Review Acer Predator Triton 500

por Antonio Delgado 23/04/2019 6
Procesador, RAM y Almacenamiento
Tarjeta Gráfica
Pantalla
Precio
Web
Intel Core i7-8750H, 32 DDR4 2.666 MHz, 2 x 256 GB NVMe
NVIDIA GeForce RTX 2080 Max-Q 8 GB
15,6" FullHD, IPS, 144 Hz y con G-SYNC
2.600 Euros (modelo con 16GB de RAM)
Puntuación de Acer Predator Triton 500 en la review:

Introducción

La gama Predator de Acer está formada por equipos orientados a jugadores con potencias y presupuestos de todo tipo. En su línea de portátiles tienen equipos de múltiples tamaños y grosores con configuraciones de todo tipo, desde modelos donde el tamaño no es limitación para ofrecer lo máximo en rendimiento hasta portátiles que buscan combinar el mayor rendimiento posible en el menor tamaño posible.

Este Acer Predator Triton 500 es uno de esos últimos casos, un portátil con un peso de 2,1 kg que tiene un grosor de tan solo 18 mm y unas medidas de 259 x 255 mm pero que alberga en su interior todo un Core i7-8750H de 6 núcleos acompañado de 32 GB de memoria RAM, un RAID 0 de SSD y una de las gráficas más potentes que hay para portátiles, la NVIDIA GeForce RTX 2080 en su versión Max-Q para portátiles compactos.

Todo ello bajo una pantalla de 15,6 pulgadas FHD con marcos ultrafinos y 144 Hz de frecuencia de actualización. Veamos que nos ofrece.

Especificaciones técnicas Acer Predator Triton 500

  • Procesador Intel Core i7-8750H (6 núcleos y 12 hilos)
  • 32 GB de RAM DDR4 2.666 MHz (2 x 8 GB)
  • NVIDIA GeForce RTX 2080 Max-Q
  • Pantalla mate de 15,6” y 144 HZ, IPS AUO82ED con G-SYNC.
  • 2 x 256 GB SSD NVMe M.2 
  • WiFi Killer 1550i 802.11ac de 1,73 Gbps + Bluetooth 5.0
  • 2,5 Gigabit Ethernet Killer3000 Lan
  • 1x USB-C 3.1 con Thunderbolt 3
  • 1x USB-A 3.1
  • 3 x USB-A 3.0Teclado con tres zonas RGB.
  • Lector de tarjetas microSD
  • 1 x HDMI
  • 1x Mini DisplayPort.
  • Batería de litio de 82 WH
  • 359mm x  255 mm x 18 mm
  • 2,14 KG de peso
  • 2.600 Euros.

Diseño

Acer permanece fiel a la gama de colores negro y azul que suele utilizar en sus equipos Predator, unos colores originales y poco comunes que varían del típico rojo-negro que hemos visto hasta la saciedad y que le dan a este Triton 500 un toque distinto y diferenciador. Además, el borde del logo de la parte trasera se ilumina si así lo deseamos dándole un toque aún más llamativo.

El Predator Triton 500 utiliza una carcasa metálica en la zona principal con partes de plástico para un acabado bastante cuidado y elegante que se ve realmente pequeño al tenerlo delante.

A esa impresión ayuda un sistema de marcos bastante reducido sobre todo en la parte superior y en los laterales que bordean a la pantalla. No son los marcos más finos que hemos visto, sobre todo en la parte inferior que es algo más considerable, pero al tenerlo delante parece que estamos ante un portátil más pequeño que uno convencional de 15,6".

El teclado cuenta con retroiluminación configurable en tres zonas y cuenta con un trackpad con un borde plateado justo debajo. En este caso no tenemos pad numérico para poder disfrutar de un tamaño y separación de las teclas bastante cómoda.

En los bordes de la pantalla, en cada esquina superior, vemos que hace un corte diagonal bastante llamativo que ahorra un poco de espacio y le da un toque también distinto a lo que estamos acostumbrados.

 

En el borde izquierdo tenemos una salida de aire, también con el disipador de cobre en azul, la entrada del adaptador de corriente, el puerto Ethernet, un USB de tipo A, puerto HDMI y las entradas y salidas de audio minijack de 3,5mm.

En el lado derecho tenemos el conector USB-C Thunderbolt 3, un DisplayPort y dos USB-A, además de otra salida de aire.

Otras dos salidas de aire se sitúan en la parte trasera, también con acabado en azul en bloque de aletas de los disipadores.

Las salidas en azul refuerzan ese toque distintivo que le da este color sin llegar a ser excesivamente llamativos.

Algo que hemos notado es que al abrir la pantalla, la estructura no queda perfectamente recta. Esto es debido a que las dos partes que la sujetan no son lo suficientemente rígidas para mantenerla en una posición vertical al 100%.

No es algo que influya en el uso, ya que la pantalla no se mueve al teclear ni al utilizarlo, pero sí que da algo de sensación de poca fiabilidad ya que al realizar una ligera presión la pantalla entera flexiona.

Al abrir la tapa inferior, fijada por tornillos TORX, nos encontramos con el interior del portátil. Por desgracia, ACER no ha querido poner fácil al usuario el poder acceder a la RAM ni a los SSD y tendremos que desatornillar toda la placa base para encontrarlos en la parte trasera. Lo único más o menos accesible es la batería.

Podemos ver los tres ventiladores encargados de refrigerar la CPU y también la CPU.

Teclado y Trackpad

ACER se ha decantado por un teclado de tipo chiclet con un sistema de iluminación RGB en cada una de sus teclas. Se trata de teclas con un recorrido cómodo y buen tacto cuya iluminación se ve bastante bien, sobr etodo en las teclas WASD que tienen un borde más transparente que las demás. 

La compañía ha preferido ofrecer algo más de espacio en las teclas que disponer de un teclado numérico, por lo que perdemos esa opción en el Triton 500.

El sistema de iluminación permite distintos efectos y su configuración manual, aunque solo en tres zonas separadas y no tecla a tecla.

En cuanto al trackpad, tiene unas dimensiones bastante contenidas, aunque funciona de manera fluida y sin fallos.

Pantalla

La pantalla del Acer Predator Triton 500 es de tipo IPS, en concreto es un panel fabricado por AUO modelo AUO82ED que ofrece una resolución FullHD de 1920 x 1080 píxeles en formato de 15,6 pulgadas con 144 HZ de frecuencia de actualización y un brillo máximo que hemos medido en 335,11 cd/m² y un contraste nativo de 887:1. Estas cifras están dentro de lo normal y las hemos visto en otros equipos gaming con prestaciones similares, el portátil se ve perfectamente en interiores aunque el brillo puede ser algo insuficiente si nos da la luz directamente del exterior.

La inclusión de la tecnologíaa G-SYNC es todo un acierto en un panel como este con 144 Hz.

En las pruebas de RGB en escala de grises hemos podido ver un color verde bien calibrado pero con los azules disparados en la franja de los 120% y los rojos rozando el 80%. 

El balance de blanco nos muestra unos tornos muy frios, que se sitúan por encima de los 8.500K y bastante por encima de los 6.500K que se considera blanco real. Es cierto que se tiende a utilizar calibraciones con blancos más fríos, pero estos valores son algo más elevados de lo habitual y hará que los tonos blancos y grises tiendan hacia el azul.

Precisamente eso lo podemos comprobar en las pruebas de comparación de color donde se ve la diferencia entre los colores reales y los que muestra la pantalla realmente. La pantalla del ACER Predator Triton 500 tiene una desviación media de 7,10 puntos y una desviación máxima de 12,49, unos valores bastante alejados de lo óptimo.

Lo que decíamos de los colores azulados debido a los desajustes de la calibración lo podemos ver en la última fila correspondiente a la escala de grises.

En cuanto a la representación del espacio de color, la pantalla del Triton 500 se acerca bastante al 100% del sRGB, lo que viene a significar sobre un 70-72% del espacio de color NTSC.

Autonomía

Este portátil goza de una batería de 82 Wh, una capacidad bastante alta para un portátil de 15,6 pulgadas y con la que esperábamos que destacar en la autonomía respecto de otros equipos gaming.

Sin embargo, no hay que olvidar que este equipo, al utilizar la tecnología G-SYNC no puede usar la tecnología Optimus que sustituye la gráfica dedicada por la integrada, por lo que la RTX 2080, aún en su configuración Max-Q, siempre está activa y en nuestras pruebas intensivas con test multimeda, navegación, 3D, ofimática, etc. hemos conseguido una autonomía de dos horas y 8 minutos.

No son cifras malas para tratarse de un portátil gaming con un hardware tan potente, de hecho queda por encima de equipos con prestaciones claramente inferiores. En un uso real moderado como portátil con batería esto supone unas 4 horas de uso más o menos.

Temperaturas y limitación de potencia en la CPU

El Intel Core i7-8750H  es un procesador de alto rendimiento con un consumo bastante elevado que requiere de soluciones térmicas bastante solventes. Algunos fabricantes suelen implementar limitaciones de energía para evitar sobrecalentamientos y throttling térmico a costa de hacer saltar el throttling de energía.

En este caso, Acer se ha decantado por mantener los 45W de TDP en el modo normal y de 60W en ráfagas de Boost, lo que hace que cuando se le exige mucho al procesador como en test multinúcleo la limitación energética haga reducir las frecuencias.

El problema es que, si bien en muchos portátiles se puede "jugar" con esas limitaciones mediante la herramienta oficial de Intel Extreme Tuning Etility (XTU), en este caso parece que Acer ha bloqueado dicha posibilidad y aunque aumentemos los límites la limitación de energía estará igualmente presente al superar los 60W.

Aún así, como veremos, los resultados que ofrece este Core i7-8750H son bastante buenos y las temperaturas se mantienen por debajo de los 80 grados.

En temperaturas exteriores eso se traduce en una máxima de unos 436,5 grados en la zona central del teclado y de 39 grados en la parte de las teclas WASD. No son temperaturas especialmente altas, aunque los 46,5 si que se notan con la mano tras varias horas de juego.

Sea como sea, el portátil no muestra síntomas de sobrecalentamiento en ningún caso, tanto en la CPU como en la gráfica.

Aún así, es posible definir manualmente el rango de RPM dependiendo de las temperaturas. De serie el portátil permanece silencioso hasta que se le exige potencia bruta. Si activamos el modo máximo de ventilación el ruido es mucho más notable.

Rendimiento

El Core i7-8750H, aún con la limitación de energía, rinde dentro de lo esperable. Sus seis núcleos y 12 hilos hacen un trabajo excelente en test y aplicaciones donde se requiera potencia multinúcleo.

Donde encontramos a una desconocida en nuestro laboratorio es en la parte gráfica. Hablamos de la NVIDIA GeForce RTX 2080 en su versión Max-Q. Una versión con un consumo más reducido que funciona a una velocidad base de 735 MHz y con un Boost de 1095 MHz que puede variar dependiendo de distintas variables del entorno (exigencia, temperatura, energía, etc.)

La versión Max-Q ofrece un rendimiento inferior a la versión convencional a costa de un consumo y requerimientos térmicos mucho más reducidos. Sin embargo, aunque pueda parecer una contradicción con la finalidad de esta variante de la RTX 2080, Acer nos da la posibilidad de realizar overclock a la frecuencia máxima que puede alcanzar para conseguir un extra de potencia.

Hemos realizado la batería de test tanto con el modo normal como con el modo Extreme para medir las diferencias de rendimiento.

En el 3DMark Firestrike el Triton 500 consigue superar sin problemas a la gran mayoría de tarjetas gráficas de portátiles que hemos probado, excepco de la GTX 1080 de la pasada generación en su versión convencional, ya que a la versión Max-Q la supera sin problemas.

En este test la RTX 2080 Max-Q supera también a una RTX 2070 convencional.

En el más exigente Firestrike Extreme la RTX 2080 Max-Q se queda en una posición similar, aunque aquí vemos que la RTX 2070 del ASUS ROG Strix SCAR II se pone por encima ligeramente, nada que un poco de overclock no pueda "solucionar".

La RTX 2080 Max-Q vuelve a situarse por encima de la RTX 2070 en el Time Spy, un test que utiliza la API DirectX 12 y que aprovecha mejor los recursos de la tarjeta. En este test podemos ver que la RTX 2080 Max-Q también supera a las GTX 1080.

En el test de Raytracing la RTX 2080 Max-Q termina por confirmar su dominio sobre el resto de tarjetas gráficas RTX de portátiles que han pasado por nuestro laboratorio y la RTX 2070 sin limitación Max-Q tampoco es rival.

 

El buen rendimiento del RAID 0 de SSD junto a los 32 GB de RAM y sus especificaciones de gama alta hacen que el Acer Predator Triton 500 se sitúe entre los primeros puestos del PCMark 10.

Análisis y Conclusión

A falta de probar la RTX 2080 en su versión completa para portátiles, la RTX 2080 Max-Q de este Acer Predator Triton 500 se ha desenvuelto bastante bien.  Es una tarjeta que supera sin muchos problemas, aunque por poco margen, a la RTX 2070 convencional y que cuando hacemos uso de tecnologías como DirectX 12 saca todo lo que lleva dentro e incluso supera a toda una GTX 1080 en su versión completa con el añadido del soporte para Raytracing o DLSS entre otras novedades que introdujeron las NVIDIA Geforce RTX.

Aún así, NVIDIA sigue penalizando en exceso el rendimiento de sus gráficas Max-Q y aunque estemos hablando de una RTX 2080 "Max-Q", realmente su rendimiento está más cercano al de una RTX 2070 que al de una RTX 2080 con la que comparte nombre y quizás esperábamos que superara claramente a la GTX 1080 en todas las ocasiones, cosas que no ha sido así.

Esta gráfica se acompaña del potente Core i7-8750H con 6 núcleos y 12 hilos y de nada más y nada menos que 32 GB de memoria DDR4, una cantidad más que sobrada para un equipo actual (y que nos ahorrará tener que pasar por el procedimiento de desmontar el portátil en su totalidad para poder acceder a los módulos SO-DIMM y a los SSD.

Acer se ha decantado por una solución RAID 0 de dos SSD NVMe que, combinados, ofrecen un rendimiento excelente a la altura de las unidades NVMe más rápidas del mercado.

Todo este rendimiento lo encontramos en un portátil muy fino y ligero con unos acabados que, en su gran mayoría, son de calidad y están cuidados. Es cierto que hay algún sacrificio para conseguir esa ligereza como un sistema de sujeción a la pantalla que no es del todo rígido, aunque eso no afecta al uso del portátil como tal sí que puede desentonar en un equipo de 2.600 Euros. También echamos en falta un lector de tarjetas SD o incluso microSD si el espacio es un problema.

Un detalle a agradecer es que, si bien si queremos usar G-SYNC tenemos que tener Optimus desactivado y, por tanto, usar siempre la RTX 2080 Max-Q como gráfica principal, ACER permite desactivar esta opción y habilitar también el modo Optimus con la gráfica Intel integrada para ganar autonómía.

Mirando al equipo como un conjunto, el Acer Predator Triton 500 nos ofrece un rendimiento realmente impresionante para un equipo que tiene un grosor de tan solo 1,8 centímetros y un cuerpo más compacto que el de muchos portátiles de 15,6 pulgadas. Sin duda es un portátil que nos permite disfrutar de lo último en tecnología gráfica desde cualquier lugar y sin esfuerzo.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Rendimiento excelente
Formato compacto, ligero y con grosor muy contenido
Posibilidad de overclock en la RTX 2080 Max-Q
Panel IPS de 144 Hz
32 GB de RAM
Thunderbolt 3
Temperaturas bajo control
Permite desactivar o activar la tecnología Optimus a placer
Soporta NVIDIA G-SYNC
Buena autonomía teniendo en cuenta sus prestaciones
LO PEOR
La estructura de la pantalla no es del todo rígida
Sin lector de tarjetas
Bloatware (Norton) algo molesto
Ventiladores ruidoso cuando se le exige rendimiento al procesador
La RAM y los SSD no son accesibles fácilmente
  • Producto: Predator Triton 500
  • Fecha: 23/04/2019 21:23:27
Redactor del Artículo: Antonio Delgado

Antonio Delgado

Ingeniero Informático de formación, redactor y analista de hardware en Geeknetic desde 2011. Me encanta destripar todo lo que pasa por mis manos, especialmente lo más novedoso en hardware que recibimos aquí para hacer reviews. En mi tiempo libre trasteo con impresoras 3d, drones y otros cachivaches. Para cualquier cosa aquí me tienes.