Corsair T1 Race

por Antonio Delgado 13/06/2017 5
Materiales
Ajustes
Altura máxima de asiento
Precio
Web
Piel sintética, ruedas de nylon
Altura, inclinación, balanceo, reposabrazos 4D
42 cm
350 Euros
Puntuación de Corsair T1 Race en la review:

Introducción y especificaciones

El mundo del PC “Gaming” ha crecido hasta convertirse en uno de los sectores más importantes del hardware. No solo está formado por componentes con RGB y estéticas agresivas o variantes especiales con más velocidad y rendimiento, actualmente el mercado de productos que envuelve al mundo del PC no solo se centra en el PC, sino que hay una serie de dispositivos, periféricos e incluso mobiliario con esa estética centrados en crear un espacio para los que usan el ordenador como plataforma de juegos.

No hace falta presentar a Corsair, todos conocéis a esta compañía por sus memorias RAM, sus sistemas de refrigeración líquida, ratones, teclados, cajas, SSD , PCs y mucho más. Con esta Corsair T1 RACE inauguran una nueva gama de productos como son las sillas gaming para jugadores.

No es la primera silla de este estilo que analizamos en Geeknetic, anteriormente ya habíamos probado la propuesta de Bultaco, veamos qué ofrece nuevo esta Corsair T1 RACE y de lo que es capaz.

Especificaciones

 

  • Altura ajustable
  • Inclinación ajustable con bloqueo
  • Reposabrazos con ajuste en 4 direcciones
  • Altura máxima de asiento: 42 cm
  • Altura mínima de asiento: 32 cm
  • Altura máxima de brazo: 38 cm
  • Altura mínima de brazo: 28 cm
  • Altura de respaldo: 95 cm
  • Ancho de hombros de respaldo: 56 cm
  • Ruedas de Nylon anti-ralladuras
  • Cojín para las lumbares
  • Cojín para las cervicales

Diseño y acabados

Uno de los problemas que nos podemos encontrar a la hora de comparar sillas gaming de este tipo es que la gran mayoría utilizan una estructura común fabricada por un tercero al que se aplican los materiales externos ya cavados personalizados de cada compañía. Por ejemplo la Bultaco GT301 que analizamos en su día tiene uno de esos diseños de estructura comunes y en el caso de Corsair tampoco es una excepción, aunque no es el mismo diseño que el de la de Bultaco, sí que es común a modelos de otros fabricantes pero con materiales y acabados creados por la propia Corsair.

El diseño es el típico que emula a un asiento de coche de carreras o competición, con dos aperturas en la parte trasera y unos salientes en los laterales para sujetar mejor el cuerpo y que tan de moda se ha puesto ahora en el mundillo gaming. De hecho poca variedad encontraremos en este mercado de sillas gaming en ese sentido.

La Corsair T1 Race utiliza piel sintética en todo su cuerpo con costuras que unen las distintas partes, todo ello con una gran calidad en las uniones y acabados. Resulta curioso el olor de esta silla y que todos los que hayáis estrenado alguna vez un coche reconoceréis, ya que el olor a coche nuevo es muy llamativo.

En este caso tenemos el modelo negro y blanco, con el negro como color predominante con toques de blanco en parte de las patas, hacia los lados de la silla y también en la zona superior entre las dos aberturas.

Los reposabrazos tienen una textura suavizada para hacerlos más agradable sal uso y su ajuste es total: podremos regular su altura, su posición hacia los lados, su ángulo de giro y también ajustarlos hacia delante o hacia atrás dependiendo de los gustos del usuario.

Hay un salto de calidad importante en las ruedas, la Corsair T1 Race cuenta con ruedas de Nylon de alta calidad con dos ejes con rodamientos con los que se consigue un deslizamiento muy cómodo y fluido, sin ruidos ni rozaduras.

Se incluyen dos cojines, uno para la zona lumbar y otro para la zona del cuello. Ambos cojines mantienen el diseño de rombos de la zona central de la silla y se integran muy bien en el diseño de la misma, sin estridencias.

La Corsair T1 Race desborda calidad en los acabados y en los materiales, posiblemente poco más se pueda pedir en una silla de este tipo, al menos siempre que no queramos irnos a modelos con cuero real que aumentarían su coste exponencialmente.

El diseño sistema de regulación permite ajustar prácticamente todos los elementos posibles y las ruedas de nylon son la guinda del pastel.

Experiencia de uso

Como todas estas sillas, la Corsair T1 Race viene completamente desmontada y será responsabilidad del comprador lidiar con esa tarea.

La mayoría de este tipo de sillas tiene un sistema similar para el montaje, tenemos 3 partes principales (los reposabrazos ya vienen premontados): asiento, respaldo, base con ruedas y no supone demasiadas dificultades ensamblarlo todo, salvo alguna que otra parte que se puede resistir un poco.

Las ruedas cuentan con un eje metálico con un pasador de latón que engancha en la “estrella” de la base donde van colocadas. Si bien en las instrucciones de la Corsair T1 se indica que se colocan a mano, es realmente complicado, el eje con el pasador de latón tienen un diámetro prácticamente idéntico al espacio que hay en la base y para colocarlo hemos necesitado utilizar un martillo ya que a mano es, simplemente, imposible.

Posteriormente solo hay que atornillar la base donde colocaremos el pistón de gas al asiento y colocarlo en la base de las ruedas, todo sencillo con los cuatro tornillos de generosas dimensiones que trae y la llave allen incluida.

Lo siguiente es colocar el respaldo, aquí tenemos dos piezas de metal en el asiento que es donde debe ir atornillado el respaldo, colocamos los cuatro tornillos allen y todo va como la seda.  El problema lo encontraremos con los embellecedores de plástico que taparán ese enganche y tornillos.

Esos embellecedores tienen varios salientes que se colocan directamente donde los tornillos y el eje de giro del respaldo, y otros salientes que encajan en unos pequeños agujeros que quedan entre ellos, sin embargo, en esos agujeros está la piel sintética de la silla y es bastante complicado hacer que encajen evitando riesgos de rotura. Tras unos cuantos intentos y aplicando bastante fuerza conseguimos colocarlos perfectamente, pero el hecho de que se incluyan dos de repuesto no deja de dar una idea de los problemas que puede dar esa parte.

Una vez colocado el embellecedor solo nos queda colocar los cojines si lo deseamos, en mi caso he encontrado el diseño del respaldo ideal sin necesidad de usar los cojines de las lumbares o cervicales.

Experiencia de Uso

Hemos estado probado la Corsair T1 Race durante varios días y no podemos decir otra cosa que no sea que es una silla extremadamente cómoda. Los ajustes permiten adaptarla completamente a cada usuario, ya sea en la inclinación del propio asiento como en la altura y, especialmente, en los reposabrazos que permiten un ajuste perfecto gracias a que se pueden mover en 4 direcciones (lateralmente, hacia delante y hacia atrás, arriba y abajo e incluso el ángulo del reposabrazos).

La forma de la silla, sobre todo en las aletas laterales, hace que sujete bastante, mucho más que otros modelos, haciendo que la postura sea correcta y sin cambios, algo que puede ocurrir en sillas planas si estamos durante bastante tiempo sentados.

El acolchado tiene un buen equilibrio entre dureza y confort y la forma de la espalda se adapta perfectamente, además, de ser necesario, siempre podremos añadir los dos cojines que se incluyen para las lumbares y cervicales. Personalmente la postura más cómoda para utilizar el PC la he conseguido sin esos cojines, pero depende de cada uno.

Las ruedas de la T1 Race son extremadamente silenciosas gracias a su superficie gomosa de nylon, y su generoso diámetro hace que giren completamente fluidas cuando así se desee. No obstante, cuando estamos sentados delante del PC su sistema de giro hace que no se mueva lo más mínimo y podremos estar delante del ordenador sin desplazamientos involuntarios.

La verdad es que la Corsair T1 Race nos ha sorprendido, esperábamos una silla genérica “gaming” con la típica estructura, pero cuenta con elementos diferenciadores más allá de la estética como la forma del asiento con laterales más amplios para sujetar mejor la espalda , unas ruedas de calidad y el gran sistema de ajuste de los reposamanos que justifican en parte el aumento de precio respecto de otras propuesta.

Decimos en parte porque, si bien hay diferencias importantes respecto de sillas “gaming” de 180-250 Euros,  no hay que olvidar que hablamos de una silla que cuesta 350 Euros, una cantidad bastante considerable que no todo el mundo está dispuesto a pagar.

Análisis y Conclusión

El boom de lo “gaming” ha hecho que muchos fabricantes diversifiquen sus productos y enfoquen varias líneas al mercado centrado en el PC como plataforma de juegos. No es un secreto que, dentro de las ventas de lo relacionado con el PC, lo gaming está en auge y es el sector que más crece, y esto incluye tanto a los PCs en sí y sus componentes como a toda la parafernalia que se ha creado a su alrededor como es el caso de las sillas “gaming”.

No todo el mundo necesita o quiere una silla con una estética agresiva con aspecto de coche de carreras como estas y, en muchas ocasiones, con una buena silla de oficina de calidad es más que suficiente, pero está claro que estas sillas están enfocadas hacia todos aquellos que quieren crear un entorno para juegos centrado en el PC y que encima se note.

La Corsair T1 Race es una de las sillas gaming de gama más alta que podemos encontrar, no solo se limita a coger una estructura que simula el asiento de un coche de competición y personalizarla, sino que tiene varios elementos pensados para ofrecer confort y una experiencia satisfactoria a la hora de echar largas sesiones delante del PC.

Detalles como los reposabrazos con ajustes en 4 direcciones, las ruedas de nylon o lo bien que sujeta el cuerpo su diseño hacen que se note la diferencia entre la Corsair T1 race y otras sillas más genéricas.

Las sombras de la T1 Race las encontramos a la hora de su montaje, con algunos elementos que son bastante complicados de montar como las ruedas o los embellecedores laterales. Se agradecería un sistema de anclaje en las ruedas más elaborado y sencillo de montar y desmontar, lo mismo para los embellecedores que van a presión contra la piel sintética.

En cuanto a acabados no encontraremos ningún problema, más bien todo lo contrario, la piel sintética cumple a la perfección y el cosido entre partes está hecho con cuidado y calidad, además el olor a coche nuevo que desprende es un toque bastante curioso que seguro muchos apreciarán.

Los 350 Euros que cuesta la Corsair T1 Race pueden echar atrás a más de uno, está claro que muchas veces el que un dispositivo o accesorio esté enfocado al mercado “gaming” hace que su precio sea superior, además si lo que buscamos es simplemente estética gaming quizás nos valga con opciones más baratas, pero naturalmente no tendremos las características que tiene la T1 Race.

La Corsair T1 Race es una silla muy bien construida, con materiales y acabados de calidad, con muchísimas opciones para ajustarla y que se adapta al cuerpo perfectamente para mantener una posición correcta durante las horas que estemos delante del ordenador, algo que nuestra espalda sin duda agradecerá. Es, sin duda, una de las mejores sillas gaming que podemos encontrar en el mercado.

LO MEJOR
Acabados de alta calidad
Muy buena sujección de la espalda
Extremadamente ajustable en todos los sentidos
Comodidad de relleno y cojines lumbar y cervical
Estética gaming
Ruedas de nylon muy silenciosas y con funcionamiento suave
LO PEOR
Dificultad de montaje en ruedas y embellecedores
  • Producto: Corsair T1 Race
  • Fecha: 13/06/2017 17:35:51
Secciones: Periféricos