NVIDIA G-SYNC funciona en portátiles sin necesidad de ningún chip dedicado

por Antonio Delgado 03/02/2015 4

G-SYNC fue la propuesta de NVIDIA para solucionar los problemas de sincronización que ocurren entre la GPU y la pantalla del ordenador en juegos, como pueden ser el tearing o imágenes cortadas. AMD posteriormente hizo lo propio y lanzó una tecnología similar basada en el estándar Adaptive-Sync de la VESA, llamada FreeSync.

La principal diferencia entre ambos sistemas es que, mientras que FreeSync está basado en un estándar y funciona con monitores con DisplayPort 1.2a y 1.3 sin ningún requisito adicional, NVIDIA introdujo un chip dedicado en los monitores para que su sistema funcione, un chip que suele añadir un sobrecoste a los monitores entorno a los 150-200 Euros y sin el cual G-SYNC no funcionará.

Sin embargo, gracias a la filtración del driver 346.87 en la web de descargas de ASUS, hemos podido comprobar que, al menos en portátiles, dicho chip G-SYNC no es necesario y podemos activar G-SYNC  sin problemas. En nuestro caso hemos probado con un ASUS G751 con una GTX 980M (en breve tendréis la review completa) y el resultado es plenamente satisfactorio.

NVIDIA G-SYNC funciona en portátiles sin necesidad de ningún chip dedicado, Imagen 1

Ejecutando la demo del péndulo podemos ver la mejora obtenida al tener activado G-Sync. Os mostramos un vídeo para que podáis ver la diferencia.

Ya os hablamos de otra de las limitaciones que tenía G-Sync en portátiles, y es que por culpa del sistema Optimus, encargado en intercambiar entre la gráfica Intel integrada y la GPU Nvidia dedicada, G-Sync no podía funcionar en estos equipos. El problema viene porque la tecnología Optimus redirige siempre la señal de vídeo a través de la salida de la GPU Intel integrada, por lo que no es posible utilizar G-Sync ni otras tecnologías en equipos portátiles.

Por suerte, cada vez vemos más portátiles que prescinden de Optimus, una tecnología que no tiene sentido en equipos gaming, como es el caso de este ASUS G751 o el MSI GT80 TITAN. No hemos podido probar el G-Sync en la bestia de MSI, pero en principio no debería haber ningún impedimento para que funcionara. 

Otro detalle curioso es que, con cualquier driver, es posible hacer que la pantalla del ASUS G751 que viene de serie a 75 Hz pueda funcionar a 100 Hz, su verdadera frecuencia de actualización nativa, creando un perfil específico, por lo que tendremos un portátil con G-SYNC y 100 HZ con una simple actualización de drivers. 

NVIDIA G-SYNC funciona en portátiles sin necesidad de ningún chip dedicado, Imagen 3