Google Chromecast 2015

por Javier Rodríguez 07/10/2015 5
Conectividad
Alimentacion
Video
Precio
Web
Wifi-AC 2.4-5GHz
Micro USB
HDMI 1.4 1080p
39 Euros

Introducción y especificaciones

Introducción

Estos dispositivos de streaming nos permiten una comunicación directa entre emisor y receptor sin necesidad de puntos intermedios. La emisión se inicia con un menú, mando a distancia, o como en el caso del Chromecast, a través de aplicaciones preparadas para diferentes plataformas que van desde Mac, Pc, iOS, Android, Windows, etc.

La mejora que introduce esta revisión es que ahora permitirá “bit ratios” más elevados gracias, en buena medida, a su rediseño conectivo mediante la incorporación del estándar Wifi-AC y el soporte de bandas de 2.4 o 5GHz.

Especificaciones y forma

Chromecast ha cambiado de forma y lo ha hecho en un modo bastante radical. De “pincho” HDMI con conectividad USB para alimentación a un sistema más cómodo y versátil que a la vez permite a la marca potenciar el diseño de antenas que se encuentra en su interior.

El nuevo Chromecast no es mucho más grande en volumen que el anterior pero ahora su cuerpo es completamente redondo e integra el cable HDMI con un pequeño alargador. Es más cómodo de usar puesto que elimina el alargador que montaba el anterior para evitar espacios reducidos y su imán inspirado permite una buena comodidad para su transporte. El cable HDMI es completamente plano y muy flexible. La conectividad es de tipo HDMI 1.4a por lo que soporta hasta 1080p60, que es además, su máxima capacidad de proceso de video.

Esta es una mejora puesto que el modelo anterior solo era capaz de recibir vídeo en formato 720p60. La mejora de calidad era algo muy esperado, pero por su conectividad exclusivamente inalámbrica, era prácticamente desempeñarla con calidad en el modelo anterior ya que solo soportaba Wifi-N en la banda de los 2.4GHz.

El largo del cable Micro-USB no debería ser un problema. Son unos 2 metros de largo lo que tiene.

En su interior encontraremos un Marvell ARMADA 1500 Mini Plus. Este SOC de doble núcleo (1.3GHz), y arquitectura Cortex-A7, está muy especializado en bajo consumo y proceso de vídeo. Su GPU soporta vídeo 1080p60, con profundidad de color de hasta 12-Bit por canal, y múltiples códec con aceleración por hardware. También es un portento en el soporte de diversos métodos de DRM, algo que asustará a más de uno pero que no se traduce en ninguna limitación de uso para el usuario doméstico, pero sí un apoyo más para diferentes industrias del streaming. 512MB de RAM dan soporte al Chromecast 2.

La GPU también soporta 3D, aunque no es algo que vayamos a ver soportado en el Chromecast, al menos no por ahora, y en todo caso es bastante limitado, aunque soporta estándares tan extendidos en plataformas móviles como es el OpenGL ES en sus variantes 1.0 y 2.0.

Se acompaña de un chip gemelo que está especialmente diseñado para trabajar en colaboración con este SOC. Se trata de un Avastar 88W8887, también de Marvell, que es el que aporta la conectividad Wifi-AC multi frecuencia. Curiosamente este chip también añade conectividad Bluetooth y Bluetooth de bajo consumo, NFC y radio FM, pero no están implementados en el Chromecast. Su velocidad máxima sobre los 5GHz es de 433mbps y usa una configuración de antenas 2x2 MIMO.

El interfaz es más "material design" y lo primero que recibiremos es una actualización completa del sistema operativo integrado.

Se sigue alimentando por micro USB. Su cargador es de 1 amperio, a 5v, es decir un pico máximo de consumo de 5w. En realidad, el consumo de esta unida no ronda ni la mitad de esos 5w. Su objetivo es que se pueda alimentar desde el puerto USB del televisor y el cargador de 1 amperio no es más que una medida de seguridad para evitar problemas en cualquier entorno donde se vaya a usar este dispositivo.

 

Las mejoras y la práctica

Las mejoras y la práctica

Soy usuario de Chromecast prácticamente desde que salió, hace ya más de dos años. Este dispositivo, en conjunción con los servicios o programas adecuados, es una forma asombrosamente cómoda de ver contenidos en el televisor. Muy estandarizado y con soporte de los principales programas de gestión de contenidos o reproducción, se convierte en un cómodo aliado no solo en casa sino también cuando viajamos. Ver una película en el televisor de un hotel, montar una presentación, llevar contenidos a cualquier televisor de casa…se hace mucho más sencillo y cómodo.

El nuevo Chromecast a la izquierda, a la derecha el modelo anterior.

El Chromecast a día de hoy sigue siendo una solución muy válida y si lo veis barato de segunda mano, ahora que salen nuevos, no dudéis en haceros con uno de ellos porque le sacareis partido sí o sí. El nuevo, para los que ya usamos este dispositivo, nos aporta potencia conectiva y vídeo de alta definición, pero de verdad.

Cuenta con un led de actividad y un botón de reset para devolverlo a parámetros de fábrica.

Si bien estoy de acuerdo que una película se ve perfectamente a 720p, también soy consciente de que se ve mejor a 1080p y acceder a ello no es tan caro. El Chromecast 2015 hace lo que ya hacen otros dispositivos de su competencia, sin duda, pero es una ventaja funcional para los que ya nos hemos hecho a esta plataforma de streaming.

Podemos usar redes de 2.4 o 5GHz. Evidentemente con perdida de rendimiento si usamos una de las primeras.

El nuevo Chromecast 2015 reproduce perfectamente contenidos 1080p60, lo he podido comprobar con vídeos de prueba y algunas películas de alto-bitratio tanto en modos de reconversión como vídeo original a través de un servidor Plex. Plex aún no parece muy preparado para este nuevo Chromecast y tendremos un alto consumo de CPU, si queremos usar formatos originales más vale que tengamos una máquina suficientemente potente para la reconversión.

La configuración sigue siendo igual de sencilla pero ahora el interfaz es algo diferente.
Es el mismo para este modelo y para el anterior. Simplemente renovado.

Este tipo de dispositivos siempre requieren más carga de proceso en el emisor, para adaptarse a las posibilidades de códec y formato del receptor, así que debemos tener esto en cuenta sobre todo en el ámbito doméstico. Estamos aumentando las necesidades de hardware de forma notable al pasar a resoluciones 1080p.  Si vamos a usarlo para algún servicio de streaming (Netflix, Wuaki, Yomvi, etc.) esto no debe preocuparnos a nosotros.

No hemos encontrado problema, ni debería haberlo, con ninguna de las aplicaciones que ya soportan Chromecast en cualquier plataforma.

En mis pruebas, con nuestro ya veterano router AC, la sincronía con el punto de acceso es de unos 160mbps, pero como digo mi punto de acceso es de los primeros modelos AC y está limitado a 40MHz así que sus velocidades de acceso rondan los 160mbps con muy buena cobertura. No he tenido problemas para reproducir ningún contenido así que puedo presumir que también se comportará bien en redes Wifi-N con banda de 5GHz. Estas bandas están también menos saturadas así que ofrecen una vía de escape para las interferencias de redes cercanas.

La velocidad de la duplicación de pantalla, desde Android, ha mejorado de forma notable. Mucha menos latencia. No así en el modo "beta" de duplicación de escritorio o ventana desde PC.

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión

Chromecast 2015 no es ninguna revolución. No hay ningún cambio dramático en su forma de funcionar o de trabajar. Añade lo que todos esperábamos, que era soporte 1080p de calidad y redes inalámbricas más rápidas que nos permitan manejar esas resoluciones con bitratios que ofrezcan una calidad de imagen adecuada.

El nuevo formato a mí de primeras me parecía de chiste, pero lo cierto es que gana mucho cuando lo tienes en mano. Su cable integrado, más flexible, no supone una merma en su movilidad y ofrece ventajas conectivas ya que no tenemos que andar con un alargador si lo usamos en la carretera. Se sigue alimentando por USB y su consumo sigue siendo bajo y la cobertura inalámbrica es mucho más elevada ya que está más liberado de la barrera que supone el propio televisor.

La configuración es igual de sencilla y los usos siguen siendo los mismos. Si tienes un Chromecast, de los viejos, y estas contento con él no veo razones para mejorar a este, salvo que quieras aprovechar su nuevo potencial para reproducir contenidos en formato 1080p o descargar la banda de 2.4Ghz de tu punto de acceso.  Su precio es de 39 Euros, aunque ya hemos visto y aprovechado algunas ofertas puntuales, donde incluso se puede conseguir por debajo de los 30 euros.