añade la conectividad Bluetooth, aunque es perfectamente compatible con cualquier consola Xbox One, sea el nuevo modelo S o no. La tecnología Bluetooth le permite también conectarse a sistemas Windows 10 sin necesidad de adaptadores inalámbricos que ocupan un USB, y añaden coste, y tampoco requiere ningún controlador para que Windows 10 tenga un soporte completo de todas sus prestaciones, o al menos casi todas. Tiene alguna carencia que veremos en el próximo apartado, pero mantiene lo más importante que es el uso de todos sus botones y controles y también el force feedback.

Personalmente me gusta todavía el diseño del mando de la Xbox 360 pero es indudable que esta nueva versión trae la mejora, la conectividad fácil y efectiva, que todos deseábamos en estos mandos de Microsoft. El soporte de Bluetooth lo abre al PC sin limitaciones ni inconvenientes.