LG G5 a fondo, así es el concepto modular

por Antonio Delgado 21/02/2016 3

Este mediodía LG presentó oficialmente uno de los terminales más esperados y que vuelve a poner en el mapa a los coreanos en el mercado de smartphones de gama alta, el LG G5. Este terminal con cuerpo metálico de una sola pieza introduce un novedoso sistema modular y dos cámaras para diferenciarse, parece que con éxito, del resto de fabricantes.

El procesador que dará vida a este LG G5 es un Snapdragon 820, la nueva bestia de Qualcomm dotada de 4 núcleos de su propia arquitectura Kryo y con una GPU Adreno 530. Este SoC va acompañado de 4 GB de memoria RAM y 32 GB de almacenamiento interno que se pueden ampliar con tarjetas microSD de hasta 200 GB.

Encima de todo este hardware tenemos una pantalla de 5,3 pulgadas con panel IPS y 2.560 x 1.440 píxeles de resolución y un brillo máximo, con un modo especial, que alcanza unos increíbles 850 nits. 

Las cámaras son uno de los ejes principales del LG G5, si el LG G4 ya fue uno de los terminales con mejor cámara del año, en esta nueva versión la compañía se ha decantado por colocar dos cámaras en la parte trasera. Una de 16 Megapíxeles principal y otra de 8 Megapíxeles que aumenta su campo de visión hasta un gran angular de 135 grados.

De esta manera se pueden crear tomas con un mayor campo de visión, o incluso combinar la foto de ambas lentes para tener más campos de visión.

El sistema de enfoque láser está presente también y permite al G5 enfocar de manera muy rápida incluso en esas situaciones donde la iluminación es deficiente. Además, se incluye un doble flash LED de dos tonos.

En la zona frontal encontraremos una cámara de 8 MP.

A parte de las cámaras, la característica estrella de este LG G5 es su sistema modular, todo un soplo de aire fresco para un sector gobernado por la monotonía y que tiene más mérito aún al haberlo integrado en un diseño unibody de metal. El LG G5 tiene una tapa en la parte inferior que se puede extraer pulsando un pequeño botón camuflado en la zona. Al quitar esta tapa vemos cómo la batería también sale, de manera que se puede cambiar  de una manera muy sencilla.

Además, este sistema permite añadir nuevos accesorios como el LG CAM PLUS, un grip que dota de mejor agarre y más botones dedicados al G5. Incluye botón de disparo con sensibilidad para enfoque, una rueda de zoom, y otros botones para más funciones. Además, el LG CAM PLUS tiene una batería de 1.200 mAh que aumenta hasta los 4.000 mAh la capacidad total del dispositivo.

Otro accesorio que LG nos mostró en su presentación fue el LG Hi-Fi Plus con B&O Play, un DAC externo de 32 bits creado en colaboración con  Bang & Olufsen para los amantes del sonido de calidad. Este módulo se conecta al smartphone, aunque también puede funcionar de manera independiente con otros dispositivos.

El puerto USB 2.0 de su parte posterior es de tipo C.

Directamente "inspirado" en el sistema Nokia Glance (el intercambio de patentes entre Nokia y LG posiblemente ha tenido algo que ver) llega el Always On, un centro de información (hora, notificaciones, etc) que se mantiene siempre encendido en pantalla, con un consumo mínimo de batería (0,8% cada hora) que compensa las 150 veces que, de media, un usuario enciende la pantalla de su smartphone al día. Además el doble toque para "despertar" al dispositivo sigue presente en este G5.

El sensor de huellas se coloca en la parte inferior y hace también las veces de botón de encendido. Se trata del único botón de control, junto con el botón de volumen, que la compañía ha integrado en este terminal.

De serie, el LG G5 incluye una batería de 2.800 mAh, pero esa batería se puede cambiar fácilmente como hemos visto o incluso ampliar con accesorios como el grip de la cámara. En total, hablamos de unas dimensiones de 149 x 73,9 x 7,7 milímetros y un peso de 159 gramos, nada mal para su cuerpo metálico y las posibilidades que da el sistema modular.

El LG G5 llegará al mercado en abril, aunque la compañía todavía no ha querido desvelar cuál será el precio del nuevo terminal. El sistema operativo utilizado será Android 6.0 Marshmallow.

Habrá que ver qué tal responde el mercado ante esta demostración de LG, lo que está claro es que, tengan éxito o no, nadie les podrá echar en cara que no han innovado.