AMD anuncia Mantle, una API de desarrollo para aprovechar al máximo la arquitectura GCN de las AMD Radeon

por Antonio Delgado 26/09/2013 1

Actualmente la mayoría de juegos utiliza las librerías DirectX para comunicarse directamente con la GPU, esto tiene la ventaja de ser algo bastante "universal" que cualquier juego puede utilizar para aprovechar la potencia de las gráficas, sea cual sea su marca, pero a nivel de eficiencia es imposible hacer que se aproveche al máximo la GPU con sus características especiales. AMD ha anunciado Mantle, una API específicamente creada para permitir que los juegos utilicen el lenguaje nativo de la arquitectura GCN de la compañía, permitiendo una optimización mucho mayor y a bajo nivel de la tarjeta gráfica.

De esta manera, los títulos que utilicen Mantle en su desarrollo, podrán hacer uso de la gráfica sin tener que pasar antes por las librerías de DirectX, consiguiendo una comunicación y ejecución más rápida, aún así podrá hacerse uso de las características más importantes de DirectX.  Según la propia compañía, Mantle permitirá multiplicar por 9 las "draw call" por segundo, o intrucciones de llamada que la GPu es capaz de admitir, liberando al procesador de esta tarea.

AMD anuncia Mantle, una API de desarrollo para aprovechar al máximo la arquitectura GCN de las AMD Radeon, Imagen 1

Lo mejor de todo es que AMD Mantle será compatible con todas las gráficas con arquitectura GCN, es decir, a parte de las nuevas Radeon R7 y R9, podrán aprovecharse de esta características la actual serie Radeon HD 7000. El esperado Battlefield 4 será el primer título del mercado en hacer uso de Mantle mediante una actualización que llegará en Diciembre de este año, por lo que aprovechará al máximo su ejecución en tarjetas gráficas AMD Radeon con arquitectura GCN. A lo largo del próximo 2014 veremos varios títulos compatibles, 15 con motor FrostByte 3 de DICE y más títulos todavía por desvelar, ya que AMD ha trabajado con varias compañías de juegos para implementar la nueva API.

Además, Mantle será compatible con las consolas de nueva generación con hardware AMD, es decir, la nueva PlayStation 4 y la Xbox One de Microsoft, pudiendo convertirse en todo un estándar que permitiría una optimización mucho mayor que la actual.