Comprar productos informáticos en España será más caro en 2017

por Mikel Aguirre 15/12/2016 2

En el mercado de productos informáticos y tecnológicos es innegable la dura influencia del dólar a nivel mundial. Por mucho que la zona Euro sea superior en habitantes a Estados Unidos, el dólar americano es una moneda universal de uso en todo tipo de transacciones internacionales y en especial cuando se trata de productos que se venden en multitud de países incluyendo Estados Unidos.

A esto tenemos que sumarle el hecho de que el PIB de Estados Unidos es un 50% superior al PIB total de todos los países de la zona euro combinados. Todo esto por no hablar de que Estados Unidos es un país de más de 300 millones de habitantes (3º en el mundo) y una renta per cápita superior a los 50 mil dólares anuales (7º en el mundo). En otras palabras, que Estados Unidos es el mercado de consumo más importante del mundo.

Aunque esto no es nada nuevo y desde que existe el mercado tecnológico moderno ha sido siempre así, la realidad es que resulta innegable tener en cuenta que nos afecta considerablemente.

Cuando el Euro se canjeaba por más de 1,25 dólares, hace unos años, un producto que costaba 100 Euros en Estados Unidos, costaba 100 euros en España o cualquier otro país de la zona Euro, cuando en realidad al cambio debería ser menos un 25% menos.

Existen razones por las que esto es así:

  • En Estados Unidos no existe el IVA, o impuesto sobre valor añadido (a excepción de unos estados).
  • Estados Unidos es un país grande y Europa son muchos países pequeños. Esto implica los siguientes problemas para Europa:

    • Un fabricante necesita tener gente dedicada para cada país para ventas, marketing y soporte.
    • La documentación del producto tiene que estar en cada uno de los idiomas de los países europeos.
    • Se tiene que trabajar con distribuidores específicos en cada país que muevan volúmenes más pequeños de producto.
    • El coste del transporte es superior al ser un mercado de tantos países.

Por si esto no fuera suficiente, Estados Unidos ejerce un gran control sobre el mercado tecnológico ya que son Empresas americanas las que disponen de patentes y tecnologías en las que se basan la mayoría de productos tecnológicos.

Por ejemplo, si compramos una placa base, sus componentes más caros con diferencia son el chipset y el zócalo y estos marcan el coste completo de dicha placa base. De hecho, el fabricante del chipset gana más dinero con la venta del chipset al fabricante de la placa base, que lo que gana el fabricante de la placa base vendiendo el producto final. El fabricante de la placa base, ha comprado el chipset en dólares y por tanto repercute el coste final con respecto al valor del chipset en dólares.

Exactamente lo mismo ocurre con las tarjetas gráficas y con una inmensidad de componentes y productos más.

Todo este cúmulo de cosas hace que sea inevitable que los fabricantes calculen los precios de venta de los productos en dólares principalmente y hagan la conversión a euros en función al cambio que tiene con respecto al dólar y los sobrecostes que supone vender en Europa.

Entonces, si el dólar sube con respecto al Euro, un café seguirá costando lo mismo, y una barra de pan seguirá costando igual, pero un producto tecnológico costará más.

Lo que está ocurriendo es que el dólar está subiendo considerablemente con respecto al Euro, en especial desde las elecciones en Estados Unidos. Por si esto fuera poco la Reserva Federal acaba de anunciar la subida de los tipos de interés. Esto hará que el volumen de dólares en el mercado disminuya, y con ello suba su valor, haciendo que el coste del dólar con respecto al euro haya llegado a cifras que no se veían desde 2003.

En el momento de escribir este artículo: 1 Euro = 1,0407 Dólares.

Comprar productos informáticos en España será más caro en 2017, Imagen 1

Teniendo en cuenta que la Unión Europea no planifica nada de momento que vaya a contrarrestar esto, los expertos en finanzas auguran que alcanzaremos la paridad (1 Euro = 1 Dólar) durante el primer trimestre de 2017.

En definitiva, que veremos un aumento generalizado de los precios en Europa en 2017 para la mayoría de componentes informáticos y productos tecnológicos. Si estás pensando en realizar una inversión importante en tecnología, tienes números de que te cueste más dinero cuanto más esperes, salvo que lo compres en Estados Unidos.