MSI GS63VR 6RF Stealth Pro

por Javier Rodríguez 11/09/2016 3
Procesador y RAM
T.Gráfica
Otros
Precio
Web
Intel Corei i7-6700HQ, 16GB DDR4
Nvidia GTX 1060M 6GB VRAM
Thunderbolt 3, 18mm de espesor
Desde 2199 Euros

Introducción

MSI está renovando completamente su gama de portátiles para jugadores, segmento de los que ahora son líderes, con las nuevas graficas Nvidia de arquitectura Pascal de prestaciones completas. Graficas con las características de sus hermanas de sobremesa, pero con una capacidad más extensa de regulación de consumo que les permite instalarse incluso en ordenadores de perfil tan delgado y peso ligero como es la gama GS de MSI.


Prestaciones técnicas

Este es uno de esos portátiles tan delgados que cuesta creer que se pueda instalar “tanto” hardware en su interior. Una cantidad de piezas de alto rendimiento que parece imposible que se puedan instalar con estabilidad dentro de un chasis tan compacto. Lo creamos o no MSI lo consigue y con cada generación mejora el comportamiento de su gama más ligera.

Normalmente de un ordenador de gama alta, para jugadores, esperamos componentes de primer orden. El GS63VR de MSI los colecciona. El procesador es un Core i7-6700HQ con cuatro núcleos y ocho hilos de proceso.  Es un procesador de arquitectura Skylake, con 14nm de proceso de fabricación, y un TDP de 45w que se puede configurar en un perfil menos agresivo de 35w. Esto ayuda en su instalación en equipos muy compactos como este. Tiene una frecuencia base de 2.6GHz y una frecuencia turbo de 3.5GHz que es donde veremos los ajustes de frecuencia para mantenerse dentro de los limites soportados por el conjunto de ventilación del equipo.

El MSI GS63VR no quiere que echemos de menos ningún aspecto así que viene equipado de serie con 16GB de memoria DDR4 en doble canal. Una cantidad de memoria suficiente para todo tipo de usuarios y todo tipo de tareas.

El Core i7-6700HQ rinde de la misma forma que haría este mismo proocesador en un portátil mucho mas grueso. No hemos encontrado problemas de ningún tipo en el rendimiento del procesador.

Uno de sus puntos más fuertes es la incorporación de un buen kit de almacenamiento. Esto incluye una unidad M.2 PCIe NVMe de alto rendimiento, firmada por Samsung, y una unidad mecánica para almacenamiento. La primera es una Samsung SM951, un clásico, con 512GB de capacidad y la segunda una unidad mecánica de 2TB firmada por Hitachi. Dos buenos elementos que dan una base potente a un sistema muy equilibrado del que todavía tenemos que hablas bastante.

El Samsung SM951 NVMe nunca defrauda, menos aún en esta versión de 512GB de capacidad.

La parte gráfica nos la reservamos para después, para dedicarle su tiempo, pero nos queda todavía visitar la conectividad de este nuevo modelo. MSI sigue confiando, aunque personalmente creo que hay opciones más capaces, en un binomio de chips Ethernet y Wireless de KillerNic. Estos dos chips ofrecen Ethernet Gigabit de baja latencia y conectividad inalámbrica de tipo AC con el añadido del soporte de Bluetooth 4.0.

La conectividad de red se complementa con todo un catálogo de conexiones físicas de última generación. Hay cantidad y variedad. Todos los conectores están en los laterales, la parte posterior del MSI GS63VR se dedica a la evacuación del calor así que toda la conectividad se concentra en los laterales.

El lado izquierdo alberga el conector Ethernet, un lector de tarjetas SD, tres puertos USB 3.0 de tipo A y las conexiones de audio analógicas chapadas en oro y con amplificador integrado. El lado izquierdo se guarda lo mejor y lo peor. Lo mejor en forma de un conector USB 2.0 extra, un puerto HDMI 2.0, un puerto Displayport 1.4 y un magnifico puerto Thunderbolt 3 de tipo USB-C que podemos usar para datos, video, etc. La pena es que MSI también ha colocado la toma de corriente en este lado, además en todo el medio del aparato y es un engorro de cuidado. Se puede vivir con ello, pero creo que había otras opciones menos engorrosas, como por ejemplo, ponerlo en el lado izquierdo que no suele ser donde ponemos el ratón.