Samsung Galaxy S6 y S6 Edge a fondo

por Antonio Delgado 01/03/2015 11

Si habéis seguido con nosotros la presentación oficial de los nuevos Samsung Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge ya conoceréis muchos de los detalles que de los que son los actuales buques insignia de los coreanos. Esta nueva generación sin duda ha aprendido de los errores pasados, tanto a nivel de hardware como (y sobre todo) a nivel de diseño, materiales y acabados.

A estas alturas no es un misterio que los materiales y acabados del Galaxy S5 no gustaron a nadie, y Samsung ha rectificado con estos Galaxy S6 añadiendo metal como estructura principal y cristal tanto en el frontal como en la parte trasera. Tampoco las especificaciones hardware del galaxy S5 sorprendieron a nadie, y en esta ocasión sí que vemos un terminal de referencia para la nueva generación de dispositivos.

A nivel de hardware, tanto el Galaxy S6 como el galaxy S6 Edge son básicamente lo mismo, tenemos un procesador de 64 bits Exynos 7420 de 8 núcleos (4+4) creado por la propia Samsung con un proceso de fabricación de 14 nanómetros y al que acompañan 3 GB de memoria RAM LPDDR4 de alta velocidad. Este procesador se coloca como una de las opciones más potentes de la actualidad, y luchará de tú a tú con otro grande como el Snapdragon 810 de Qualcomm.

Hemos podido instalar el AnTuTu Benchmark y el resultado es realmente alto, 69.704 puntos que lo colocan en la cima del rendimiento.

También hay novedades en el almacenamiento, ya que todas las versiones (de 32, 64 y 128 GB) harán uso de memoria UFS 2.0, un nuevo tipo de memoria flash que alcanza velocidades de lectura cercanas a los 350 MB/s y de escritura del orden de los 150 MB/s, de nuevo vemos otra innovación que deja a los Galaxy S6 a la cabeza del rendimiento.

Ofrece conectividad NFC, WiFi 802.11 ac MiMo 2x2, Bluetooth 4.0 y LTE Cat.6.

Samsung Galaxy S6 y S6 Edge a fondo, Imagen 1

En ambos casos tenemos una pantalla de 5,1 pulgadas Super AMOLED, tecnología que Samsung domina a la perfección, con una resolución QuadHD, es decir, 2560 x 1440 píxeles, lo que nos deja una densidad de pantalla muy alta, de 577 píxeles por pulgada. Además, la pantalla está recubierta por una capa de cristal Gorilla Glass 4 que lo protege de los arañazos y, además, es mucho más resistente a roturas por golpes que versiones anteriores. Además, también encontramos cristal en la parte trasera sustituyendo al plástico de generaciones anteriores.

La principal diferencia que hay entre los dos terminales es la pantalla curva del Galaxy S6 Edge. A diferencia de lo que ocurría en el Galaxy Note Edge, en esta ocasión tenemos borde curvado en ambos laterales del teléfono, un detalle que hace que el borde del terminal sea realmente fino y que lo convierte en un smartphone exclusivo que no tiene ningún equivalente en el mercado.

En la mano se nota muy ligero y cómodo al uso. Los bordes redondeados sirven para mostrar notificaciones laterales al deslizar el dedo, además de disponer de un modo noche que muestra la hora atenuada y que permite disponer de una barra de notificaciones en el lateral aunque el resto de la pantalla no se encienda para nada.

Las dimensiones del Galaxy S6 son de 143,4 x 70,5 x 6,8 mm, mientras que las del S6 Edge son de 142,1 x 70,1 x 7 mm. Su peso es de 138 y 132 gramos respectivamente.

Pasamos ahora a las cámaras. Empezando por la cámara frontal ya vemos que la compañía ha cuidado el aspecto fotográfico en estos terminales. Encontramos un módulo de 5 megapíxeles con una apertura de f/1.9 ideal para fotografías en entornos de poca luz. Además incluye un modo de HDR a tiempo real, la primera vez que se integra en una cámara frontal.

La cámara trasera mantiene la apertura de f/1.9, pero en esta ocasión encontramos un sensor de 16 megapíxeles con estabilización óptica mecánica que le permite realizar fotografías menos movidas al mantener el sensor estabilizado en todo momento.

No le falta el modo HDR a tiempo real ni tampoco el sistema de autoenfoque rápido que es capaz de detectar objetos en movimiento y mapearlos a tiempo real para mantener siempre el enfoque.

En cuanto al vídeo, es capaz de grabar a resoluciones 4K/UHD, QuadHD y 1080p entre otros modos. A 1080p también puede grabar a 60 FPS.

La versión de Android es la 5.0.2 Lollipop con la nueva capa de personalización de Samsung renovada. Incluye preinstaladas aplicaciones de Microsoft como Onedrive, Skype o OneNote tras el acuerdo que alcanzaron ambas compañías.

No podemos olvidarnos de mencionar el sistema de pagos Samsung Pay que integran por primera vez en estos Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge y que pretenden cambiar la manera en la que pagamos con tarjeta.

Este sistema utiliza el conocido NFC, pero también MST o Magnetic Secure Transmissión, una tecnología por la cual es posible pagar en cualquier lector de tarjetas de banda magnética con el móvil. Sin duda una tecnología que dará que hablar porque no requiere de equipos especiales en los comercios y dará un empujón al pago con móvil.

Para ello, el Galaxy S6/ S6 Edge es capaz de generar campos magnéticos que los lectores de banda magnética pueden leer y reconocer como si se tratara de una tarjeta bancaria convencional. Esta tecnología estará disponible a partir de verano.

Tampoco se olvidan del lector de huellas dactilares, con detección mejorada y más sencilla respecto a su predecesor, o del sensor de pulso en la zona trasera.

La batería es de 2550 mAh en el Galaxy S6 y de 2600 mAh en el Galaxy S6 Edge. En ambos casos encontramos un práctico sistema de carga rápida capaz de recargar en 10 minutos la batería equivalente a 4 horas de uso.

Los Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge llegarán al mercado a partir del día 10 de abril de este mismo año. Lo harán con versiones de 32 GB, 64 GB y 128 GB. El Galaxy S6 costará 699, 799 y 899 Euros respectivamente. Por el momento los precios del Galaxy S6 Edge no han sido confirmados, pero se espera que la versión de 128 GB del Edge supere los 1.000 Euros.