Resumen Intel Z77. Placas destacables

por Javier Rodríguez 29/07/2012 ...

Introducción

Introducción.

El Z77 es la última entrega de chipsets de gama media-alta de Intel. El más capacitado hasta la fecha siendo incluso más capaz, en algunos aspectos, que el X79 de la propia Intel y que se supone que cubre la gama más alta de la marca. La diferencia básica es que este chipset da soporte a procesadores de gama más baja con un máximo de coste de entorno a los 300 Euros. La variedad de placas es realmente importante con precios muy variados. Nosotros hemos elegido algunas de las opciones más destacables, espero que os guste nuestra selección.

Principales características del Z77 de Intel.

El chipset de Intel para socket 1155 ofrece soporte para cualquier procesador Core de segunda y tercera generación con este socket. El soporte es completo incluyendo la conectividad grafica para sacar partido a las tarjetas gráficas integrada en sus diferentes opciones que dependen del procesador instalado.

El chipset ofrece seis conectores SATA con funciones RAID avanzadas en modos 0, 1, 0+1 y 5. Seis conectores de los que dos son de formato SATA 6gbps y modos avanzados de cache y otros sistemas de reposo que permiten arranques más rápidos o cachear discos mecánicos con discos SSD directamente a través del software y controladores del chipset.

Otra de sus tecnologías integradas es el USB 3.0. Este chipset soporta hasta 10 puertos USB 2.0 y hasta cuatro de tipo USB 3.0 de forma completamente nativa. Las placas que veremos aquí con este chipset aprovecharan parte de esta conectividad para el frontal de la caja e incluso añaden más controladoras dedicadas para multiplicar la conectividad de última generación.

Todas las placas que veréis en esta review cuentan con capacidad para 8GB por banco de memoria. Todas las  placas ATX nombradas en este resumen cuentan con cuatro bancos y por tanto una capacidad máxima de 32GB de RAM DDR3 en doble canal. Los modelos MicroATX también soportan esta misma cantidad de RAM y los modelos Mini-ITX por limitaciones de espacio se tendrán que conformar con un máximo (quien lo pillara) de 16GB.

El soporte de tecnologías como Thunderbolt, que es un puente PCI Express a través de cable de cobre, también es otra de las atractivas funciones de este nuevo chipset de Intel que además se compone de un único chip reduciendo costes, consumo y espacio.

Placas de formato ATX

Placas de formato ATX.

Podemos encontrar placas base con chipset Z77 por menos de 100 Euros o incluso por más de 300. Las variantes son múltiples pero las prestaciones innatas del chipset estarán ahí sea cual sea el coste de la placa base. Normalmente las placas más costosas son las que integran más añadidos y más prestaciones de overclocking, el Thunderbolt, como veréis es uno de los elementos que más encarece a estas placas.

El precio de entrada para las placas base Z77 de formato ATX es en torno a los 100 Euros, poco más que los modelos Micro-ATX que suelen ser más económicas por razones obvias. Los modelos más caros alcanzan los 300 Euros e incluso los superan.  Algunos puntos en común de las ofertas ATX suele ser la posibilidad de montar dos o más tarjetas gráficas en sistemas SLI y Crossfire.ç

La Zotac Z77 Extreme9 es seguramente uno de los modelos más caros y también más potentes que podemos encontrar con el chipset Z77. Cuenta con capacidad para hasta cuatro tarjetas PCI Express en enlaces PCI Express 2.0 de 8x gracias al puente PLX PEX 8747 integrado. Cuenta con un diseño de 8+4 fases, capacitadores de gran calidad con chapado en oro. Ha sido diseñada para soportar la última generación de memoria DDR3 con frecuencias de más de 3000MHz. Se le ha integrado mediante un slot MiniPCI Express una tarjeta Wifi-N de doble canal con Bluetooth 4.0. El número de puertos USB 3.0 alcanza las 12 unidades y para colocar las antenas Wifi y puertos USB 3.0 en el frontal se añade una caja con antenas integradas y un slot para discos de 2.5”. Su PCB completamente negro, con un sistema de disipación muy espectacular se combina con leds para un acabado poco común. Es una de las placas más interesantes del mercado pero su precio alcanza los 369 Euros pero carece de Thunderbolt.

Si buscamos algo más económico y equilibrado dentro del catálogo de Asrock nos encontramos con la Z77 Extreme4. Esta placa de menos de 140 Euros mantiene su capacidad para montar dos tarjetas gráficas en SLI o Crossfire. Mantiene el diseño eléctrico de 8+4 fases, con dos puertos SATA 6gpbs adicionales a los ya integrados en el chipset, memoria de alta velocidad DDR3 2800 o superior, Lucid VirtuMVP, Gigabit Ethernet, bios UEFI con actualización directa a través de Internet, códec de sonido THX y las aplicaciones y utilidades de la tecnología 555 XFast de Asrock que incluye un software Ramdisk, otro de priorización de red y otro para potenciar el rendimiento de dispositivos de almacenamiento USB 3.0. Hardware y software equilibrado a un precio muy interesante.

ASUS tampoco se queda lejos de las prestaciones medias de las Asrock. Su modelo más llamativo por debajo de los 150 Euros. Hablo concretamente de la nueva P8Z77-V LK. Una placa sencilla, con soporte para SLI y Crossfire, conectividad de video variada que incluye HDMI y Displayport. Una placa completa que añade a sus prestaciones la tecnología Lucid VirtuMVP, controladora USB 3.0 adicional que añade dos puertos traseros a los cuatro nativos del chipset y que incorpora, adicionalmente, la tecnología UASP de USB 3.0 que permite multiplicar el rendimiento de transferencia con dispositivos compatibles. Tiene grandes características de overclocking para procesador y GPU y facilidades de montaje y configuración gracias a su bios UEFI y a tecnologías como MemOK que garantiza que configuraremos la memoria a medida de nuestro sistema con solo pulsar un botón.

La otra placa base de ASUS que quiero destacar en esta categoría de tamaño es la P8Z77-V Pro/Thunderbolt. Es una placa muy completa, con una integración casi perfecta, que añade a la ecuación un conector Thunderbolt de 20Gb/s. Cuenta también con Wifi integrado que permite control remoto desde tabletas y Smartphone así como convertir el PC en un hotspot para otros dispositivos. Su sistema Fan Xpert 2 permite configurar los ventiladores con procesos automatizados o simplemente ajustando las revoluciones que queremos para ventilador. La controladora ASMedia USB 3.0 adicional, con puertos traseros, permite acceder a la tecnología UASP y acelerar la transferencia en este interfaz entre un 30 y un 70 por ciento. Otras prestaciones que encontramos es el VirtuMVP, bios programable desde USB, priorización de paquetes de red en interfaz Gigabit, sonido de 192KHz y códec DTS mediante ASUS Crystal Sound. Sin duda una de las placas más completas del mercado pero su precio se acerca peligrosamente a los 300 Euros.

Gigabyte nos sorprende con la placa mejor equipada de los modelos de gama media que vamos seleccionando en este formato. Concretamente lo consigue con la GA-Z77X-D3H. Una placa que podemos encontrar por menos de 130 Euros. Con este precio conseguimos soporte multi-GPU, VirtuMVP, una impresionante bios 3D tipo UEFI, doble bios, hasta 8 puertos USB 3.0 con seis puertos traseros gracias a una controladora VIA que añade 4 puertos a los proporcionados por el Z77. Los puertos nativos se sitúan dos detrás y otros dos en el frente con un conector interno de 19 contactos. Dispone de otra prestación poco común como es el slot mSATA que permite instalar discos duros SSD de este formato integrado en la propia placa sin necesidad de un solo cable. Facilita las funciones de cache y actualmente los discos SSD en este formato tienen precios prácticamente idénticos a los de interfaz SATA tradicional. Es una placa base de primera bien fabricada y repleta de prestaciones de hardware que tiene que ser la prioridad bajo mi punto de vista.

Y si la placa de 130 Euros es buena imaginaros la que os voy a mostrar ahora que cuesta casi 300 Euros. Se trata de la Z77X-UP5TH. Es una placa única en su clase. No se aleja demasiado en precio del resto de ofertas que empezamos a conocer pero a diferencia de la competencia está esta la única placa base, por ahora, que integra dos conectores Thunderbolt ambos con capacidad para conectividad Displayport 1.2  y con velocidad de 10Gb/s cada uno. Puertos USB 3.0 adicionales, un total de 10 con cuatro traseros y seis frontales, conector mSATA integrado, Ethernet gigabit, etc. Por supuesto cuenta con las prestaciones normales de toma la gama Gigabyte pero sin duda la tecnología Thunderbolt múltiple hace de esta placa una opción única.

MSI en su gama media, con un coste de menos de 120 Euros, nos ofrece la Z77A-G45. Una placa simple, cosa que personalmente considero bueno porque significa que su diseño eléctrico es muy eficiente,  que hace uso de las prestaciones del chipset sin ningún añadido extraordinario. Puertos USB 3.0 nativos, doble slot PEG para tecnologías SLI y Crossfire, controladora RAID con dos puertos SATA 6gbps, un sistema de overclocking rápido para usuarios poco experimentados, códec THX pero sin certificación VirtuMVP que para mí es una tecnología básica de esta plataforma para sacar partido a la combinación de gráficos dedicados e integrados.

MSI fue la primera en ofrecer una placa base Thunderbolt. 299 Euros es el coste de la Z77A-GD80. El mismo coste que la Gigabyte o la ASUS pero con menos prestaciones añadidas. Mismo aprovechamiento de las integraciones del chipset pero ahora con la incorporación de la controladora Thunderbolt y una controladora SATA 6gbps adicional para dos puertos internos adicionales. Añade también algunas prestaciones para overclockers, como los botones en placa, o la zona de toma de voltajes, o la bios UEFI. Sencilla y algo cara para las ofertas del resto de competidores.

Placas de formato Micro-ATX

Placas de formato Micro-ATX.

En Micro ATX podemos encontrar el equilibrio perfecto entre potencia y espacio. Son placas bases muy capacitadas, con poco o nada que envidiar, donde situar PCs de rendimiento sorprendente, incluidas configuraciones de hasta dos gráficas, con precios muy similares e incluso inferiores a los modelos ATX.

Un buen ejemplo es la Asrock Z77 Extreme4-M. Su coste es inferior a los 120 Euros y las prestaciones son de primera. Cuenta con la tecnología 555 Xfast de Asrock, con las utilidades ya mencionadas antes, capacidad para sistemas Crossfire y SLI de doble tarjeta y hasta cuatro GPUs, certificación VirtuMVP, códec THX, bios UEFI actualizable directamente desde internet, amplio soporte de overclocking tanto para procesadores K (con multiplicador liberado) como para procesadores convencionales. Integra las características propias del Z77 añadiendo una controladora SATA 6gbps ASMedia de dos puertos adicionales que se sitúan también internamente. Es una placa sencilla pero muy efectiva con un precio muy interesante.

La opción de ASUS que hemos elegido es la placa Z77 MicroATX más cara de esta comparativa. Su coste ronda los 190-200 Euros y es un portento en tamaño comprimido. Su nombre es Maximus V GENE y un sueño de placa base. Dispone de capacidad para dos gráficas, VirtuMVP, controladoras añadidas para ofrecer hasta 6 puertos USB 3.0, dos adicionales mediante una controladora ASMedia con soporte UASP. El sistema multimedia también se potencia con códec Creative y soporte THX. Software de priorización de red y almacenamiento potenciado gracias a una controladora ASMedia añadida y al uso de dos de los puertos integrados en el chipset para ofrecernos un conector eSATA con soporte nativo y un conector miniSATA (mSATA) donde instalar discos SSD de este formato. El módulo mSATA es vertical, situado cerca de los conectores traseros, e incluye adicionalmente un conector MiniPCI Express que podemos usar para otras mejoras como conectividad inalámbrica combinada. Esta placa tiene acceso a todas las aplicaciones y tecnologías ROG de ASUS incluida su potente bios UEFI.

Si tu idea es la de disponer de todas las prestaciones sin que el tamaño sea un condicionante entonces deberías mirar la nueva Gigabyte GA-Z77MX-D3H TH. Esta placa cuenta con las últimas tecnologías incluido un doble conector Thunderbolt de 10gbps por conector. Igual que el modelo de tamaño ATX pero en un formato más compacto y a un precio muy similar. VirtuMVP, Bios UEFI en 3D, soporte para dos gráficas y cuatro GPUs. Se suman estas prestaciones a la conectividad habitual del chipset repartida entre el frente y los conectores traseros para lograr una placa base realmente potente con acceso a las últimas tecnologías y en un formato sencillo.

MSI tiene una única opción en Micro-ATX para este chipset y es un modelo muy sencillo que tiene un precio elevado con respecto a su competencia. Se trata de la Z77MA-G45 y aunque tiene prestaciones de calidad como sus certificaciones y su proceso de fabricación con componentes de certificación militar, no añade nada que no veamos en placas base más económicas. Como en el caso de su hermana ATX, la Z77A-G45, cumple con las expectativas básicas del chipset sin más añadidos. Su precio ronda los 140 Euros y vista la competencia, queda algo fuera de mercado.

Placas Mini-ITX

Placas Mini-ITX.

Las placas Mini-ITX es un segmento realmente interesante que cada día intenta acercar las prestaciones de los modelos superiores a un tamaño mucho más compacto pero en el que habitualmente vemos incluso más integración de elementos secundarios que en otros formatos más grandes.

Echamos de menos mas oferta de algunos fabricantes importantes, como Gigabyte y MSI, que todavía no han presentado modelos Z77 para formato Mini-ITX pero no por ello la oferta actual deja de ser interesante de hecho que con el Z77 la plataforma Mini-ITX por fin entra en una edad de madurez donde el overclocking y otras prestaciones ya no son problema sino una ventaja adicional en el formato.

Asrock ha apostado plenamente por este formato con modelos ITX para chipset B75, H77 y Z77. Como no podía ser de otra manera su oferta en Z77 es la más potente y para mí el referente de este formato en esta generación. La Z77E-ITX es una placa base impresionante que combina las prestaciones de toda la gama actual de Asrock, muy completa a nivel de hardware y software, en un formato supe compacto. La Z77E-ITX cuenta con dos slots de memoria DDR3 compatible con memoria 2800+ con capacidad para 16GB. Slot PEG PCI Express 3.0 de 16x, 6 puertos USB 3.0 (dos añadidos) para configuración trasera (4) y frontal (2), conectividad digital Displayport y HDMI, Ethernet Gigabit, eSATA nativo conectado al chipset, dos puertos SATA 6gbps y dos puertos SATA 3gbps con un puerto mSATA situada en el fondo de la placa y conectado a uno de los puertos SATA 3gbps del chipset. Es de los pocos modelos Mini-ITX que soporta Lucid VirtuMVP.  Añade también un chip Wifi conectado a  un slot Mini PCI Express conectado a dos antenas posteriores. Nos permite montajes de equipos de alto rendimiento en un formato muy compacto y su precio ronda los 140 Euros. Para mí su única pega es que su distribución de espacios limita algo la instalación de algunos disipadores pero es un problema salvable gracias a la gran variedad de sistemas de disipación que podemos encontrar para este socket. 

La ASUS P8Z77-I Deluxe es otro modelo de ensueño para formato Mini-ITX. La pena es que su precio es algo superior al modelo de Zotac alcanzando fácilmente los 190 Euros. ASUS ha trabajado duro en el sistema de alimentación de la placa para lograr los mejores resultados de overclocking. La colocación del socket es mejor que en el caso de la Zotac pero esta disposición vertical de la alimentación de la placa, para procesador y RAM, puede darnos también algún problema con algunos tipos de disipadores de bajo perfil. LA placa cuenta con dos slots de memoria, slot PEG 16x, una controladora ASMedia UASP para USB 3.0 adicional. La tarjeta wifi integrada con hotspot, control remoto, etc…también viene de serie. Cuenta también con el resto de prestaciones de software como bios UEFI, programación desde USB, etc. ASUS ha potenciado también la conectividad eSATA con dos puertos conectados al chipset, dejando cuatro conectores SATA internos, que podemos combinar en RAID a placer. Es la otra gran placa base Mini-ITX de esta generación pero su precio es una pega.

Zotac es sin duda una de las marcas a seguir en este formato de placa. Sus modelos suelen carecer de bios UEFI y quizás su soporte de overclocking no sea el más elaborado pero sus placas están fantásticamente realizadas. EL modelo Z77-ITX Wifi es un buen ejemplo de ello. Cuenta con las prestaciones intrínsecas de esta plataforma, con puertos USB 3.0 delanteros y traseros o conectividad grafica variada a elegir entre Displayport, HDMI, DVI, etc. Dispone de Wifi y Bluetooth en la misma tarjeta y permite  la instalación de discos mSATA gracias a un conector instalado en placa. Dos bancos de memoria para hasta 16GB de RAM, slot PEG PCI Express 3.0 y dos controladoras Ethernet Gigabit con funciones de trabajo en equipo por si queremos que nuestro sistema sirva datos a velocidades de vértigo. Si podemos prescindir de algo de overclocking y pensamos usar sistemas de disipación poco complejos (peca del mismo problema de la Asrock) esta placa es una opción muy a tener en cuenta. La pena es que cuesta alrededor de los 170 Euros.

Otros fabricantes optan más por chipsets más ligeros como el H77 o están en proceso de lanzar placas Z77 al mercado pero en este resumen veraniego quería centrarme en modelos que se puedan comprar a día de hoy. Me refiero a modelos de EVGA y Gigabyte de los que se habla ya como futuribles pero aún están algo lejos de aparecer en las tiendas.

Modelos especiales

Modelos especiales .

Hay formatos extraordinarios que suelen dar lugar a las placas base más complejas y espectaculares del mercado. Placas base muy caras y destinadas a cajas grandes que puedan albergar placas de gran tamaño a las que se les supone que se les unirán complejos sistemas de refrigeración, montajes de varias tarjetas gráficas, etc.

La siguiente placa de ASUS en la que nos hemos parado es la impresionante Maximus V Extreme. Esta placa de más de 400 Euros es el sueño húmedo de cualquier aficionado al overclocking o simplemente de cualquier amante al hardware fuera de lo convencional. Formato Extended ATX para una placa con todos los extras que podamos imaginar. Podemos montar cuatro tarjetas gráficas de forma simultánea, con un máximo de cuatro GPUs, este es su gran objetivo además de soportar las memorias RAM con las frecuencias más elevadas y niveles de overclocking de procesador sobresalientes. Hasta 8 puertos USB 3.0, cuatro de ellos añadidos, otros cuatro puertos SATA 6gbps añadidos a los dos del chipset para sumar un total de 10 puertos SATA internos. Dispone también de controladora Wifi con Bluetooth 4.0 integrado. Añade también una controladora mSATA para añadir discos SSD y lo más espectacular de todo, la OC Key, que es un módulo que se conecta entre el monitor y la tarjeta gráfica para tener un OSD directo en el monitor, ejecutemos la aplicación que ejecutemos, para poder controlar en caliente las configuraciones de hardware de nuestro sistema como monitorización, overclocking, etc.

La Gigabyte G1.Sniper 3 es también otro de esos modelos únicos. Su precio alcanza los 330 Euros y está orientada también a complejos sistemas gráficos de hasta cuatro tarjetas simultáneas ya sean Nvidia o AMD. Es también una placa de formato ATX Extendido e integra prestaciones similares a la ASUS pero haciendo hincapié en eliminar los conectores USB 2.0 potenciando la conectividad USB 3.0. Dispone de un módulo Wifi adicional y de un slot mSATA integrado en placa. Dos Ethernet Gigabit, controladora SATA adicional con cuatro puertos SATA 6gbps, botones directos en placa, etc. Los puertos USB 3.0 se cuentan por una decena repartidos entre conectores frontales y traseros. Todos vienen de origen de los puertos nativos del chipset pero Gigabyte integra unos hubs de 4 puertos firmados por VIA para añadir 4 puertos por cada uno de los puertos nativos utilizados a este fin.

EVGA es otro de los fabricantes que se ha especializado en modelos de tamaño especial y prestaciones excepcionales. La EVGA Z77 FTW es otra placa de formato Extended ATX para configuraciones graficas SLI de hasta 4 tarjetas simultáneas. La placa añade algunos conectores USB 3.0 y algunos conectores SATA adicionales pero básicamente se centra en el overclocking de memoria y procesador. Como elementos adicionales también encontramos dos puertos eSATA combinados con USB para recibir corriente, dos puertos Gigabit con combinaciones en modo Teaming, y llamativamente, solo usa un puerto Displayport como conectividad gráfica. Soporta Lucid VirtuMVP, dispone de un sistema de alimentación sobredimensionado con doble entrada auxiliar para el procesador, conector ATX en 90º y un conector PEG de potencia para suministrar más estabilidad a los puertos gráficos de la placa. A diferencia del resto de modelos la ventilación del chipset es activa así que también es un modelo más ruidoso. Su precio ronda los 300 Euros y será muy interesante para los que buscan rendimiento puro y duro para plataformas graficas Nvidia.

Conclusión

Conclusión.

Esta colección de placas por formato creo que nos da una buena idea de los modelos más destacables de los principales fabricantes en cuanto al chipset Z77 se refiere. Ahora es el momento difícil porque debo elegir de cada formato la placa que creo que es merecedora de nuestra plena recomendación. Hemos tenido en cuenta las prestaciones, el precio y la facilidad para encontrarla en tiendas de nuestro territorio.

Dicho esto creo que sin duda en el formato ATX me quedo con la Gigabyte GA-Z77X-D3H. Una placa base económica pero muy bien equipada y con una bios excepcional. Es la mejor opción para esta categoría aunque claro esta no llega a los añadidos de algunos modelos Thunderbolt también mencionados. Aun así creo que esta tecnología está lejos de ser útil para los usuarios de PC, más que nada por precio, así que no es el momento para darle prioridad en nuestra selección.

En cuanto a placas Micro-ATX me quedo con la opción de la Asrock Z77 Extreme4-M. Una placa base económica pero potente y con las prestaciones claves para dar el servicio adecuado sin dejar de lado las prestaciones añadidas en forma de software, bios UEFI accesible, buenos niveles de overclocking y fabricación de calidad.

El premio a la mejor placa Mini-ITX también es para Asrock. La Z77E-ITX es prácticamente perfecta. Integra una serie de tecnologías que la hacen perfecta para configuraciones compactas de alto rendimiento y encima es la más económica de todas las placas que hemos podido encontrar con este chipset.

En los modelos de prestaciones y tamaño fuera de lo normal me quedo con la nueva ASUS Maximus V Extreme. Es una placa realmente completa, con una bios de cine, una integración que no deja nada de lado y una serie de software integrado que la convierten en todo un lujo. Su capacidad para montar sistemas gráficos avanzados e incluso su sistema de OSD en pantalla la convierten en una placa base única para PCs excepcionales.

  • Producto: Gigabyte GA-Z77X-D3H
  • Fecha: 29/07/2012 17:04:33
  • Producto: Asrock Z77-Extreme4-M
  • Fecha: 29/07/2012 17:04:45
  • Producto: Asrock Z77E-ITX
  • Fecha: 29/07/2012 17:05:01
  • Producto: ASUS Maximus V Extreme
  • Fecha: 29/07/2012 17:05:13
Secciones: Placas Base