Silverstone Tundra TD03-SLIM

por Javier Rodríguez 16/12/2015 1
Radiador
Ventilador
Tubos
Precio
Web
120mm aluminio
120mm, 15mm, 800-2200rpm
12mm reforzado
75 Euros

Introducción, radiador y tubos

Introducción

Un kit de refrigeración líquida, aun siendo soluciones todo en uno como esta, siempre ofrecen un plus a cualquier ordenador. Hacen cualquier PC más estético y también hacen más sencilla la refrigeración del sistema. También tienen sus desventajas, como menos ventilación en otros componentes, pero básicamente se asumen por el bien de disponer de una solución más compacta, eficiente y estética.

Radiador y tubos

El Tundra TD03-Slim de Silverstone es una solución poco convencional. Su gran virtud es el tamaño, pero no deja de lado unos mínimos de forma y rendimiento que hagan que nos decantemos por el frente a alternativas convencionales de menor o mayor tamaño. Silverstone ha conseguido reducir su perfil de dos formas: con un radiador más delgado y un ventilador de bajo perfil.

El radiador tiene 22mm de grosor, frente a los 27mm que es habitual en un kit de refrigeración normal. La diferencia es perfectamente perceptible a simple vista. Está fabricado con los elementos habituales en sistemas todo en uno de precio reducido. Es decir, completamente en aluminio, con un tratamiento de pintura. El sistema de canalización es también el habitual con canalizaciones planas conectadas por láminas de aluminio curvadas para mejorar la resistencia al aire y, por tanto, el intercambio de calor. Es un diseño clásico y eficiente pero muy común en cualquier radiador de sistema de refrigeración líquida para PC.

Tiene unas dimensiones estándar de 120mm, para anclajes de caja y ventiladores de este tamaño, así que podemos adaptarlo a cualquier caja que tenga este tipo de puntos de montaje con la diferencia de que su tamaño reducido nos ayudará bastante en esta tarea.

Las conexiones y los bucles hacen que tenga algo más de largo que de ancho. Concretamente se alarga hasta los 153mm. No es una diferencia importante, pero es crucial para cierto tipo de montajes donde el tamaño va terriblemente justo.

Los tubos de la Tundra TD03-Slim son flexibles con 12mm de espesor, fabricados en goma y una pared de 2mm, lo que deja 8mm de sección interna, con refuerzo de malla. La gruesa pared limita de forma importante la evaporación del líquido que recorre el sistema. Son tubos de calidad, que dan bastante margen de flexión pero que por su propia sección y material será muy difícil que podamos pinzar, no flexionan tanto como para eso.

Bomba y bloque

Bomba y bloque

Estos dos componentes son en realidad uno solo. Como la mayoría de estos kits el Tundra TD03-Slim incorpora la bomba de impulsión dentro del bloque de intercambio de calor. La bomba no es de las más silenciosas que hemos visto pero mantiene un flujo adecuado y tampoco es algo de lo que debamos preocuparnos puesto que tampoco es un sonido muy elevado.

El bloque de intercambio está fabricado en cobre, con tornillos embutidos y la cobertura es plástica. La base de cobre usa una microcanalizacion muy habitual en este tipo de soluciones que permite un intercambio de calor más eficiente. De este modo se potencia el intercambio de calor entre la base y el flujo de líquido. Con la presión adecuada se consiguen excelentes resultados que se traducen en una DeltaT más reducida que en sistemas de refrigeración convencional.

Silverstone nos facilita saber la actividad de la bomba incorporada en el bloque mediante un led azul. Simplemente indica funcionamiento, pero es sin duda importante. Usa un conector Molex de tres pines y su velocidad de rotación es de 2500rpm. No admite regulación, como es normal en este tipo de bombas.

El bloque se puede adaptar a cualquier procesador medianamente moderno ya sea de AMD o de Intel. Vale para socket 775, AM2, etc. No tendremos problema en montarlo sea cual sea nuestro procesador. También hay que tener en cuenta que usa su propia base de anclaje así que habrá que desmontar la que traiga la placa, si es que la trae.

Ventilador

Ventilador

El otro elemento que permite reducir el tamaño de este kit es sin duda el ventilador. Lo normal es que un kit convencional monte un ventilador del tamaño adecuado, normalmente 120 o 140mm, con 25mm de espesor. Este modelo monta un ventilador Slim de tan solo 15mm de espesor manteniendo los 120mm de envergadura.

Este ventilador, con sus características aspas en color blanco, tiene una capacidad de ajuste de velocidad de rotación entre los 800-2200rpm. Produce entre 17 y 28dBA. Cuenta con ajuste de frecuencia PWM y requiere un conector molex de cuatro pines.

El kit viene de serie con un cable en “Y” para que podamos conectar bomba y ventilador al mismo conector de la placa. El cable está especialmente pensado para solo ofrecer control de rotación sobre el ventilador del radiador. La bomba no permite ajuste así que evitamos problemas de gestión a la placa. También se incluye un adaptador a conector Molex, de disco duro de 3.5”, para aquellos que no quieran o no tengan opción a conectarlo a la placa base o algún otro gestor de ventiladores.

El ventilador a mí me ha sorprendido gratamente porque Silverstone ha cuidado mucho que no solo cumpla su objetivo de ser delgado, que sin duda lo es, sino que logra buenos niveles de caudal produciendo un ruido más que adecuado. Es seguramente el elemento más destacable de este kit, y suele ser el más importante de cualquier disipador, ya sea de refrigeración líquida o convencional.

Experiencia y rendimiento

Experiencia y rendimiento

Si bien todos los kits de refrigeración líquida de este formato se parecen bastante, este consigue esos resultados estándar, que son buenos por norma general con 15mm menos de espesor en ventilador y radiador de lo que es habitual. Es un kit que podremos montar en espacios muy reducidos, en cajas donde sería imposible montar otro sistema o donde queremos dejar más espacio para otros elementos.

Personalmente no he podido probarlo en un entorno ideal para él, en una caja de espacio ajustado para un sistema como este, pero probarlo en sistemas con más espacio me ha hecho apreciar la ventaja estética, de minimalismo, que ofrece el Tundra TD03-Slim cuando lo montamos en cajas ATX. Deja más espacio libre, pasa más desapercibido y los resultados son casi tan buenos como algunos de los mejores kits de refrigeración líquida, todo en uno, que han pasado por nuestras manos.

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión

Algo muy importante de cualquier kit de refrigeración, ya sea liquida o convencional, es que su ventilador tenga un buen equilibrio entre ruido y rendimiento. En un ventilador anormalmente delgado esto es lo que más duda nos puede plantear. Silverstone ha solventado este desarrollo con sobrada capacidad. El ventilador no solo hace un buen trabajo, sino que lo hace con niveles de ruido muy agradables, siempre por debajo de los 30dB (el ruido que tendríamos en una biblioteca).

Con este buen ventilador, y un perfil muy reducido, el Tundra TD03-Slim destaca entre la gran variedad de kits de refrigeración líquida, todo en uno, que podemos encontrar actualmente. Tiene un hermano, el TD02-Slim, que nos ofrece esta misma solución, pero con un radiador más grande, de 240mm, que nos permite montar dos de estos magníficos ventiladores.

Esta unidad cuesta alrededor de los 75 Euros, algo más que la media de disipadores de la propia Silverstone, pero siempre hay un plus cuando intentamos reducir el tamaño de nuestros componentes. Por suerte el plus no es muy elevado y los resultados lo avalan.

  • Producto: Silverstone Tundra TD03-Slim
  • Fecha: 16/12/2015 9:51:01
Secciones: Refrigeración