NVIDIA G-Sync no disponible para portátiles por el momento

por Antonio Delgado 10/10/2014 3

Hace ahora un año, NVIDIA sorprendió a toda la comunidad "gamer" presentando  por fin una solución a los problemas de tearing, stuttering y similares. Esta tecnología llamada G-Sync permitía sincronizar la tarjeta gráfica con el monitor gracias a un chip dedicado que la GPU pudiera controlar los tiempos de actualización de la pantalla y adaptar la frecuencia de actualización a las imágenes por segundo que genera la GPU.

De esta manera se consigue eliminar los molestos defectos visuales sin tener que requerir a soluciones como el V-Sync, que en muchos casos produce input lag y penalizaciones en el rendimiento. Si bien a esta tecnología le ha costado despegar, en los últimos meses hemos podido ver nuevos modelos de varios fabricantes que han adoptado esta tecnología como el nuevo ASUS ROG Swift PG278Q. Sin embargo, uno de los principales handicaps del G-Sync es la necesidad de adquirir un monitor compatible, lo que suele suponer tener que desembolsar entre 150 y 200 Euros más que lo que cuesta el mismo monitor sin esta tecnología.

Además, a esto se sumó el hecho de que poco tiempo después de la presentación de G-SYNC, AMD contraatacó presentando FreeSync, una tecnología similar que no requería de ningún chip adicional y que se basaba en un estándar definido y libre que no requería del pago de licencias ni estaba limitado a ningún fabricante.

NVIDIA G-Sync no disponible para portátiles por el momento, Imagen 1

Más adelante conoceríamos el nombre de la tecnología en la que se basaba: el  Adaptative Sync que VESA definió para el estándar DisplayPort 1.2a y DisplayPort 1.3. Las ventajas eran claras, al tratarse de un estándar abierto, esta tecnología no se limitaba a tarjetas gráficas de una marca, tampoco requería de ningún chip especial y, por tanto, no aumentaría el precio de los monitores ya que tan solo se requiere de un monitor compatible con DisplayPort 1.2a o 1.3.

Esto dejó en una situación difícil al G-SYNC de Nvidia, sin embargo es cierto que a día de hoy la única manera de tener acceso a esta tecnología es adquiriendo un monitor con el chip G-Sync y una tarjeta gráfica GeForce GTX 650 Ti o superior.

NVIDIA G-Sync no disponible para portátiles por el momento, Imagen 2

Sin embargo, a pesar de que es cierto que la compañía no lo ha anunciado, G-SYNC no es compatible con portátiles, por lo que a pesar de estar basadas en la última arquitectura de Nvidia "Maxwell", las nuevas GTX 970M y GTX 980M no podrán hacer uso de esta tecnología en ninguna pantalla de portátil ni monitor externo.

La razón de esto la encontramos en la tecnología Nvidia Optimus, un sistema por el cual los portátiles son capaces de cambiar entre la gráfica integrada en los procesadores Intel y la dedicada de Nvidia, de tal manera que cuando no se requiera potencia gráfica, el equipo consumirá mucha menos energía. El problema viene desde el momento en que la salida de vídeo, tanto a la pantalla del portátil como a la salida de vídeo(HDMI, DP, DVI, etc), tiene que pasar a través de la tarjeta gráfica integrada, aunque estemos acelerando con la dedicada. Por esta razón GSync no puede ser utilizado en equipos portátiles y de hecho viene deshabilitado a nivel de drivers por parte de Nvidia.


NVIDIA G-Sync no disponible para portátiles por el momento, Imagen 3

Esto no solo influye en equipos portátiles, hay sobremesas compactos que hacen uso de tarjetas gráficas de sobremesa como  el nuevo ASUS ROG GR8 que hemos analizado y un gran número de Steam Machines que no podrán hacer uso de esta tecnología al utilizar la gráfica integrada a través de la tecnología Optimius.

En estos momentos Nvidia está trabajando en un "passthrough" para saltarse esta limitación, es decir, en buscar la manera de que la salida no dependa enteramente de la gráfica integrada para que G-Sync sea compatible tanto con la pantalla de los portátiles como con monitores externos compatibles, pero a día de hoy no hay manera de utilizar esta tecnología desde tarjetas gráficas de portátiles.