AMD Ryzen 5 1600X

por Javier Rodríguez 11/04/2017 4
Arquitectura
Frecuencia
Otros
Precio
Web
AMD Zen 6C/12T
3.6GHz base, 4.1GHz XFR
16MB Cache L3
281 Euros

Introducción

AMD se ha convertido en el foco de atención de todos los amantes de los Pc de sobremesa en las últimas semanas. Sus procesadores de precio atractivo, montón de núcleos e hilos. Núcleos que además demuestran un gran rendimiento también cuando no trabajan en paralelo. Su gran capacidad de multitarea ha encontrado en una tendencia moderna de juego, como es el streaming en tiempo real, un nicho de mercado donde brilla especialmente.

El AMD Ryzen 5 1600X, que hoy trabajaremos, viene a cubrir un rango de precios donde ataca directamente a uno de los modelos más vendidos de Intel entre los jugadores y también entre muchos profesionales. Hablo del Core i5-7600k o, casi es lo mismo, el Core i5-6600k. Dos modelos que han sido grandes aciertos de Intel pero que tendrán que competir en precio con un procesador que tiene 2 núcleos más de proceso y que además soporta dos hilos de proceso por núcleo. La cosa no pinta bien para Intel.

Especificaciones

Cuatro nuevos procesadores Ryzen llegan en esta “quinta” oleada. El modelo más avanzado de todos es el que probamos hoy. Consumos entre los 65 y los 95w con frecuencias máximas de 3.6GHz y modos turbo cercanos a los 4GHz. Una nueva familia de gama media que llega con precios máximos de 280 Euros (1600X) y con mínimos de 190 Euros (1400), siempre con impuestos incluidos. Todos con un mínimo de 4 núcleos, 6 en la serie 1600, y dos hilos de proceso por núcleo.

Su objetivo es derribar toda la gama Core i5 de Intel acompañándose de un chipset más económico como es el B350 que permitirá precios globales aún más competitivos. Un chipset que sigue permitiendo el overclocking completamente libre de todos estos procesadores y que es una plataforma tanto o más moderna, en líneas generales, que otros chipsets alternativos de Intel. Placas base de poco más de 100 Euros que consiguen un soporte perfecto y equilibrado en precio con estas nuevas alternativas de AMD.

Ya os hemos contado en otras ocasiones como están formados los procesadores de arquitectura Zen. Esta arquitectura permite formar conjuntos de cuatro núcleos que a su vez se pueden situar en paralelo dentro del mismo encapsulado para generar un procesador completo. Es decir, los modelos de 8 núcleos se componen de dos unidades de 4 núcleos cada una con todos sus subsistemas independientes. En el caso del Ryzen 5 1600X la configuración es algo más extraña, pero demuestra la escalabilidad de la arquitectura.

Se trata de un diseño de 6 núcleos formados por dos conjuntos de 3 núcleos donde uno de ellos se ha deshabilitado por razones comerciales o simplemente porque no paso alguna de las exigentes pruebas en fabrica. La ventaja de este diseño 3+3 es que se mantiene toda la cache de tercer nivel de 16MB que disfrutan los modelos de 8 núcleos.

Es un procesador con una frecuencia base de 3.6GHz y un modo turbo de 3.7GHz. Adicionalmente es capaz de hacer trabajar dos núcleos a 4GHz cuando el resto están en reposo (esto dará un plus de rendimiento a ciertos juegos o aplicaciones que no tienen capacidad SMT o multiproceso) y al ser un modelo de la serie ‘X’ también disfruta de la tecnología XFR de frecuencia dinámica de AMD que permite aumentar la frecuencia hasta 4.1GHz si su sistema SenseMI detecta que hay margen de maniobra con el disipador que tengamos instalado. Eso sin tocar un solo parámetro en la bios del sistema o sin tener idea de overclocking.

Lograr velocidades estables cercanas a los 4GHz es sencillo y como veis los resultados, sintéticos, son espectaculares.

Está fabricado mediante el mismo proceso de 14nm FinFET de toda la gama y dispone de 16MB de cache unificada de tercer nivel. Usa el mismo Socket AM4 de toda la gama y por tanto es compatible con memoria DDR4 con un ancho de banda de doble canal y 128-Bit. Soporta hasta 64GB de memoria en esta configuración.

Tiene otras prestaciones interesantes como el soporte de AES por hardware, la tecnología EFR de AMD y también la tecnología AMD-V (virtualización por hardware) que hace de estos procesadores todo un portento para los que queremos correr máquinas virtuales en nuestros sistemas. Algo que con este número de núcleos convierte a estos procesadores en una de las soluciones más potentes y económicas que podemos encontrar para virtualización de calidad.