Shuttle XPC SZ170R8

por Javier Rodríguez 15/12/2016 3
Socket
RAM y HDD
Otros
Precio
Web
LGA1151, Z170
hasta 64GB, M.2 Socket 3
USB 3.0, 1GbE
359 Euros
Puntuación de Shuttle XPC SZ170R8 en la review:

El diseño

Introducción

Los XPC de Shuttle, en sus gamas clásicas, no han cambiado mucho durante estos años, pero sí que se han alineado bien con las nuevas necesidades y tendencias que tenemos los usuarios. En el fondo siguen siendo la misma base capaz de montar ordenadores de gran rendimiento en un volumen total muy reducido y de una forma que todos los elementos secundarios, pero importante, vienen de serie y están especialmente pensados para lograr su objetivo. 

El diseño

Estos XPC apenas han cambiado de tamaño en los últimos 10 años. Siguen siendo el mismo diseño, pero es evidente que tanto exterior como interior se ha ido actualizando. Estos últimos modelos se diferencian claramente de los modelos anteriores porque carecen de unidades ópticas frontales y por tanto son mucho más sencillos en su exterior e interior.

Los XPC son diseños inteligentes que han cambiado poco durante el tiempo pero que ofrecen elementos que ninguna otra máquina compacta puede ofrecer. Esto es así gracias, sobre todo, al diseño de placas base propietarias que usa Shuttle y que le permite añadir prestaciones sobre estándares como el Mini ITX.

Internamente este modelo presenta el mismo diseño de cubo con una gran placa base en el fondo y un sistema de bahía para unidades completamente desmontable. Solo un marco metálico mantiene la estructura y eso hace que el volumen interno sea grande con respecto al volumen externo.

Shuttle, como lleva haciendo ya muchas generaciones, ofrece un sistema de disipación especialmente diseñado para cada modelo. Básicamente se trata de un intercambiador de calor que alimenta múltiples heatpipes. Un diseño clásico que vemos en cualquier disipador moderno. La diferencia es que Shuttle desplaza toda la disipación a un ventilador de extracción de air hacia el exterior de la caja. Todo el calor de la CPU se elimina rápidamente hacia el exterior del cubo logrando un diseño energético muy eficiente.

El gran volumen interno logra que podamos montar máquinas de altas prestaciones. El uso de los chipsets más modernos, y de los procesadores más poderosos, multiplica la versatilidad de estos modelos. En unas dimensiones de 332x216x198mm podemos montar algunas de las piezas de hardware más poderosas que podemos encontrar en el mercado.

El chasis es completamente de aluminio, también la cubierta. La única parte plástica es el frontal, que es de extracción fácil. Toda la tornillería, salvo la de fijación de las unidades, es de rosca fácil así que no necesitaremos muchas herramientas para su montaje y mantenimiento.

Especificaciones técnicas

Especificaciones técnicas

Una de las ventajas de estos modelos es que nos ofrecen algunos de los mejores chipsets del mercado. Eso marca las capacidades reales de la máquina y en este modelo podemos decir que son tantas como esperaríamos de una plataforma moderna para procesadores Core de sexta y séptima generación de Intel.

La placa base integrada monta un chipset Z170 de Intel con un socket LGA1151 que nos permitirá montar procesadores de hasta 95w, en conjunción con el sistema de disipación incorporado, eso incluye también a los procesadores de serie K de Intel en los que podremos tener acceso a un overclocking moderado. Esta placa base nos ofrece las prestaciones estándar que encontraríamos en una placa base Z170 de formato ITX, por ejemplo, pero con algunas ventajas “tácticas”.

Dos son fundamentalmente estas ventajas y vienen conferidas por el tamaño más grande de estas placas base. Tendremos 4 slots de memoria DDR4, donde montar hasta 64GB de RAM, con configuración de velocidad mediante perfiles XMP. En una placa ITX podríamos montar un máximo de dos módulos de memoria con un máximo de 32GB de RAM. La otra diferencia es que estas placas tienen dos slots de ampliación, uno de tipo PEG 16x y otro de tipo 4x.

La placa incluye también dos slots de ampliación extra en formato M.2. Uno está orientado a tarjetas de red inalámbrica y el segundo es un socket M.2 de tipo M que nos permitirá enlaces 4x con compatibilidad SATA y PCI Express. Soporta protocolo NVMe así que tendremos la capacidad de montar las unidades de almacenamiento SSD más potentes del mercado.

Son armas poderosas para un barebone que nos ofrece otras prestaciones añadidas muy interesantes. Una de las más importantes la encontramos en su fuente de 500w de potencia con certificación 80 Plus Silver. Con 500w tendremos para equipar a nuestro equipo con el hardware más poderoso que podamos imaginar, incluidas muchas de las mejores tarjetas del mercado.

Podemos montar tarjetas gráficas de hasta 280mm de largo. Son 11 pulgadas de tarjeta con alto de 120mm, aunque nosotros hemos conseguido instalar una gráfica más alta, y hasta 40mm de ancho con doble slot de disipación. Concretamente una MSI GTX 1070 con un sistema de disipación Twin Frozr V con 142mm de altura, 279mm de largo y 42mm de ancho. Querer es poder.

El almacenamiento, además del slot M.2, se basa en una nueva “caja” para discos de 3.5” con capacidad para cuatro unidades. Con adaptadores podemos montar hasta 8 unidades de 2.5”. Este modelo de chasis cuenta con un ventilador de entrada que nos permitirá mantener las unidades de almacenamiento a la temperatura óptima.

La conectividad es sencilla pero poderosa, con componentes de calidad. Ethernet Gigabit de Intel, dos en caso de ser la revisión R2, seis puertos USB 3.0 tipo-A traseros, dos puertos Displayport 1.2 con capacidad 4k, HDMI 1.4b y salidas de sonido analógico para 7.1. El frontal tiene una bahía escamoteable con dos puertos USB 3.0 adicionales y las típicas conexiones HD Audio. Nada excepcional pero suficiente para lograr los objetivos que se buscan habitualmente en un ordenador de sobremesa.

Si debo añadir que el chasis cuenta con taladros adicionales para conectores de antena externa, por si añadimos Wifi, y también tiene marcadas las posiciones para cableado de audio óptico y hasta para un puerto Serie RS232 DB9.

Disfrutando de una gran máquina

Disfrutando de una gran máquina

En este pequeño cubo podemos montar configuraciones de PC realmente poderosas. Procesadores como el Core i7-6700k con algo de overclocking, hasta 64GB de RAM y SSDs de última generación. Tiene espacio también para una gran capacidad de almacenaje de datos a precios económicos si usamos unidades de 3.5”.

Sus slots de ampliación nos permitirán añadir conectividad inalámbrica y tarjetas gráficas de última generación. Todo con el beneplácito de una fuente compacta pero potente que sustentara todo el hardware que queramos meter dentro.

Con lo que si deberemos ser prudentes es con la capacidad de disipación del sistema montado de serie. Si nos pasamos con el overclocking forzaremos al ventilador a trabajar a frecuencias poco agradables. Sera en momentos de consumo elevado, como cuando jugamos, pero desagradable. Si mantenemos el procesador en frecuencias normales, incluso los modelos más potentes, disfrutaremos de un funcionamiento más holgado y con menos ruido.

Nosotros hemos formado un equipo de gama media-alta dentro de este cubo y ahora os mostraremos algunos de los resultados que hemos logrado con él. También he añadido capturas térmicas en reposo y carga y datos adicionales.

Rendimiento, ruido y temperatura

Rendimiento, ruido y temperatura

Jugar con la potencia de una gráfica de gama alta y disponer de un procesador de última generación, con la capacidad de RAM con la que soñamos esta normalmente limitado por el espacio. En este barebone de Shuttle no ocurre eso porque tenemos prácticamente el potencial de soluciones de formato más grande.

Captura térmica del Shuttle XPC SZ170R8 en carga. Temperatura media 21.4 grados.  Niveles de ruido a 1 metros 35dBA.

Más de 4700 puntos es una excelente puntuación de un sobremesa compacto en PCMark 8.

Gameplay

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión

Shuttle no inventa nada con este modelo, pero ciertamente tampoco es que lo necesite. Sigue siendo la marca de referencia en este tipo de sistemas y sus resultados son evidentes. Ofrecen prestaciones que no encontraremos montando nosotros placas de formato compacto y lo hace en un formato sencillo de montar, de mantener y que hace su trabajo a la perfección.

El volumen es reducido y el funcionamiento el esperado. Podemos tener una pequeña estación de juegos o de trabajo con mucha capacidad de ampliación, listo para montar en 10 minutos y con la garantía de una gran marca.

El precio de este modelo es de 359 Euros con impuestos incluidos. Esto incluye todo lo mencionado así que es un precio bastante razonable con el que completar un PC compacto y potente.

  • Producto: Shuttle XPC SZ170R8
  • Fecha: 15/12/2016 23:29:33
Secciones: Mini PCs